Marihuana, cáñamo, cannabis... el secreto está en el ADN

Científicos resuelven las diferencias genéticas entre las distintas variedades de cannabis, una de las drogas más consumidas del mundo y usada como tratamiento en algunos problemas médicos


 

Cultivo de marihuana

Cultivo de marihuana

Foto: iStock

Cultivo de marihuana

Una reciente investigación de la Universidad del Estado de Washington -WSU-podría proporcionar a los reguladores gubernamentales nuevas y poderosas herramientas para abordar una gran cantidad de preocupaciones a medida que el uso de la marihuana no médica, el cáñamo y los productos derivados del cannabidiol -CDB- son cada vez más comunes.

"El método para caracterizar el cannabis en la actualidad es inadecuado"

"El método para caracterizar el cannabis en la actualidad es inadecuado", declara *Mark Lange, profesor en el Instituto de Química Biológica de la WSU. "Los reguladores solo se enfocan en los niveles del compuesto psicoactivo de la planta, el tetrahidrocannabinol -THC- y son solo un puñado de entre los más de 90 cannabinoides que se pueden encontrar en el cannabis.

La marihuana a debate

Más información

El poder medicinal de la marihuana

15

Fotografías

Hasta ahora, claro. Para llevar a cabo su investigación, Lange y sus colegas analizaron la secuencia genética de nueve cepas de cannabis comerciales y encontraron distintas redes de genes que orquestaban la producción de las resinas, cannabinoides, terpenos, y compuestos volátiles que se esconden detrás del poderoso aroma de cada planta.

Ciencia aplicada a una planta recreativa

Según afirma Lange, con esta nueva herramienta, la sociedad puede empezar a resolver la variedad de problemas que ya están surgiendo entorno al consumo de cannabis, ya que el uso recreativo de la planta, en el caso de los Estados Unidos, es legal en 11 estados; mientras que el cáñamo es legal en todo el país.

El método analítico de Lange, por ejemplo, se puede usar para trazar claramente una línea entre el cannabis psicoactivo y el cáñamo, que por ley debe tener menos de 0,3% de contenido en THC. También podría ayudar a identificar el origen del fuerte olor que de las de las llamadas "granjas de macetas", abriendo la puerta a una forma de criar plantas a gran escala evitando las quejas de los vecinos, las cuales han aumentado en los últimos años.

Esta investigación también podría probar las afirmaciones sobre los efectos positivos para la salud del cannabidiol, conocido por la abreviatura CDB, o la supuesta sinergia, conocida como el "efecto séquito", un mecanismo por el cual los compuestos presentes en el cannabis que en gran medida no son psicoactivos por sí mismos modulan los efectos psicoactivos generales de la planta

"Una de las cosas que deben suceder en el mercado emergente es que la gente tiene que saber lo que está vendiendo y lo que está comprando", explica Lange. "No se puede simplemente ponerle un nombre a algo y decir que es bueno. Necesitamos tener muy claro el perfil de cannabinoides y terpenoides asociados con cada planta. Si dos tienen un nombre diferente, deberían tener perfiles diferentes".

Los resultados de este nuevo análisis, el primer examen exhaustivo de las propiedades genéticas y químicas del cannabis, se recogen en el artículo titulado Gene Networks Underlying Cannabinoid and Terpenoid Accumulation in Cannabis, publicado recientemente en la revista especializada Plant Phisiology.

¿Están relacionados el cannabis y la ansiedad?

Más información

¿Están relacionados el cannabis y la ansiedad?

*Mark Lange es un experto en tricomas, las glándulas productoras de resina de plantas como la marihuana y la menta. En este caso, al trabajar con cannabis, Lange no podía trabajar con las plantas sin incumplir con la política federal y universitaria de los Estados Unidos para la investigación sobre el cannabis. Todo el material fue manejado por EVIO Labs, una compañía privada de pruebas de cannabis con licencia de la Comisión de Control de Licores de Oregon. Anthony Smith, un bioquímico de EVIO Labs y coautor del estudio, extrajo el ARN de cada cepa mediante la abrasión de tricomas con perlas de vidrio y el filtrado de material. Un tercero secuenció el ARN. Para llegar a sus conclusiones finales Lange y su equipo solo trabajaron con un conjunto de datos de alta resolución que marca claramente los genes de cada cepa y sus productos finales.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?