Hallan la primera evidencia fósil de una infección respiratoria en un dinosaurio

El análisis de los huesos de un diplodócido ha permitido identificar la primera evidencia fósil de una infección respiratoria en dinosaurios. Los científicos creen que el animal experimentó síntomas parecidos a los de una neumonía y pudo morir a causa de la infección.

Representación artística de "Dolly"

Representación artística de "Dolly"

Foto: Corbin Rainbolt / Scientific Reports

Por primera vez, se han hallado evidencias de una infección respiratoria en el fósil de un dinosaurio, concretamente un diplodócido juvenil desenterrado en Montana (EEUU) que vivió hace unos 150 millones de años al que han apodado Dolly. Examinando unas protuberancias anormales en las vértebras cervicales, un estudio interdisciplinar de la Universidad de Nuevo México ha llegado a la conclusión de que seguramente se formaron debido a una infección respiratoria que afectó también a los huesos.

Estas protuberancias, de forma y textura anormales, se localizan en el lugar donde se encontraban los sacos aéreos: estos son unas cavidades dentro de los huesos que contienen aire y contribuyen a aligerar el peso del esqueleto. Los sacos aéreos están conectados al sistema respiratorio, de modo que una infección en este puede extenderse a los huesos. Este proceso se ha documentado en animales modernos como las aves, pero es la primera vez que se identifica en un dinosaurio.

Los daños en las vértebras indican una infección por hongos con síntomas similares a una neumonía.

Los investigadores especulan que Dolly sufrió una infección por hongos similar a la aspergilosis, una enfermedad respiratoria común en aves y reptiles modernos y que puede causar este tipo de infecciones en el hueso. Los síntomas que habría experimentado habrían sido similares a los de una neumonía, como dificultad para respirar, tos intensa, fiebre y pérdida de peso. El equipo considera que, puesto que la aspergilosis puede ser fatal en las aves si no se trata, la infección habría podido causar la muerte de Dolly o como mínimo contribuir a ella de forma importante, ya que el animal “estaría visiblemente enfermo” y sería una presa fácil.

Los investigadores señalan la importancia del descubrimiento en diversos sentidos: aporta información sobre qué tipo de enfermedades padecían los dinosaurios y cómo era su sistema respiratorio, a la vez que ayuda a establecer paralelismos con las especies actuales. El equipo, formado por profesionales de diversas especialidades, ha querido destacar los beneficios del trabajo interdisciplinar para “obtener una imagen más completa de las enfermedades antiguas”.

Describen por primera vez la cloaca de un dinosaurio

Más información

Describen por primera vez la cloaca de un dinosaurio

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!