Hallado el fósil de un oviraptor que murió empollando sus huevos

Recientemente se ha encontrado en China un fósil de oviraptor único, que incluye sus huevos fosilizados con embriones dentro.

Fósil del oviraptor. En uno de los huevos pueden apreciarse los restos de un embrión.

Fósil del oviraptor. En uno de los huevos pueden apreciarse los restos de un embrión.

Foto: ©Shundong Bi

En diciembre de 2020, un grupo internacional de investigadores encontró en Ganzhou (provincia de Jiangxi, en el sureste de China) un fósil único de oviraptor, un dinosaurio emparentado con los antecesores de las aves. La característica singular de este fósil es que se encontró junto con sus huevos y, lo que es más raro aún, en el interior de estos se encuentran los restos fosilizados de los embriones. El doctor Xing Xu, uno de los investigadores que han participado en el estudio del fósil, concluye que “en los próximos años vamos a aprender muchas cosas a partir de este especimen (…) Es extraordinario pensar cuánta información biológica se encuentra atrapada en este único fósil”.

“Es raro encontrar restos dinosaurios en sus nidos y también encontrar embriones fósiles. Esta es la primera vez que se ha encontrado, en un solo especimen, un dinosaurio no aviar sobre un nido con huevos que conservan los embriones”, afirma el doctor Shundong Bi, autor principal del estudio publicado sobre este hallazgo. El doctor Matthew C. Lamanna, coautor del estudio, añade que “este tipo de descubrimiento, que es en esencia comportamiento fosilizado, es lo más raro de lo raro en el campo de los dinosaurios. Aunque anteriormente se han encontrado algunos oviraptóridos adultos en sus nidos con huevos, ninguno de esos contenía embriones”.

Representación artística de una pareja de oviraptores en su nido.

Representación artística de una pareja de oviraptores en su nido.

Foto: © Zhao Chuang

El nido, datado en unos 70 millones de años, contiene al menos 24 huevos, de los cuales siete contienen embriones fosilizados. El dinosaurio se encontraba agazapado sobre el nido en una postura que sugiere a los científicos que murió mientras los empollaba, una hipótesis que sostienen también con el análisis de isótopos de oxígeno, que indicaban que los huevos habían sido incubados a altas temperaturas. Según el doctor Lamanna, “este dinosaurio era un progenitor que se preocupaba por sus hijos y murió cuidándolos”.

Una particularidad adicional es que los embriones se encontraban en diferentes estadios de desarrollo, lo que según los investigadores “sugiere la existencia de una eclosión asincrónica”, es decir, que los huevos no se abrían todos en un periodo de tiempo corto. El estudio señala que esto “demuestra que la evolución de la biología reproductiva en los arcosaurios [un grupo de animales que incluye también a las aves y los cocodrilianos] de la línea de las aves fue un proceso complejo y no lineal, y sugiere que algunos aspectos de la reproducción de los terópodos no aviares eran exclusivos de estos dinosaurios”.

Tamarro insperatus, uno de los últimos dinosaurios que vivió en los Pirineos

Más información

Tamarro insperatus, uno de los últimos dinosaurios que vivió en los Pirineos