Los continentes están en constante movimiento: las placas litosféricas colisionan y se separan, creando nueva corteza mientras la antigua se hunde bajo la superficie. El proceso encoge y agranda océanos, eleva cordilleras, recompone masas continentales. Dentro de unos 250 millones de años se habrá formado un nuevo continente: Pangea Última.