La música es un fenómeno universal

¿Y si tuviéramos que definir a la humanidad en base a una faceta común a todas las culturas? En la música encontraríamos un criterio unificador inherente a todas ellas, según han comprobado estos investigadores.

Mapa música

Mapa música

Foto: iStock

Mapa música

Desde que el poeta Henry Wadsworth Longfellow, miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias declaró en 1835 que "la música es el lenguaje universal de la humanidad", tanto la literatura popular como la científica han asumido que la música es un lenguaje universal con profundas similitudes entre las sociedades de distintos lugares o periodos históricos.

En este sentido, la musicalidad está incrustada en la biología del Homo sapiens. La música es una característica inherente al ser humano, ya sea como resultado de una adaptación evolutiva, o como el subproducto de las adaptaciones individuales para la percepción auditiva, el control motor, el lenguaje el afecto, o alguna amalgama de todos estos.

Música, cerebro y hormonas, una relación muy estrecha

Más información

La música cambia tu cerebro

8

Fotografías

Pero, ¿existen pistas o evidencias suficientes que respalden la afirmación de que la música es universal? De hecho, nadie duda que la música varía según las diferentes culturas. Sin embargo, esta gran diversidad puede enmascarar los patrones de los mecanismos psicológicos comunes a todas ellas.

La música supone un rasgo cultural común a todo ser humano

Muchos antropólogos, psicólogos y científicos cognitivos han demostrado que los patrones de comportamiento que alguna vez se consideraron productos culturales arbitrarios pueden exhibir similitudes más profundas y abstractas de las sociedades. De estas emergen rasgos universales de la naturaleza humana como son la religión, las preferencias de pareja, las relaciones sociales, la moral, la violencia, la guerra o los sistemas políticos y económicos. Y aunque pueda resultar difícil de estudiar, Samuel Mehr,de la Universidad de Harvard,y su equipo, sostienen en el estudio publicado recientemente en Science, titulado Universality and diversity in human song, quela música supone otro rasgo cultural común a todo ser humano.

"Las hipótesis de la función evolutiva de la música son incontestables sin datos exhaustivos y representativos sobre sus formas y contextos de comportamiento en las distintas sociedades, por ello en nuestro experimento llevamos a cabo un estudio de historia natural de la canción: un análisis sistemático de las características de la música vocal en todo el mundo" explica Merh. Dicho estudio abordó un conjunto de canciones propias de cada grupo etnográfico en el que se observó el comportamiento musical de una muestra representativa de distintas sociedades. Sirviéndose de las ciencias sociales y sus herramientas de análisis, los científicos trataron en su estudio de dar respuesta a 6 preguntas diferentes: ¿Es la música universal? ¿Qué tipos de comportamiento están asociados con la canción y cómo varían entre las sociedades? ¿Las características musicales de una canción son indicativas de su contexto conductual -por ejemplo, una canción de cuna-? ¿Los patrones melódicos y rítmicos de las canciones varían sistemáticamente, como los patrones que se encuentran en el lenguaje? ¿Y cuán importante es la tonalidad en los lenguajes musicales?

Así activa la música nuestras emociones en el cerebro

Más información

La música acopla nuestro cerebro

"Este análisis muestra que la música aparece en todas las sociedades observadas y que la variación en las canciones estudiadas puede acotarse en base a 3 parámetros: formalidad, excitación y religiosidad" explica Merh. "Este comportamiento musical varía más dentro de las mismas sociedades que entre sociedades distintas" continúa.

También defienden los científicos en su investigación que la música se asocia regularmente con contextos como el cuidado infantil, la danza y el amor. El análisis del conjunto discográfico mostró que las características acústicas identificables de las canciones -acento, tempo, tono, etc.- predicen su contexto. Para ello los científicos pidieron identificar a los grupos de diferentes culturas, los rasgos contextuales de un conjunto de canciones ajenas a su grupo social. El equipo de Mehr ha investigado la música de más de 300 sociedades tradicionales de todo el mundo, los wolof de África occidental, los guaraníes de Sudamérica, los pueblos agrícolas de Corea del Sur o los escoceses de las Tierras Altas son solo algunos de ellos.

Las características acústicas identificables de las canciones como el acento, el tempo el tono predicen el contexto de la música

Ejemplos de todo el mundo

Así, por ejemplo los oyentes de la Mafa de Camerún calificaron ejemplos de música occidental como "feliz", "triste" o "inquietante" de manera similar a los oyentes canadienses. En otra ocasión, se pidió a los oyentes estadounidenses y de Kreung, una aldea rural de Camboya, que crearan música que sonara "enojada", "feliz", "pacífica", "triste" o " de suspense" y generara melodías similares la cual fue identificada y clasificada posteriormente por grupos de personas de otras culturas en las mismas categorías. Estos estudios sugieren que la música está sistemáticamente relacionada con sus efectos afectivos y conductuales de manera similar en todas las culturas.

"La música es universal: existe en todas las sociedades -con y sin palabras- y varía más dentro de cada sociedad que entre sociedades, respalda regularmente ciertos tipos de comportamiento y tiene características acústicas que están sistemáticamente relacionadas con los objetivos y las respuestas de los cantantes y oyentes" firman los autores en su estudio.

Pero la música no es una respuesta biológica fija con una única función de adaptación prototípica: se produce en todo el mundo en diversos contextos de comportamiento que varían en su forma, grado de excitación o religiosidad. La música parece estar ligada a facultades perceptivas, cognitivas y afectivas específicas, incluido el lenguaje (todas las sociedades ponen palabras a sus canciones), el control motor (la gente en todas las sociedades baila), el análisis auditivo (todos los sistemas musicales tienen firmas de tonalidad), y estética (sus melodías y ritmos se equilibran entre la monotonía y el caos). "Estos análisis muestran cómo la aplicación de las herramientas de la ciencia social computacional a cuerpos ricos de datos humanísticos puede revelar características universales y patrones de variabilidad en la cultura, abordando debates de larga data sobre cada uno" sentencia Merh.

La música afecta al sabor y el aroma del queso

Más información

La música afecta al sabor y el aroma del queso

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?