El Homo sapiens llegó a la península Ibérica 5.000 años antes de lo que se pensaba

Un nuevo estudio basado en el análisis de herramientas prehistóricas en una cueva de Fátima, en Portugal, ha desvelado la presencia de Homo sapiens en la península hace unos 44.000 años, unos 5.000 años antes de lo que se tenía constancia hasta la fecha. Al igual que ocurrió con el resto de Europa occidental, la especie acabó reemplazando a los neandertales.

Vista de las distintas capas de la excavación en Lapa do picareiro: capas de los humanos modernos (en primer plano) y neandertales (al fondo).

Vista de las distintas capas de la excavación en Lapa do picareiro: capas de los humanos modernos (en primer plano) y neandertales (al fondo).

Foto: Jonathan Haws.

Cueva neandertal

Hace unos 46.000 años, cuando aparecieron los Homo sapiens al este de Europa, todo el continente estaba dominado por los neandertales. Poco a poco fueron ocupando todo el viejo continente, pero poco después de cruzar los Pirineos su fulgurante avance se frenó. Según la teoría de la frontera del Ebro, cuando llegaron a este río frenaron su expansión hacia el sur de la península, hace unos 39.000 años, convirtiéndose el suroeste de la Península Ibérica en el último lugar donde habitaban los neandertales antes de su extinción. O al menos eso se creía hasta ahora.

Según un nuevo estudio publicado en la revista científica PNAS (Proceedings of the National Acacemy of Science), el hombre moderno (Homo sapiens) llegó al sur de la Península Ibérica hace 44.000 años, 5.000 años antes de lo que se había datado hasta ahora. De hecho, según los datos vertidos por la investigación apuntan a que los humanos modernos quizá se encontraron con algunos grupos de neandertales a su paso por la península Ibérica, pero que por aquel entonces estos ya habían prácticamente desaparecido de aquel lugar debido a causas climáticas. Aquello provocó que durante unos milenios ambas especies convivieran en distintos territorios.

El hallazgo se ha producido en el yacimiento de la cueva Lapa do Picareiro, en el sur de la localidad portuguesa de Fátima, donde los científicos buscan pistas sobre los orígenes de la presencia de los humanos modernos y los neandertales en la península Ibérica. Para datar la presencia de ambas especies, los investigadores han estudiado los vestigios la industria musteriense, típicamente neandertal, y la auriñaciense, empleada por Homo sapiens, y han llevado a cabo nuevas dataciones de fósiles de varios yacimientos europeos, como la cueva de Bajoncillo, situada en Torremolinos, Málaga.

Descubierta en Gibraltar la última pisada de un neandertal

Más información

La última huella neandertal

Los Homo sapiens se expandieron rápidamente

Los estudios previos de los que se disponía hasta la fecha habían sugerido que los Homo sapiens reemplazaron a los neandertales en el sur de la península hace unos 39.000 años, pero las nuevas dataciones con radiocarbono desvelan que este episodio tuvo lugar mucho antes de lo que se pensaba, y que fue un acontecimiento relativamente rápido (de entre unos 1.000 y 2.000 años de duración), similar a lo acontecido en el resto del continente.

"Creemos que el hombre moderno y su tecnología se expandió por el sur de la Península Ibérica igual que en la zona cantábrica o el centro peninsular, y al mismo ritmo que en el resto de Europa", explica el investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra y coautor del trabajo, Francisco Jiménez a la agencia EFE.

Por su parte Lukas Friedl, antropólogo de la Universidad de West Bohemia (República Checa) y coautor de la investigación "la cuestión de si los últimos neandertales supervivientes en Europa fueron reemplazados o asimilados por los humanos modernos que llegaron es un problema sin resolver desde hace muchos años en paleoantropología. Las fechas tempranas de las herramientas auriñacienses de Picareiro probablemente descartan la posibilidad de que los humanos llegaran a un lugar ya desprovisto de neandertales desde hacía mucho tiempo. Y eso es muy emocionante".

Ahora los científicos tendrán que realizar nuevos análisis para determinar, a través de muestras de ADN, la identidad de cada grupo de cara a conocer si los Homo sapiens acabaron con los neandertales o si por el contrario, ambos grupos humanos coexistieron durante milenios tras su expansión por Europa.

El mamut, rey de los animales en la Edad de Hielo

Más información

Mamuts, los reyes en la Edad de Hielo

3

Fotografías

Compártelo