Cuando la unión hace el cambio

Entidades de todo tipo aúnan esfuerzos para erradicar la enorme cantidad de residuos abandonados en espacios naturales. El objetivo: concienciar a la opinión pública y movilizar a la ciudadanía.

Recogida de redes abandonadas en el Mediterráneo.

Recogida de redes abandonadas en el Mediterráneo.

Foto: LIBERA

Recogida de redes abandonadas en el Mediterráneo

Más de 30.000 voluntarios, 800 colectivos, 150 empresas, 15 consejerías de medio am­­biente, 100 centros de interpretación de los parques naturales, regionales o nacionales, 24 organizaciones científicas y 700 aulas es­­­colares conforman LIBERA, un gran equipo que, liderado por SEO/BirdLife y Ecoembes está uniendo esfuerzos para erradicar la denomi­nada basuraleza de nuestro medio natural.

El término basuraleza, adaptado del anglosajón littering, es una palabra de nuevo cuño creada para dar nombre al gran problema ambiental que suponen las enormes cantidades de residuos que acaban abandonados en los entornos naturales. El neologismo ha sido propuesto en el marco de LIBERA, un proyecto que estas dos entidades llevan a cabo desde 2017. ¿El objetivo? Concienciar a la ciudadanía de los perjuicios que suponen esos residuos y movilizarla para lograr un cambio en nuestros comportamientos que permita mantener los espacios naturales liberados de basura.

¿Fumas? De los casi seis billones de colillas que se producen al año, unos 4,5 billones acaban formando parte de la basuraleza

Sin duda la tarea es ingente, porque los seres humanos dispersamos basuraleza a mansalva. Mientras que en el mar predominan los plásticos, redes y otros desechos procedentes de la actividad pesquera, en tierra el residuo más común son las colillas. Las cifras que da LIBERA son impactantes: de los casi seis billones de colillas que se producen al año, unos 4,5 billones acaban formando parte de la basuraleza. Proliferan en todas partes, es­­pecialmente en las cunetas, donde abundan además latas, botellas, toallitas, pañuelos y envoltorios variados. Toda esa porquería no solo ensucia y perjudica a los animales: también propicia accidentes (sobre todo a ciclistas y motoristas) e incendios (las colillas mal apagadas y los cristales que actúan como lupas son el detonante de muchos fuegos) y es, por supuesto, fuente de contaminación, pudiendo llegar a contaminar aguas destinadas a regadío o a consumo humano.

Voluntarios de LIBERA participan en una recogida colectiva de basura. Los residuos más comunes encontrados fueron colillas, envoltorios de comida, toallitas, botellas y bolsas de plástico.

Voluntarios de LIBERA participan en una recogida colectiva de basura. Los residuos más comunes encontrados fueron colillas, envoltorios de comida, toallitas, botellas y bolsas de plástico.

FOTO: LIBERA

Entidades contra la basuraleza

Ante estas circunstancias, la iniciativa LIBERA, pionera en Europa por su enfoque y la variedad de entidades que aúna, ha decidido apostar fuerte por aportar esperanza a esta problemática global. «Queremos ser un motor de cambio, activar, desde la colabora­ción y la sensibilización, la puesta en marcha de soluciones que impliquen a la ciudadanía, las empresas y las instituciones –afirman desde LIBERA–, porque la unión hace la fuerza y, en nuestro caso, sin duda, hace el cambio». Para ello han desplegado unas líneas de acción orientadas a aumentar el conocimiento de este problema, al tiempo que promueven su prevención, combinada con la movilización.

Un buen ejemplo son las recogidas de ba­­­suraleza que coordinan para saber qué tipo y qué cantidad de residuos hay abandonados en nuestros entornos naturales, y que aúnan ciencia ciudadana con sensibilización y participación. Bajo el lema «1m2 por los montes, los ríos o las playas», miles de voluntarios han participado en campañas en múltiples espacios naturales de nuestro país, recolectando basura y datos en todos los ecosistemas. Datos que se envían al Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) y que, junto con los resultados del muestreo de heces, agua y tierra en 140 IBA (Important Bird Areas) realizado con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se contrastan para conocer el alcance de la afectación de esos residuos en el medio natural. Además, se trabaja con nuevas metodologías científicas para recoger y muestrear microplásticos en 180 ríos de España.

Toma de muestras de agua, tierra y heces para la obtención de datos científicos.

Toma de muestras de agua, tierra y heces para la obtención de datos científicos.

FOTO: LIBERA

Toda esa valiosa información es transmitida de forma presencial en las aulas de los colegios y de los centros de formación profesional, e incluso en centros de interpretación de los parques naturales y en diversas universidades, donde se imparten charlas y cursos validados con créditos, y también a través de una exposición itinerante.

"Aunque no sea nuestra, sí es nuestro problema" explican desde el proyecto LIBERA al hablar sobre la basura en la naturaleza

Pero simplemente eliminar la basura de un espacio a menudo no es suficiente. Mu­chas veces se necesita implementar acciones o mejoras para recuperar ese entorno. Y nadie mejor para hacerlo que las entidades y organizaciones no gubernamentales que, a través del apadrinamiento de espacios naturales, realizan acciones de mejora de la calidad ambiental de varios entornos naturales.

Una unión que moviliza

A todo lo anterior se suma otra acción: desde hace ya tres años, LIBERA celebra durante un sábado de junio «1m2 por la naturaleza», la mayor recogida nacional colaborativa que consigue unir y sacar a la naturaleza a miles de personas para que la limpien de basura –porque como dicen desde LIBERA, «aunque no sea nuestra, sí es nuestro problema»– y se conciencien sobre este problema. En la última, unas 13.000 personas en 450 puntos de toda la geografía nacional retiraron más de 83 toneladas de basura abandonada en espacios naturales.

Sin duda los resultados de este proyecto, fruto de una gran conjunción de fuerzas, están siendo muy satisfactorios. «Es un proyecto novedoso en Europa que ha sido considerado ejemplar por la Agencia Europea de Medio Ambiente», señalan sus promotores. Y es que este es un problema, añaden, que debemos solucionar entre todos y que habría que empezar a afrontar adoptando un consumo responsable basado en las tres erres; re­­ducción, reutilización y reciclaje. Como dice Charles Moore, el primero en alertar sobre la magnitud de la isla de plástico flotante del Pacífico, «solo los humanos producimos desperdicios que la naturaleza no puede digerir». Lamentablemente es cierto, por eso minimizarlos y gestionarlos del mejor modo posible es fundamental. No es una misión imposible: iniciativas como esta lo dejan bien claro.

Cuatro ejemplos de acciones LIBERA

  • Grandes alianzas. La asociación SUBMON, especializada en la conservación, estudio y divulgación del medio marino, ha firmado un acuerdo de colaboración con la iniciativa LIBERA para retirar del Mediterráneo los residuos submarinos de gran tamaño que amenazan las praderas de posidonia, un ecosistema esencial para numerosas especies, en los espacios protegidos del Cabo de Gata (Almería), la Isla de Tabarca (Alicante), la Azohía-Cabo Tiñoso (Murcia) y el Cap de Creus (Girona).
  • Basuraleza, no. Según datos de un estudio publicado por LIBERA, la despreocupación por el medioambiente, la comodidad y la pereza son las principales razones por las que los españoles creen que se arroja basura en la naturaleza. Por ello se han promovido tres jornadas de sensibilización en las que, bajo el título "Charlas contra la basuraleza", se ha trabajado para acercar la problemática de la basuraleza al público más joven. Las charlas han tenido lugar en Madrid, Zaragoza y Barcelona.
  • 1 m2 en playas y mares. Espectaculares son los datos de la última campaña de caracterización de residuos llevada a cabo en la tercera edición de "1m2 por las playas y los mares" realizada entre el 26 de septiembre y el 6 de octubre y en la que han participado más de 5.700 personas (2.000 más que el año pasado). Se han recogido hasta 36 toneladas de basuraleza en 231 puntos de todo el país y caracterizado más de 76.000 residuos distintos, una cifra nunca antes alcanzada en una campaña como esta.
  • Ciencia LIBERA-CSIC. En 140 de las 469 áreas importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (las IBA) se realiza el proyecto Ciencia LIBERA para conocer el impacto de la basuraleza en estas importantes áreas naturales. En colaboración con el CSIC se ha realizado una toma de muestras de agua, suelo y heces de animales para identificar, cuantificar los productos contaminantes generados por esos residuos y analizar cuál es su impacto en el medio natural.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?