Edición genética para acabar con la malaria

Una investigación científica ha utilizado la edición genética CRISPR para erradicar una población completa de mosquitos del género Anopheles, aquellos que terminan causando la malaria en humanos. La técnica podría servir para combatir enfermedades tan peligrosas como el dengue o el zika.

Mosquito del género Anopheles

Mosquito del género Anopheles

foto: iStock

Mosquito del género Anopheles

El ingenio humano y la unión de distintas técnicas científicas son esenciales para luchar contra enfermedades como la malaria. Ya existen equipos en todo el mundo trabajando en vacunas efectivas contra esta enfermedad pero, ¿y si se usara la genética para terminar con el género de mosquito portador de la malaria? Ahora un equipo científico del Imperial College de Londres ha erradicado una población de mosquitos a través de una herramienta de edición genética. Los investigadores consiguieron acabar una población entera de mosquitos de la especie Anopheles gambiae, una de las responsables de la transmisión del paludismo (o malaria), en un espacio entre 7 y 11 generaciones. El ensayo abre la posibilidad a atacar insectos transmisores de otras enfermedades, como el dengue, el zika o la fiebre amarilla.

Los mosquitos del género Anopheles son la clave de la rápida difusión de la malaria. Estos insectos actúan como vector de la enfermedad, transmitiendo en sus picaduras el plasmodio, unos parásitos unicelulares que son los verdaderos causantes de la enfermedad. A pesar de que solo una treintena de especies de este género son transmisoras de paludismo, la prevalencia de mosquitos de este género es uno de los principales detonantes de la explosión de esta enfermedad, especialmente en zonas tropicales del continente africano.

La clave: acabar con las hembras

Las hembras Anopheles son las responsables de la transmisión de la enfermedad cuando se alimentan de sangre humana con la que alimentar los huevos. Por ello, los científicos desarrollaron una mutación genética dirigida a ellas. Los investigadores desarrollaron una mutación recesiva (que solo afecta a las hembras que tienen dos copias del gen modificado) de modo que aquellas afectadas eran incapaces no solo de picar, sino también de poner huevos, con lo que, a medida que las poblaciones de hembras fértiles iban disminuyendo, las generaciones sucesivas también hacían lo propio hasta acabar con la población completa. Bastaron con entre 7 y 11 generaciones para que no quedara ningún mosquito.

8 cosas que probablemente no sabías sobre la malaria

Más información

8 cosas que quizá no sabías sobre la malaria

El primer ensayo realizado con éxito

La importancia de este experimento radica en que hasta la fecha es el primero que consigue anular completamente la capacidad de reproducción de una población completa de animales utilizando técnicas de edición genética. En experimentos realizados con anterioridad, los mosquitos acababan desarrollando nuevas mutaciones genéticas que se traducían en resistencias a la modificación genética inducida por los investigadores. Según los científicos involucrados en el ensayo, publicado recientemente en la revista Nature Biotechnology, la población genéticamente modificada desarrolló mutaciones, aunque eso no produjo ningún efecto en en el gen modificado.

Es el primer experimento que consigue anular completamente la capacidad de reproducción de una población completa de animales utilizando técnicas de edición genética

Los investigadores analizaron el gen Adgsx, que controla la diferenciación genética entre los dos sexos. En concreto, modificaron el exón 5 (una de las partes de la cadena), y lo modificaron utilizando la técnica de edición genética CRISPR-Cas9, una tecnología que permite alterar, borrar y reorganizar de forma rápida y precisa el ADN de casi cualquier organismo vivo, incluido el de nuestra especie. La técnica seguida por los investigadores, denominada genética dirigida o impulso genético, (gene drive en ingles), permite acabar con una población entera de individuos a partir de la edición genética de pocos individuos, esperando de este modo que la mutación genética se extienda a la siguiente generación.

Malaria, el reto final

Más información

Batalla final contra la Malaria

10

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?