Fósiles de ratones para saber el color real de los dinosaurios

El hallazgo de restos de un tipo específico de melanina en fósiles de ratones de campo ha permitido a los científicos conjeturar sobre la pigmentación y el color real de los dinosaurios y otras criaturas prehistóricas

1 / 3
Ratón prehistórico

1 / 3

Ratón prehistórico

Para realizar el estudio los científicos analizaron dos ejemplares de un ratón de campo extintos de la especie Apodemus atavus, que quedaron fosilizados en el fondo de un estanque en lo que hoy pertenece a la localidad alemana de Willershausen

Foto: Phil Manning

Registro fósil

2 / 3

Registro fósil

El paleontólogo Phillip Manning, de la Universidad de Mánchester, encontró los especímenes hace unos años en el Museo Geocientífico de la Universidad de Gotinga. Su excelente estado de conservación convirtió a estos fósiles en unos candidatos perfectos a los que someter a un escáner para descubrir su color.

Foto: Phil Manning

Pistas químicas

3 / 3

Pistas químicas

Un escáner especial de rayos X  reveló la estructura química del fósil, permitiendo así a los científicos elaborar un mapa de los diferentes componentes de los que estaba formada su piel. Los expertos se valieron de un espectroscopio para ampliar el foco en busca de de cinc y azufre.

Foto: Phil Manning

Cráneo de 'Tyrannosaurus Rex'

Fósiles de ratones para saber el color real de los dinosaurios

¿De qué color era el imponente T.Rex, el contundente Triceratops, el temido Spinosaurus o el acorazado nodosaurio? Reconstruir toda una especie a partir únicamente del registro fósil es una tarea ardua, pero adivinar el color es todavía más complicado, pues aun en restos muy bien conservados, los pigmentos se deterioran muy rápidamente.

Hasta la fecha los investigadores se valían de algunas alternativas para tratar de deducirlo, entre ellos la búsqueda de melanosomas, los orgánulos de las células animales responsables de la fabricación y el almacenamiento de pigmentos, cuya organización es una pista indicativa de la presencia de coloración.

Este es el 'Tyrannosaurus rex' más grande del mundo

Más información

El 'T. rex' más grande del mundo

6

Fotografías

La nueva investigación, publicada este mes en la revista Nature Communications, añade una nueva técnica que podría ayudar a aclarar el rompecabezas que supone esa búsqueda de color. Los científicos analizaron dos fósiles bien conservados de ratón de campo, a los sometieron a un exhaustivo análisis en busca de feomelanina, el pigmento rojo que da coloración a las plumas de algunas aves, como los pollos, a la piel del tigre y a las pecas de los humanos. El equipo llegó a esta conclusión después de un estudio anterior en busca de aumelanina, el pigmento negro presente en el plumaje de los dinosaurios alados del género Archaeopteryx.

Equipo multidisciplinar

Los científicos realizaron un esfuerzo transversal y minucioso, involucrando a especialistas de distintos campos, desde la paleontología hasta la química orgánica y la geoquímica. "Al trabajar en equipo, pudimos descubrir por primera vez rastros químicos de pigmento rojo en material animal fósil", declara Roy Wogelius, geoquímico y coautor del estudio.

Para encontrar los restos de feomelanina, los paleontólogos se valieron primero de una escáner de rayos X especial que reveló la estructura química del fósil, que permitió a los científicos elaborar un mapa de los diferentes componentes encontrados en su piel, como el azufre o el cobre. Después, usaron un espectroscopio para ampliar el foco en busca de dos elementos clave: cinc y azufre, que se sabe están asociados con la presencia de feomelanina en mamíferos y aves actuales.

Los científicos primero realizaron un escáner de rayos X y posteriormente usaron un espectroscopio para buscar dos elementos clave, el cinc y el azufre

Más que en sus conclusiones, la importancia de este experimento radica en el proceso que las hace posibles. Algunas aproximaciones anteriores para detectar el color habían acabando destruyendo parte de las muestras, pero este método, aseguran sus descubridores, conserva el estado de los fósiles, lo que permite realizar un mapeo completo de los restos sin perder ninguna pista. "Ahora sabemos cómo tenemos que buscar en el futuro, con la esperanza de que nuestras conclusiones nos permitan reconstruir la fisonomía de animales extintos, dándole otra dimensión al estudio de la evolución". Preparémonos para desvelar los colores de todo un mundo prehistórico.

Mister Big, en busca del Spinosaurus

Más información

Spinosaurus, el carnívoro más grande y temible que jamás pisó la Tierra

9

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?