Las lecciones aprendidas en Chernóbil respecto a la seguridad nuclear

El accidente de Chernóbil de 1986 marcaría un antes y un después, tanto en la percepción de la energía nuclear como en las normativas de seguridad. ¿Qué lecciones aprendimos de aquel desastre? ¿Podría tener lugar en nuestro país un accidente similar? Según el Consejo de Seguridad Nuclear, las centrales nucleares son cada día más seguras, pero no puede descartarse por completo el riesgo de que se registren nuevos accidentes.

Congelado en el tiempo

Congelado en el tiempo

Esta muñeca parece haberse quedado congelada en el tiempo en el interior de una vivienda de Prípiat, la ciudad donde vivían los empleados de la central hasta que fueron evacuados al día siguiente de la tragedia.

Foto: iStock

Congelado en el tiempo

El accidente en la central nuclear de Chernóbil no solo fue el más grave en la historia de la energía nuclear civil, también marcó un récord en términos de exposición de población a la radiación y supuso un antes y un después en la industria de la energía atómica. En 1995, la ONU creó el Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas con el fin de informar acerca de las consecuencias de la radiación en la población. Esta institución es, junto con el Organismo International para la Energía Atómica (OIEA), la máxima autoridad en cuanto a seguridad nuclear se refiere.

Tras decenios de asistencia en los países del centro y el este de Europa, la mayoría del trabajo de las instituciones nucleares se centraba en un principio en identificar los puntos débiles de la reactores VVR y RBMK, hoy obsoletos, así como las mejoras en los trabajos de desmantelamiento y preparación de los trabajadores.

En solo 6 meses se construyó un sarcófago de hormigón tras el accidente de Chernóbil, pero solo duraría un máximo de 30 años, por lo que fue necesario crear un segundo armazón.

Una de las primeras decisiones que se tomó fue la construcción de un sarcófago de hormigón, una estructura edificada apresuradamente tras la explosión para aislar los escombros radiactivos del reactor accidentado. En 1988, científicos soviéticos advirtieron que la estructura, levantado en solo seis meses, podría durar entre 20 o 30 años, por lo que en 1997 el OIEA y el Gobierno de Ucrania acordaron construir un segundo armazón, finalizado en 2016.

Una vez sellado y desmantelado el antiguo reactor nuclear, las instituciones nucleares no han escatimado esfuerzos en la mejora de todos los aspectos de seguridad, no solo en el diseño de los reactores, sino también en el factor humano, clave en el accidente de Chernóbil. Sin embargo, la preocupación de la población, máxime después de los ocurrido en Fukushima en 2011, nos lleva a la misma pregunta: ¿podría repetirse?

Las consecuencias del desastre nuclear de Chernóbil

Más información

Chernobil 33 años después del desastre

11

Fotografías

El accidente nuclear de Harrisbourg

Mucha gente no conoce otro accidente nuclear que podría haber acabado en tragedia. En el año 1979, en la central nuclear de Theree Miles Island, próxima a Harrisburgo, en Estados Unidos hubo otro accidente con el mismo origen que el de Chernóbil: errores humanos que provocaron daños graves en el núcleo del reactor. Sin embargo las consecuencias fueron muy diferentes. En Harrisbourg no se registraron víctimas y las cantidades de radiactividad liberadas fueron muy pequeñas.

Desde el Consejo de Seguridad Nuclear apuntan las diferencias entre ambas centrales como causa de la gravedad y levedad de uno y otro. "En realidad ambas centrales habían sido diseñadas y construidas de forma muy diferente. Las consecuencias del accidente de Chernobyl fueron mucho mayores que las de Harrisburg porque la central nuclear de Chernobyl carecía de una estructura de protección suficiente, por lo que toda la radiación producida escapó al exterior. Por el contrario, la existencia de varias barreras de protección evitó que esto ocurriera en el caso de Harrisbourg", explican.

"La protección de las personas y del medio ambiente es más importante que cualquier otra consideración" indican desde el Consejo de Seguridad Nuclear.

Tras estos accidentes el Consejo de Seguridad Nuclear estudió las causas de los accidentes y dictó nuevas normas para mejorar la seguridad de las centrales nucleares españolas, que han tenido que realizar las reformas exigidas. Según el propio organismo, "gracias a estas modificaciones, las centrales nucleares son cada día más seguras, aunque no puede descartarse por completo el riesgo de que se registren nuevos accidentes".

Igualmente apuntan que vigilan constantemente la operación de las centrales nucleares y puede exigir, en cualquier momento, la paralización de su operación. La protección de las personas y del medio ambiente es más importante que cualquier otra consideración.

Energía renovable para abastecer a todo el planeta

Más información

La energía en el punto de mira

9

Fotografías

¿Podríamos tener un desastre nuclear en España?

“El reactor 4 de Chernóbil tenía un diseño defectuoso desde su craeción. Nunca habría sido aprobado fuera de la antigua URSS -afirma Isabel Redondo Esteban, responsable de comunicación del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT). El origen del accidente –apunta–, se debió a la voluntad de realizar un experimento con una central de tamaño comercial (3.000 MWt de potencia), un escenario como este nunca se habría autorizado en España con la regulación actual”.

"Lo más probable es que desastres como el de Chernóbil o Fukushima sucedan más de una o dos veces cada siglo", explican desde el CIEMAT

El principal objetivo es hoy conocer mejor el riesgo que acarrean las centrales nucleares. En 2015, los investigadores especializados en energía nuclear Spencer Wheatley, de la Universidad de Sussex, y Didier Sornette, del Instituto EHT de Zúrich, recopilaron una lista con más de 200 accidentes nucleares y calcularon la probabilidad de que se produzca un acontecimiento similar en el futuro.

Su conclusión: lo más probable es que desastres como el de Chernóbil o Fukushima sucedan más de una o dos veces cada siglo, y accidentes como el ocurrido en 1979 en Three Mile Island (Estados Unidos), podría hacerlo cada 10 o 20 años.

Isabel Redondo, sin embargo, asegura que una manera visual de entender el peligro sería comparar el riesgo que supone la producción de electricidad a través de una central nuclear con la que genera cualquier tipo de actividad, sean o no industriales. “Todos los estudios publicados subrayan hasta tal punto los excepcionales récords de seguridad de la energía nuclear que no hace falta explicación alguna -afirma rotundamente- Los números hablan”.

6 zonas de España contaminadas por radiación nuclear

Más información

6 zonas contaminadas en España

Mejoras en diseño y formación en seguridad

El foco de la cuestión, asegura Redondo, no es solo el sistema de seguridad, sino del propio diseño de los reactores nucleares. "En pocas palabras, podría decirse que los sistemas de control de las centrales nucleares españolas son más eficientes, el apagado del reactor es más rápido. Además, nuestras centrales se encuentran dentro de una estructura externa (la contención), cuyo objetivo es que no haya consecuencias en caso de que se produzca algún accidente, una mejora que no existía en el caso de los RBMK soviéticos", aclara.

Sin embargo, además de las mejoras en el diseño de las instalaciones nucleares, las instituciones reguladoras indagan en la importancia del factor humano, clave para la prevención de accidentes como el de Chernóbil. Shengli Niu, especialista en seguridad en el trabajo de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) aseguraba hace unos años en una entrevista que este episodio había cambiado por completo el concepto de ‘seguridad’. La vigilancia estricta de los organismos de control y la capacitación de los empleados de las centrales serán, pues, las mejores bazas que tenemos para evitar un desastre nuclear.

Fukushima: paisajes después del tsunami

Más información

Fukushima tras el tsunami

16

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?