El foco de emisiones de CFC, el destructor de la capa de ozono, está en China

Los científicos sabían que las emisiones de CFC (clorofluorocarbonos), los culpables de la reducción de la capa de ozono, se habían incrementado desde el año 2013. Ahora, un estudio ha cuantificado y localizado el responsable de ese incremento: las emisiones proceden principalmente de las provincias de Shandong y Hebei, en el nordeste de China

El agujero de la capa de ozono disminuyó notablemente desde la prohibición mundial del uso de CFC

El agujero de la capa de ozono disminuyó notablemente desde la prohibición mundial del uso de CFC

Foto: NASA

El agujero de la capa de ozono disminuyó notablemente desde la prohibición mundial del uso de CFC

Un estudio publicado en la revista Nature datado de 2018 ya alertaba de un aumento considerable de la presencia en la atmósfera de CFC (clorofluorocarbonos), una sustancia que antes incluían los sprays (entre otros productos) pero que lleva años prohibida debido al daño que ocasiona en la famosa capa de ozono. Las mediciones realizadas desde distintos observatorios del planeta apuntaban a un repunte de un tipo concreto, el llamado CFC-11, desde al año 2013, un hecho que podría echar por tierra los avances conseguidos en los últimos años.

Se conocía la existencia, pero no la procedencia de dicha fuente contaminante. Ahora, un equipo internacional de investigadores encabezados por la Universidad de Bristol ha identificado el foco concreto: el CFC-11 continúa colándose en la atmósfera terrestre a causa de las emisiones producidas en el este de China, concretamente en las provincias de Shandong y Hebei. Se estima que desde allí se emiten entre el 40 y el 60% del total de esta sustancia. Utilizada sobre todo en la fabricación de espumas aislantes en el sector de la construcción los científicos han concluido que las emisiones (unas 7.000 toneladas al año) proceden de las fábricas situadas en esta región de China.

Fuentes de emisión de CFC, al este de China

Fuentes de emisión de CFC, al este de China

Aumento de CFC en la atmósfera

El reciente estudio ha identificado una importante fracción del incremento de CFC en la atmósfera, aunque que todavía podría haber otros pequeños focos todavía sin identificar en otros países, incluso en otras partes de China. “Nuestras mediciones solo son sensibles a las emisiones producidas en el este de China, el oeste de Japón y la península de Corea, afirma el profesor Sunyoung Park, de la Universidad Nacional de Kyungpook, de Corea del Sur, coautor del estudio– . Pero las mediciones han detectado restos (de CFC) en algunas zonas de América del Norte, Europa y el sur de Australia. Hay muchas otras partes del mundo sobre las que no disponemos de información detallada”.

Según los científicos ahora “es vital encontrar qué industrias son las responsables de esas nuevas emisiones”

Una vez localizado el origen del problema, ahora “es vital encontrar qué industrias son las responsables de esas nuevas emisiones”, apunta el doctor Matt Rigby, de la Escuela de Química de la Universidad de Bristol, también involucrado en el estudio. Si las emisiones proceden de la producción y el uso de materiales como la espuma de aislamiento, es posible que solo hayamos podido identificar una parte de todo el CFC-11 que se ha producido. El resto, aclara, podría hallarse oculto en el interior de construcciones y podría liberarse a la atmósfera en las próximas décadas.

Los científicos obtienen pruebas directas de la recuperación de la capa de ozono

Más información

Comprobado: el agujero de la capa de ozono se recupera

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?