Madrid es la ciudad europea con más mortalidad por dióxido de nitrógeno

Un nuevo estudio de impacto de salud ha cuantificado las ciudades europeas con mayor número de muertes por los efectos de la contaminación atmosférica. Urbes españolas, belgas, francesas e italianas, entre ellas Brescia o Madrid, encabezan esta siniestra clasificación.

Contaminación atmosférica sobre el cielo de Madrid

Contaminación atmosférica sobre el cielo de Madrid

Según el nuevo estudio, hasta un 7% de las muertes prematuras de la ciudad de Madrid están causadas por la concentración de partículas de dióxido de  nitrógeno (NO2)

Foto: Istock

Que la contaminación mata es un hecho contrastado. La OMS calcula que más de 7 millones de personas mueren cada año a causa de la inhalación de agentes contaminantes, especialmente en países con menor renta per cápita. Pero los habitantes de los países desarrollados, donde existen regulaciones más estrictas, tampoco están exentos de esta amenaza.

Europa tiene una las normativas sobre emisiones más exigentes del planeta, pero el aire contaminado continúa causando estragos entre la población. Así lo ha comprobado una nueva investigación llevada a cabo de manera conjunta por el Instituto Salud Global de Barcelona, el Instituto de Salud Pública y Tropical de Suiza y la Universidad de Utretch.

El estudio ha estimado por primera vez la carga de mortalidad atribuible a la contaminación del aire en más de 1.000 ciudades europeas. Las urbes españolas, belgas, francesas e italianas encabezan el ranking de decesos asociadas a la inhalación de agentes contaminantes medidos en concentración dióxido de nitrógeno (NO2) y de partículas PM 2,5 (aquellas originadas por la oxidación del dióxido de azufre y el de nitrógeno y su interacción con el amoníaco (NH3).

Clusters de agentes contaminantes

Clusters de agentes contaminantes

Mapa: The Lancet

Dióxido de nitrógeno y partículas PM 2,5

Brescia y Bérgamo son las ciudades con mayor carga de mortalidad atribuible a la contaminación por partículas PM 2.5, mientras que Madrid y Amberes son las primeras de la lista en número de muertes por inhalación de dióxido de nitrógeno (NO2). Los resultados completos se han publicado recientemente en la revista especializada The Lancet Planetary Health.

El estudio, elaborado con datos de 2015, ha concluido que las urbes con mayores concentraciones de población, como París, Madrid, Barcelona, Milán, Bruselas o Amberes, son también las que cuentan con un mayor índice de mortalidad, aunque algunas ciudades vecinas también se ven afectadas, pues sus habitantes tienen una mayor probabilidad de usar los vehículos privados para desplazarse a los grandes núcleos de población cercanos, explican en el estudio.

Además han comprobado que si todas las urbes analizadas cumplieran con los niveles de PM2,5 y NO2 recomendados por la OMS se podrían evitar entre 51.000 y 900 muertes prematuras cada año respectivamente por cada una de estas causas. Y si además redujesen la contaminación a los niveles de las ciudades con concentraciones más bajas, se evitarían todavía más muertes: 124.729 por la primera causa y 79.435 por la segunda.

La reducción de emisiones podría ahorrar decenas de miles de muertes en toda Europa.

“Hemos observado una gran variabilidad de resultados entre las distintas ciudades analizadas. Los peores datos de mortalidad asociada a NO2, un gas tóxico asociado fundamentalmente al tráfico rodado", explica en un comunicado Sasha Khomenko, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

Contaminación por zonas y ejemplo de concentración de emisiones en la ciudad de Barcelona

Contaminación por zonas y ejemplo de concentración de emisiones en la ciudad de Barcelona

Gráfico: The Lancet

La experta apunta que las ciudades con una mayor carga de mortalidad se encuentran en la región italiana de la Llanura Pardana, en el sur de Polonia y en el este de la República Checa, donde abundan estas partículas en suspensión, emitidas no solo por vehículos motorizados, sino también por otras fuentes, como pueden ser la industria, la calefacción doméstica o la quema de carbón y madera.

Por ejemplo, en la ciudad italiana de Brescia, que encabeza la clasificación en PM 2,5, el porcentaje de muertes prematuras causadas por estas estas partículas finas contaminantes pueden llegar a un máximo del 15%. mientras que Madrid esa cifra alcanza un 7%, según detalla Khomenko. En ambos casos se trata de muertes que podrían evitarse reduciendo el nivel de emisiones.

  • 10 ciudades con mayor carga de mortalidad atribuible partículas PM 2,5
  1. Brescia (Italia)
  2. Bérgamo (Italia)
  3. Karviná (República Checa)
  4. Vicenza (Italia)
  5. Unión Metropolitana de Alta Silesia (Polonia)
  6. Ostrava (República Checa)
  7. Jastrzebie-Zdrój (Polonia)
  8. Saronno (Italia)
  9. Rybnik (Polonia)
  10. Havírov (República Checa)

El estudio en cuestión no solo analiza las ciudades más contaminantes. También ha elaborado un listado con las ciudades con menor incidencia de muertes debido a la contaminación. Reikiavik, (Islandia), Tromso (Noruega) y Umea (Suecia) encabezan la clasificación de muertes atribuibles a las partículas PM2,5, mientas que Tromso (Noruega), Umea (Suecia) y Oulu (Finlandia), lo hacen con respecto a los decesos causados por NO2 .

  • 10 ciudades con mayor carga de mortalidad atribuible partículas asociada al NO2
  1. Madrid (área metropolitana) (España)
  2. Amberes (Bélgica)
  3. Turín (Italia)
  4. París (área metropolitana) (Francia)
  5. Milán (área metropolitana) (Italia)
  6. Barcelona (área metropolitana) (España)
  7. Mollet del Vallès (España)
  8. Bruselas (Bélgica)
  9. Herne (Alemania)
  10. Argenteuil - Bezons (Francia)

"Este es el primer estudio que estima la carga de mortalidad debida a la contaminación del aire a nivel de ciudades en Europa- apunta Nieuwenhuijsen, autor sénior del estudio y director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, quien advierte asimismo de que la concentración máxima permitida de NO2 y PM2,5 debería ser revisada para proteger mejor la salud de la población.

La investigación, apuntan desde IsGlobal, es el primero de una serie de estudios destinados a estudiar el impacto en la salud de diversos factores ambientales propios de la vida urbana, como la contaminación del aire, el ruido, la falta de acceso a espacios verdes o el efecto isla de las olas de calor. Estas clasificaciones, apuntan desde la organización, se han elaborado a partir de una puntuación de carga de mortalidad asignada a cada ciudad, mientras que las puntuaciones se han calculado con un algoritmo que tiene en cuenta las tasas de mortalidad, el porcentaje de mortalidad evitable y los años de vida perdidos por cada contaminante del aire.