Homo Sapiens pudo llegar a Europa mucho antes de lo que se pensaba

La nueva datación de uno de los cráneos encontrados en el sur de Grecia en la década de 1970 apunta a que cuenta con 210.000 años de antigüedad, lo cual lo convertiría en los restos de humanos modernos más antiguos de Europa.

Cráneo de neandertal hallados en Adipima

Cráneo de neandertal hallados en Adipima

Uno de los cráneos encontrados en Adipima, junto con su reconstrucción. Los científicos atribuyeron que esta pieza pertenecía a un neandertal.

Foto: Universidad de Tubinga

Cráneo de neandertal hallados en Adipima

Dos cráneos encontrados hace cuarenta años en Grecia podrían reescribir la historia sobre la migración humana desde África y su llegada a Europa. Los restos, localizados en una roca de la gruta de Apidima, en el sur de Grecia, fueron atribuidos originalmente a los neandertales, la especie humana extinta que habitó en Europa, Oriente Próximo y Asia central durante cientos de miles de años, y que llegó incluso a convivir con los humanos modernos. Sin embargo, en una datación posterior, un equipo científico de la Universidad de Tubinga concluyó que uno de los cráneos reconstruidos, al que llamaron Apidima 1, databa de 210.000 años y correspondía a un ejemplar de Homo sapiens. De confirmarse la hipótesis, se trataría del ejemplar más antiguo de nuestra especie encontrado en territorio europeo, un hecho que obligaría a reconfigurar la teoría más aceptada por la comunidad científica, según la cual el hombre moderno apareció en África hace unos 200.000 años y emigró hacia el este hace unos 70.000 años hasta poblar todo el planeta.

Una de las claves para entender la trascendencia del estudio tiene que ver con el segundo cráneo (Apidima 2) que, según los investigadores, está datado de hace unos 170.000 años y pertenece a un neandertal. Según la hipótesis más extendida por la comunidad científica hasta la fecha, neandertales y humanos modernos coexistieron hace entre 80.000 y 50.000 años, aunque los primeros acabaron extinguiéndose misteriosamente hace unos 40.000 años.

Neandertales, más cerca de nosotros

Más información

Neandertales, más cerca de nosotros

4

Fotografías

Nueva luz sobre la evolución humana

Sin embargo, el reciente hallazgo abre la hipótesis a que ambas especies pudieran haber coincidido en el sur de Europa mucho antes de los que se pensaba, y que, en este lugar, los neandertales acabaron suplantando a los humanos modernos durante un tiempo. Al parecer, humanos y neandertales y siguieron encontrándose a lo largo de las difusas fronteras que separaban Europa de Oriente Medio, hasta que otra oleada de humanos (la que salió de África hace unos 70.000 años), arribaran al viejo continente, desplazando definitivamente a la otra especie humana.

"Nuestros resultados sugieren que al menos dos grupos de humanos convivieron en el Pleistoceno medio en lo que hoy es el sur de Grecia" explican los científicos

“Nuestros resultados sugieren que al menos dos grupos de humanos convivieron en el Pleistoceno medio en lo que hoy es el sur de Grecia: una población temprana de Homo sapiens y un grupo posterior de neandertales –sostiene Katerina Harvati, autora principal de la investigación-, que incide en que el cráneo Apidima es más de 150 años anterior al espécimen humano más antiguo encontrado hasta la fecha".

Reconstrucción de los cráneos

Con el fin de determinar el origen de las piezas los investigadores han realizado una reconstrucción virtual de los dos cráneos. Los paleontólogos han determinado que la pieza más completa pertenece indudablemente a un neandertal, como prueban, según los científicos, algunos de los elementos reconocibles de los fósiles, como el arco óseo completo que recorre las cejas o la forma de las mejillas. Asimismo, aseguran que el cráneo más antiguo no pertenece a esta especie. Según ellos la prueba definitiva es la ausencia de una protuberancia situada en cima de la nuca que tenían los neandertales, lo que ha motivado que los investigadores deduzcan que debe de tratarse de un Homo sapiens.

Los autores del estudio teorizan que, de estar en lo cierto, su investigación demostraría que los humanos modernos podrían haberse dispersado fuera de África mucho antes de lo que se pensaba, una hipótesis que tendrá que ser refrendada por futuras investigaciones. Algunos expertos, como Juan Luis Arsuaga, codirector del yacimiento de Atapuerca, se muestran escépticos con el hallazgo. En declaraciones al diario El País, el paleoantropólogo español afirma que la morfología del cráneo 1 es perfectamente compatible con un neandertal primitivo que todavía no había desarrollado las protuberancias en la nuca.

Sea como fuere, los investigadores han conseguido de momento el beneplácito de Nature, la publicación científica más prestigiosa del mundo gracias a su sistema de revisión científica por equipos especialistas ajenos a quienes realizan el estudio. Si están en lo cierto, habrá que reescribir todos los manuales sobre la evolución humana.

¿Cuánto sabes sobre la evolución humana?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre la evolución humana?

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?