El Hubble ha descubierto la estrella más distante y antigua jamás observada

Se trata de un nuevo récord para el telescopio y un hito en la historia de la astronomía: la estrella, bautizada como Earendel, ofrece a los científicos una visión de como era el Universo tan solo 900 millones de años después del Big Bang.

La galaxia Sunburst Arc situada a 11.000 millones de años luz y captada por el Hubble gracias al efecto de lente gravitacional

La galaxia Sunburst Arc situada a 11.000 millones de años luz y captada por el Hubble gracias al efecto de lente gravitacional

Foto: ESA/ ESA/Hubble / NASA / Rivera Thorsen et al.

30 de marzo de 2022, 19:04 | Actualizado a

Puede que el Telescopio Espacial Hubble se encuentre cerca de su jubilación. Ya ha superado con creces la vida útil que los astrónomos de la NASA predijeron cuando lo pusieron en funcionamiento, y en realidad nadie podría afirmar a ciencia cierta cuanto tiempo más permanecerá en el espacio enviando información sobre el Universo. Sin embargo, tal y como ha quedado patente con el último de sus descubrimientos, parece querer despedirse por todo lo alto.

Y es que a las 17 de la tarde de hoy, la NASA ha informado de un nuevo hallazgo realizado por esta vieja gloria de los telescopios: la detección de la luz de una estrella que existió durante los primeros 1.000 millones de años de la historia de nuestro Universo, cuando este tenía tan solo el 7% de su edad actual.

Nombrada como Earendel se trata de la estrella individual más lejana jamás observada hasta la fecha: una estrella que ya no existe y que explotó hace millones de años, pero cuya luz, la cual ha tardado 12.900 millones de años en llegar a la Tierra, fue tan potente que aún es visible a día de hoy.

Un asteroide troyano acompañará a la Tierra durante 4.000 años

Más información

Un asteroide troyano acompañará a la Tierra durante 4.000 años

Earendel, un nuevo hito en la historia de la astronomía

El hallazgo de Earendel acaba de batir un nuevo récord y supone el mayor salto atrás en el tiempo realizado con un telescopio, ya que la estrella más antigua detectada con anterioridad debió existir durante los primeros 4.000 años de vida del Universo, cuando este tenía ya un 30% de su edad actual.

Earendel posee un desplazamiento al rojo de 6,2, que es el término empleado por los científicos para calcular su edad. Es decir, según se expande el Universo, la luz de los objetos distantes se estira o “se desplaza” hacia longitudes de onda más largas y rojas a medida que viaja hacia nosotros.

Según explica Brian Welch, investigador de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore y autor principal del artículo publicado hoy en la revista Nature en la que se describe el hallazgo, en un principio los científicos no dieron crédito a sus observaciones. "Casi no nos lo creíamos" expresa. "Estaba mucho más lejos que la anterior estrella con mayor desplazamiento al rojo”, cuyo valor se encontraba en el 1,5.

La luz del poseedor del récord anterior, una enorme estrella azul apodada "Ícaro", tardó 9.000 millones de años en llegar a la Tierra.

“Normalmente, a estas distancias, las galaxias se ven como manchas pequeñas en las que se mezcla la luz de millones de estrellas”, añade. “Pero la galaxia que alberga esta estrella ha sido ampliada y distorsionada por lentes gravitacionales en una larga media luna a la que nos referimos como el Arco del Amanecer”.

Jamás se había detectado una galaxia tan remota

Más información

Jamás se había detectado una galaxia tan remota

Las lentes gravitacionales y el descubrimiento de Earendel

El equipo de Welch estima que Earendel tuvo al menos 50 veces la masa de nuestro Sol y fue millones de veces más brillante, rivalizando con las estrellas más masivas que se conocen hoy en día. Sin embargo, incluso una estrella tan brillante y de tamaña masa sería imposible de observar a tanta distancia sin la ayuda del aumento natural que produce un enorme cúmulo de galaxias, en este caso la llamada WHL0137-08, la cual se encuentra entre nosotros y Earendel.

La masa de WHL0137-08 y por tanto su gravedad, son tan grandes que provocan que el espacio a su alrededor se combe como si de una lente se tratara, dando origen a lo que los astrónomos conocen precisamente como una lente gravitacional, la cual distorsiona y amplifica la luz de los objetos distantes que están detrás de ella. Así, al estar situada entre la Tierra y Earendel, WHL0137-08 ha ampliado la luz de la estrella de modo que pudiera ser detectada por el Hubble.

Un primer gran objetivo para el Telescopio James Webb

Los astrónomos esperan que Earendel permanezca muy magnificada en los años venideros, y tratarán de aprovechar el telescopio espacial James Webb de la NASA para observar su luz. La alta sensibilidad del Webb a la luz infrarroja es fundamental para aprender más sobre Earendel, ya que a medida que pasa el tiempo su luz se "estira" cada vez más hacia longitudes de onda infrarrojas más largas debido a la expansión del universo (desplazamiento al rojo).

El Telescopio Espacial Hubble también tiene el récord de distancia cósmica para una galaxia. Su luz tardó 13.400 millones de años en llegar a la Tierra.

“Con Webb esperamos confirmar que Earendel es una estrella, así como medir su brillo y temperatura”, explica el investigador del StSci y coautor del artículo Dan Coe. “También esperamos confirmar que Earendel es una estrella rara, masiva y pobre en metales”, añade.

La composición de Earendel será de gran interés para los astrónomos, ya que se formó antes de que el universo se llenara con los elementos pesados producidos por las sucesivas generaciones de estrellas masivas. Así, de confirmarse que Earendel está compuesta únicamente por hidrógeno y helio primordiales, estaríamos ante la primera evidencia de las hasta ahora hipotéticas estrellas de Población III: las primeras estrellas nacidas después del Big Bang. Si bien la probabilidad es pequeña, Welch admite que es tentadora.

"Me encantaría ver al James Webb romper el récord de distancia de Earendel”, añade el investigador. “Con Webb, podremos ver estrellas incluso más lejanas que Earendel, lo que sería increíblemente emocionante”, aventura. “¡Iremos tan atrás como podamos!", sentencia.

Del Big Bang al siglo XXI en 3 generaciones de estrellas

Más información

3 generaciones de estrellas desde el Big Bang