Edwin Hubble, el padre de la cosmología observacional

El astrónomo estadounidense Edwin Hubble marcó un antes y un después en la historia de la astronomía, demostrando la existencia de otras galaxias más allá de la Vía Láctea y la expansión del Universo.

Edwin Hubble,1929.

Edwin Hubble,1929.

Foto: Cordon Press

La historia de Edwin Powell Hubble, más conocido simplemente como Edwin Hubble, comienza el 20 de noviembre de 1889 en Marshfield, un pequeño pueblo de Missouri. Aficionado a la ciencia ficción desde muy pequeño, lo que más tarde le conduciría a un gran interés por el Universo, muy pronto, a la edad de 8 años, se mudó junto a sus padres y 7 hermanos a la ciudad de Chicago, donde comenzaría la escuela demostrando grandes aptitudes para la ciencia y el deporte.

En 1906 recibió una beca para estudiar en la Universidad de Chicago, donde logró graduarse en jurisprudencia 4 años después, en 1910, siguiendo los deseos de su padre. Tras un breve paso por la Universidad de Oxford, en Inglaterra, donde continuó con los estudios que comenzó en el campo de las leyes en Chicago, interesado por la astronomía muy pronto regresaría a Chicago para reorientar su carrera y obtener un doctorado en física, el cual obtuvo en el año 1917.

Nikola Tesla, el genio olvidado de la electricidad

Más información

Nikola Tesla, el genio olvidado de la electricidad

Sus andanzas como astrónomo comenzaron ese mismo año, en el que Hubble tuvo la suerte de completar sus estudios de postgrado en el Nuevo Observatorio del Monte Wilson a las ordenes del astrónomo solar estadounidense, George Ellery Hale. Sin embargo, tras la declaración de guerra de Estados Unidos a Alemania el 6 de abril de 1917, Hubble marchó a cumplir servicio en la Primera Guerra Mundial, completando apresuradamente sus primeras investigaciones fotográficas sobre nebulosas débiles.

Hale, no obstante, mantuvo abierta la posición de Hubble en el observatorio de Mount Wilson al que se reincorporó después de servir en Francia. Así en 1919, realiza uno de sus primeros hallazgos, al descubrir que en el interior de la Vía Láctea existen nubes de hidrógeno iluminadas por la existencia de estrellas en su interior. Por aquel entonces se pensaba que las nebulosas formaban indiscutiblemente parte de nuestra galaxia, sin embargo en 1923 Hubble descubrió la existencia de unas estrellas de brillo variable llamadas cefeidas en la galaxia de Andrómeda, demostrando por un lado que esta no formaba parte de la Vía Láctea y estimando su distancia, la cual calculó en calculó en 1.5 millones de años luz.

Edwin Powell Hubble (1899-1953)

Edwin Powell Hubble (1899-1953)

Foto: Cordon Press / Sociedad Astronómica del Pacífico

Pocos años después de su primer descubrimiento decidió estudiar una de las mayores incógnitas de su tiempo: el hecho de que la gran mayoría de galaxias parecía alejarse de la Tierra. Así, con la ayuda del astrónomo Milton Humason, en los años consecutivos Hubble se centraría en determinar la distancia de la galaxias en base a los cambios espectrales medidos por Humason. En 1929 publicaría su primer artículo sobre la relación entre el corrimiento al rojo y la distancia a la que se encontraba una galaxia, relación hoy conocida como Ley de Hubble. En él,concluyó que la única explicación posible pasaba por que, a excepción de las un grupo cercano de galaxias conocido como Grupo Local, todas las nebulosas extragalácticas se estaban alejando y que cuanto más lejos se encontraban más rápidamente se alejaban, lo que solo tenía sentido si el propio Universo, incluido el espacio entre galaxias, se estaba expandiendo.

Existe una polémica abierta en torno al hecho de que si fue Hubble quien realizó realmente este descubrimiento, el cual se atribuye según diversas fuentes al astrónomo y sacerdote belga Georges Lemaître quien expondría sus conclusiones dos años antes, en 1927, en un congreso astronómico en Holanda. Sin embargo, la producción de Hubble fue mucho más allá. Por ejemplo, en 1935 descubrió el asteroide (1373) Cincinnati, y también ideó el sistema más utilizado en la actualidad para clasificar galaxias, agrupándolas según su apariencia en imágenes fotográficas y ordenándolas en lo que se conoció como la secuencia de Hubble.

A partir de 1936 la producción científica de Hubble se ralentizó notablemente, no obstante, permaneció durante toda su vida en el observatorio de Mount Wilson. Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó como civil para el Ejército de Estados Unidos como jefe del Laboratorio de Investigación de Balística, donde dirigió varias investigaciones enfocadas a aumentar la potencia de fuego efectiva de bombas y proyectiles.

Antes de morir, Hubble también participó también en el diseño del mastodóntico telescopio americano de Monte Palomar en California. Sus hallazgos cambiaron para siempre la visión científica del universo y es por ello que en su honor, el Telescopio Espacial Hubble, una leyenda aún viva de la exploración espacial, lleva su nombre.

Grandes éxitos del Hubble

Más información

Las mejores imágenes del Hubble