Un dinosaurio del tamaño de un colibrí

A partir de un cráneo conservado en ámbar, un grupo de científicos acaba de describir el dinosaurio mesozoico similar a un pájaro más pequeño encontrado hasta la fecha.

Oculudentavis khaungraae

Oculudentavis khaungraae

Foto: Han Zhixin

Oculudentavis khaungraae

Los descubrimientos en ámbar brindan información sin precedentes sobre los tejidos blandos y la anatomía esquelética de animales pequeños que normalmente no se conservan en otros sedimentos debido a su frágil naturaleza. En este sentido, Jingmai O’Connor del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados de Beijing y Luis Chiappe del Museo de Historia Natural de los Ángeles, acaban de describir un pequeño cráneo parecido al de un pájaro descubierto en un ámbar de aproximadamente 99 millones de años al norte de Myanmar.

El dinosaurio tenía un tamaño similar al del colibrí abeja, el ave viva más pequeña en la actualidad

Bajo el título Hummingbird-sized dinosaur from the Cretaceous period of Myanmar, el artículo en el que los investigadores describen a la nueva especie que han bautizado como Oculudentavis khaungraae se publica esta semana en la revista Nature. El cráneo del espécimen, bien conservado, tiene solo 7,1 milímetros de longitud, e indica que el dinosaurio tenía un tamaño similar al del colibrí abeja, el ave viva más pequeña en la actualidad.

Ámbar birmano con el fósil de Oculudentavis

Ámbar birmano con el fósil de Oculudentavis

Foto: Lida Xing

Oculudentavis refleja unas características notables que brindan información sobre el estilo de vida del animal. Su cráneo está dominado por una cuenca ocular grande similar a la del ojo de un lagarto. Esta cuenca tiene una abertura estrecha y solo deja entrar una pequeña cantidad de luz, lo que indica que este diminuto dinosaurio volador estaba adaptado a la luz diurna y desarrollaba su actividad durante el día.

Su mandíbula superior e inferior contiene una gran cantidad de dientes afilados y los autores estiman que cada una de ellas habría contado con 29 o 30 dientes en total. A pesar de su pequeño tamaño, este hallazgo sugiere que Oculudentavis era un depredador y probablemente se alimentaba de pequeños artrópodos o invertebrados, a diferencia de las aves modernas de tamaño similar, que no tienen dientes y se alimentan de néctar.

Cráneo de Oculudentavis

Cráneo de Oculudentavis

Foto: O´Connor J.K.et al.
Así fue el último día de vida de los dinosaurios

Más información

Así fue el último día de vida de los dinosaurios

Compártelo