Estas son las zonas donde podría surgir la próxima pandemia

¿Dónde surgirá la próxima epidemia global? Una investigación ha analizado múltiples factores para estimar dónde podría nacer la próxima pandemia como la que ha provocado el coronavirus y ha estimado que hasta el 20% de las ciudades más conectadas del mundo corren mayor riesgo debido a la interacción entre los humanos con los animales salvajes, los deficientes sistemas de salud y las conexiones aéreas de cada zona.

El control en los aeropuertos sería la última línea de defensa para evitar una epidemia global.

El control en los aeropuertos sería la última línea de defensa para evitar una epidemia global.

Foto: iStock

Todavía no hemos conseguido salir de la pandemia global de Covid-19, pero parece que, gracias al desarrollo de diferentes vacunas en todo el mundo, estamos viendo luz al final del túnel. Sin embargo, más allá de solucionar la gravísima situación actual que ha provocado el coronavirus, es interesante preguntarse: ¿dónde nacerá la próxima pandemia? Por que parece evidente que existirá una nueva epidemia mundial. De hecho Bill Gates, en un podcast grabado con la cómica Rashida Jones y con uno de los epidemiólogos más famosos de Estados Unidos, Anthony Fauci, el multimillonario vaticinó que una posible próxima pandemia, “con suerte, podría ser dentro de 20 años”, pero apuntando que cabe la posibilidad de que sea mucho antes: “Debemos suponer que podría ser dentro de 3 años”.

Pues bien, un equipo internacional de investigadores, gracias a un enfoque integral, ha analizado los múltiples factores que podrían provocar esta teórica próxima pandemia y dónde se producirá y han publicado su estudio en la revista científica One Health. La nueva metodología se basa en la comprensión de las fuentes de transmisión de patógenos en las interacciones entre la vida salvaje (la zoonosis) y los humanos además del flujo de personas a nivel global para interpretar dónde las infecciones pueden propagarse de manera global, rápida y descontrolada en el futuro.

Los científicos han analizado dónde se producen las interacciones entre los humanos y los animales salvaje, los sistemas de salud deficientes y el tránsito aéreo de todo el mundo para calcular el riesgo de contagio y propagación de un teórico futuro virus.

Ya en octubre de 2020 un informe de la IPBES destacaba el papel que juega la destrucción de la biodiversidad en las pandemias y ofreció diversas recomendaciones para tomar medidas preventivas y evitar una nueva pandemia. Bajo el título ¿De dónde llegará la próxima pandemia? los científicos de Reino Unido, India y Etiopía dirigidos por la Universidad de Sydney han analizado dónde se producen las interacciones entre los humanos y la vida salvaje, los sistemas de salud deficientes y el tránsito aéreo de todo el mundo para calcular el riesgo de contagio y propagación de un teórico futuro virus.

Mapa de riesgo elaborado por el equipo de investigación en el que se ve la zona de riesgo así como el nivel de riesgo representado por el tamaño del círculo.

Mapa de riesgo elaborado por el equipo de investigación en el que se ve la zona de riesgo así como el nivel de riesgo representado por el tamaño del círculo.

Imagen: Universidad de Sidney

Según el estudio, las áreas que muestran un alto grado de presión humana sobre la vida salvaje también contenían más del 40% de las ciudades más conectadas del mundo en zonas de probable propagación. Además, entre el 14 y el 20% de las ciudades más conectadas del mundo con riesgo de propagación, se sumaba el riesgo de disponer de una infraestructura de salud deficiente (principalmente en el sur y sudeste de Asia y en el África subsahariana), lo que provocaría la falta de detección de posibles amenazas víricas y por tanto el aumento de la posibilidad de que acabe derivando en una epidemia global.

Según el autor principal de la investigación, Michael Walsh, "nuestra nueva investigación integra la interacción entre los humanos y la vida salvaje con los sistemas de salud humana y la globalización para mostrar dónde los efectos de contagio podrían no identificarse y llegar a diseminarse en todo el mundo provocando nuevas pandemias". Según el mismo especialista de la Facultad de Medicina de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Sydney, "aunque los países de ingresos medios y bajos tenían la mayoría de las ciudades en las zonas clasificadas con mayor riesgo de propagación y posterior diseminación global, cabe señalar que el alto riesgo en estas áreas era en gran medida consecuencia de sus deficientes sistemas de salud".

El mapa muestra de manera clara que las zonas con un mayor riesgo están en zonas subdesarrolladas o en vías de desarrollo. Sin embargo no hay que dejar de lado que el desarrollo poco sostenible de ciertos países desarrollados puede igualmente ser problemático en el futuro. Según las propias declaraciones de Walsh, "aunque no están tan ampliamente representados en la zona de mayor riesgo debido a una mejor infraestructura de salud, los países de altos ingresos todavía tienen muchas ciudades dentro de los siguientes dos niveles de riesgo debido a las presiones extremas que los países ricos ejercen sobre la vida silvestre a través del desarrollo insostenible".

Analizar las conexiones aéreas es un factor esencial para entender y evitar futuras pandemias.

Analizar las conexiones aéreas es un factor esencial para entender y evitar futuras pandemias.

Foto: iStock

El cálculo de las áreas de más riesgo

Para llevar a cabo su investigación los científicos elaboraron su estudio en tres etapas. La primera fue identificar dónde se produce una mayor interacción humana con la vida silvestre, asumiendo que es allí donde es más posible que acabe dándose un contagio descontrolado de manera más habitual. En segundo lugar analizaron los lugares donde existía una alta interacción entre la vida salvaje y los humanos con las zonas donde el sistema de salud era deficitario. Finalmente los científicos identificaron los lugares que, cumpliendo los dos requisitos anteriores, además tenían una amplia conexión aérea con el resto del mundo, lo que significa que podrían acabar siendo focos de dispersión en caso de futuras pandemias.

Según Walsh "aunque sería muy costoso mejorar la conservación del hábitat y los sistemas de salud, así como la vigilancia en los aeropuertos como última línea de defensa, el beneficio en términos de protección contra pandemias futuras superaría los costos".

Fotografías reales del coronavirus bajo el microscopio

Más información

El coronavirus visto a través del microscopio

9

Fotografías