Más de 300 científicos buscarán las claves de la evolución en Atapuerca en 2022

Tras un parón obligado debido a la pandemia, en 2022 se excavará en todos los yacimientos de Atapuerca en una campaña que acaba de empezar y que ilusiona a los cientos de científicos que acaban de comenzar la temporada.

Trabajos de excavación en el yacimiento del Elefante

Trabajos de excavación en el yacimiento del Elefante

Foto: Susana Santamaría / Fundación Atapuerca

La investigación sobre la evolución humana en Atapuerca se encontraba en stand by por culpa de la pandemia. Las campañas veraniegas de 2020 y 2021 tuvieron como denominador común el lastre de no poder desarrollar los trabajos de arqueología que los yacimientos de la sierra de Atapuerca requieren. Algunos de ellos —como la Sima de los Huesos y la Galería de las Estatuas Interior— ni siquiera pudieron ser intervenidos, con la debacle científica que eso supuso. Sin embargo, en 2022 se excavará en todos los yacimientos en una campaña que acaba de empezar y que los científicos esperan que sea realmente fructífera.

Durante el próximo mes se excavarán distintas localizaciones de la sierra de Atapuerca para luego pasar al análisis de los restos encontrados gracias a diversas técnicas de laboratorio en los meses siguientes. En total, durante las tres quincenas que durará la campaña de 2022 habrá más de 300 científicos trabajando, una cifra que supera el ritmo de excavaciones de antes de la pandemia.

Organización de la temporada de excavaciones

Hace semanas que comenzó la organización de esta ilusionante campaña que acaba de dar el pistoletazo de salida en este lugar burgalés clave para la comprensión de la evolución humana en Europa. Concretamente, el 17 de junio empezaba la larga visita a su particular parque de atracciones de los 100 primeros investigadores de distintas disciplinas, que metieron en la mochila los básicos de un trabajo de campo al detalle. Una amalgama de especializaciones que juegan a mezclarse por el bien común de la ciencia.

Antropología, paleontología, geología, arqueología, bioquímica, botánica… como cada año, estudiantes de diferentes universidades de Burgos, Zaragoza, Cataluña y Madrid desfilarán por la sierra. Además, en esta ocasión habrá también varios estudiantes extranjeros que se beneficiarán de los convenios que la Fundación Atapuerca tiene con la University College of London y la Universidad de Buenos Aires, así como más de una docena de doctorandos del Proyecto PUSHH europeo, que están trabajando en la obtención de proteínas en homínidos fósiles (y en el que participa el CENIEH).

Con el mundialmente famoso tridente Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell en plena fase de relevo generacional para con sus sucesores (María Martinón Torres, Marina Mosquera y Nacho Martínez), hace unos días que todo está listo para comenzar a descubrir el pasado que congeló hace millones de años la gigante cápsula del tiempo que es Atapuerca.

Yacimiento de la Cueva Fantasma

Yacimiento de la Cueva Fantasma

Foto: Susana Santamaría / Fundación Atapuerca

Millones de años de evolución humana

Cuando se escucha hablar de asentamientos neolíticos se tiende a pensar que es un pasado no tan lejano. Sin embargo, cuando entra en escena la unidad de medida de los millones de años se derrumba cualquier atisbo de percepción. Algo similar a lo que ocurre cuando se habla de millones de galaxias y sus miles de millones de estrellas.

Y hablando de millones, el presupuesto para la campaña de 2022 es de 1,17 millones de euros, y solamente hace falta ver todas las estructuras, la logística y los materiales para entender que se queda corto. La Consejería de Cultura, Turismo y Deporte viene apoyando este gran proyecto desde el año 1984, al que ha destinado hasta el momento un total de 7,4 millones de euros.

Los últimos descubrimientos en Atapuerca

Más información

Los hallazgos más destacados en Atapuerca en 2021

Las excavaciones en Atapuerca en 2022

Durante la presentación de la campaña de este año y en relación con los yacimientos, los co-directores comentaron sus percepciones sobre la importancia actual, la relevancia futura o la latencia de su pasado de las distintas zonas donde se excava de Atapuerca. En este sentido, Juan Luis Arsuaga apuntó que la Sima de los Huesos fue el primer yacimiento excavado, pero que aún le quedan décadas por delante. Es tal la cantidad de material que alberga todavía que lo denominó “las entrañas de la sierra de Atapuerca”. Y en relación con el Portalón, en el que desde 2014 se está excavando un nivel Neolítico, explicó que en 2022 el objetivo es continuar con esa intervención de finales de ese período, y continuar con lo encontrado en 2019 sobre los últimos momentos de ocupación de la cueva en la Edad del Bronce Final - Bronce Medio. Sin embargo, para Arsuaga el lugar más ilusionante es el yacimiento Galería de las Estatuas, en cuyo interior el año pasado se encontraron restos de ADN neandertales en el propio sedimento que pudieron ser secuenciados. Como explicó el investigador, este año en la zona exterior de ese yacimiento se hará una excavación para determinar su potencial. En principio y sobre el papel, “muy prometedor” según palabras del propio Arsuaga.

Por su parte, José Mª Bermúdez de Castro tomó la palabra para hablar del yacimiento Gran Dolina. Este enorme emplazamiento, tanto en altura como en extensión está dividido en dos. En la zona superior se intervendrá la zona inferior del nivel estratigráfico TD8, quedándose a las puertas del TD7 (un estrato el TD7 en el que es más que probable que aparezcan restos de Homo antecessor, del que hoy en día existen 170 restos fósiles, con la esperanza de que pudiera incluso doblarse esa cantidad). Además, el nivel TD8 completa la secuencia temporal de la sierra, ya que se corresponde con un intervalo —entre hace 800.000 y los 500.000 años— del que hay muy poca información en toda Europa occidental. También se abordará la zona inferior del yacimiento, el nivel TD4, donde se espera encontrar una colección de fauna del Pleistoceno inferior y se intentará comprobar si existe algún indicio de presencia humana.

El último en tomar la palabra durante la presentación de la campaña 2022 fue Eudald Carbonell, que comenzó hablando de la Sima del Elefante. Explicó que se va a excavar en los sedimentos del nivel 7, recordando a los presentes que es donde en 2021 aparecieron restos de tortuga y suidos, con mención especial para la pieza más relevante de la campaña pasada: una pequeña lasca de cuarzo que la cronodatación alejó en la línea temporal hasta hace 1,4 millones de años. Una fecha que quieren refrendar este año con una nueva datación. En la parte inferior de ese nivel 7 se espera encontrar restos que permitan averiguar el abanico temporal que comprende la zona.

Un lugar único en el mundo

Conocer a fondo los detalles de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca permite darse cuenta de la importancia de estos para comprender la evolución humana. Y lo seguirá siendo muchos años más gracias al trabajo de cientos de investigadores que excavarán, analizarán y divulgarán qué ocurrió en esta sierra de Burgos hace millones de años.

Atapuerca, la cuna de los humanos más antiguos de Europa

Más información

Los humanos más antiguos de Europa