Para acometer el reto de descarbonizar la economía, EDP ha puesto en marcha en España un ambicioso plan, un proyecto realista que liderará la transición energética en nuestro país. Para ello, el grupo eléctrico portugués se ha centrado en las zonas afectadas por el cierre de centrales de carbón, concretamente dos en Asturias y dos en Andalucía, que reconvertirá en emplazamientos de referencia para almacenar energía de origen renovable y producir hidrógeno verde, obtenido mediante un proceso de electrólisis alimentado con energías renovables.

En Asturias EDP opera dos centrales térmicas: una es Aboño, situada junto al puerto de Gijón, la cual se convertirá en lo que la empresa denomina «el valle asturiano del hidrógeno»; la otra, Soto de Ribera, situada junto al río Nalón en el municipio de Ribera de Arriba, será la gran batería verde del centro de la región.

Por otro lado, en Andalucía impulsará también dos proyectos en otras dos centrales térmicas: la cordobesa Puente Nuevo, ya en desmantelamiento, y Los Barrios, en Cádiz. En la primera, la compañía desplegará diferentes plantas de energía fotovoltaica con una potencia total de 300 MW, además de otra instalación de 50 MW de fotovoltaica flotante en el embalse de Puente Nuevo. También prevé establecer colaboraciones con industrias de fabricación verde y construir una central de biomasa para revitalizar la zona. En la segunda, Los Barrios, un emplazamiento con un elevado potencial para la generación de hidrógeno verde, se construirá un almacén energético basado en baterías de iones de litio de hasta 255 MW y se generarán, desde este momento y hasta el año 2026, 100 MW de potencia de electrólisis, «aunque perseguimos alcanzar 500 MW de electrólisis, si las condiciones del mercado lo permiten», cuentan desde la compañía.

Pero EDP también tiene planes en Galicia. Gracias a una alianza estratégica con Reganosa, empresa dedicada al transporte y la regasificación de gas natural, la intención es abastecer a la comunidad con cerca de 1 GW de energía verde instalada entre electrolizadores, un parque eólico y un sistema innovador de almacenamiento. EDP cuenta, además, con una plataforma de redes de distribución eléctrica con las compañías más eficientes, que tienen la mejor calidad de suministro eléctrico en España.

Comprometidos con el medio ambiente y con las personas, en EDP persiguen ser 100 % ecológicos en 2030. Porque saben que solo descarbonizando la economía lograremos asegurar un futuro en el que la habitabilidad de la Tierra esté garantizada.

El hidrógeno verde alcanza el metaverso

Plataforma de realidad virtual 3D
Ilustración: Decentraland

¿Sabían que la generación de energías renovables ha traspasado por primera vez las fronteras del mundo virtual? La iniciativa pionera la ha llevado a cabo EDP, poniendo a disposición del público un juego interactivo que se desarrolla en una plataforma de realidad virtual 3D descentralizada llamada Decentraland, que opera con tecnología blockchain para aportar total seguridad a los usuarios. Se trata de un territorio ubicado en el metaverso donde es posible adquirir parcelas de tierra en las cuales se puede construir y crear contenido y cuyo valor se abona mediante criptomonedas. En el juego de EDP, los participantes experimentan una aventura virtual en la que deberán capturar las fuentes de energía renovables (de tipo solar y eólica) y agua para generar hidrógeno verde. La presencia de EDP en el metaverso responde a su apuesta por la innovación, enfocada en este sector energético clave en la transición energética para descarbonizar la economía.

Transición energética de EDP

  • 2.500 MW de potencia instalada entre eólica e hidráulica
  • 4 proyectos clave para transformar sus centrales térmicas
  • 50.000 km de redes instaladas
  • 1,3 millones de puntos de suministro