La desventura genética del Cavalier King Charles Spaniel

La selección artificial ha creado una increíble diversidad de razas de perro, desafortunadamente también las ha predispuesto a heredar enfermedades genéticas, y los perros de agua Cavalier King Charles Spaniels son una de las más afectadas.

Cavalier King Charles Spaniel

Cavalier King Charles Spaniel

Foto: iStock

La historia de los perros y el hombre se remonta, que sepamos hasta el momento, a hace unos 14.000 años; 140 siglos en los que la relación entre ambos ha dado lugar a una gran diversificación de los segundos. Desde entonces el ser humano se ha valido de sus compañeros caninos para multitud de empresas, desde la guarda y protección del hogar, pasando por la caza y el manejo del ganado, hasta llegar a perros que, diseñados para la compañía en un piso de la gran ciudad, hoy en día no tendrían la más mínima posibilidad de sobrevivir en libertad en la naturaleza.

¿Por qué existen tantas razas de perros?

Más información

¿Por qué existen tantas razas?

55

Fotografías

Dentro de este lapso de tiempo, la especial intensidad de los últimos 300 años de selección artificial y cría de perros, ha dado lugar a una enorme diversidad de razas de los más variados tamaños, formas y habilidades. Hoy, de hecho, podemos encontrar un perro para casi todo, ya estemos hablando de detectar explosivos o sustancias en la aduana de un puerto, guiar y hacer compañía a personas invidentes o incluso alertar de ciertas enfermedades.

Desafortunadamente, este proceso también ha provocado que muchas de estas razas se vuelvan más endogámicas y tengan más probabilidades de heredar enfermedades genéticas. Un caso bastante conocido es el del Bulldog francés, una de las razas más propensas a padecer diversas afecciones. Sin embargo, un tanto más anónima es la historia de los Cavalier King Charles Spaniels, una raza la cual, según un estudio que se publica esta semana en la revista PLOS bajo el título The genetic consequences of dog breed formation—Accumulation of deleterious genetic variation and fixation of mutations associated with myxomatous mitral valve disease in cavalier King Charles spaniels, se ha mostrado como otra de las más vulnerables genéticamente.

Historial genético de un caballero inglés

El Cavalier King Charles Spaniel, como su nombre indica, es un perro tremendamente ligado a la nobleza inglesa desde el siglo XVI. Cuentan las crónicas que las mujeres de la época acostumbraban a cargar con uno de ellos en sus regazos a modo de calentador durante sus viajes en carruaje, o que incluso el rey Carlos II de Inglaterra rara vez era visto sin la compañía de sus canes, de esta raza. De hecho, según afirman los autores en su estudio, los registros sugieren que los perros pequeños tipo spaniel han existido durante al menos 1.000 años y fueron populares en las cortes reales durante varios siglos no solo en Europa, si no también en todo Asia.

El joven rey Carlos II de Inglaterra con su hermano, el futuro Jacobo II, su hermana María y sus King Charles Spaniel

El joven rey Carlos II de Inglaterra con su hermano, el futuro Jacobo II, su hermana María y sus King Charles Spaniel

Foto: The Royal Collection Trust

Según explica el experto en comparativa genética y genómica funcional de la universidad de Uppsala, Erik Axelsson, autor principal del estudio, "durante todo este tiempo estos perros experimentaron varios "cuellos de botella" en los que solo un pequeño porcentaje de la población transmitió sus genes a la siguiente generación". Estos cuellos de botella pueden haber hecho que los genes dañinos fueran más comunes en el genoma del Cavalier King Charles antes de que el perro lograra el reconocimiento como raza en 1945.

Los perros pequeños tipo spaniel fueron populares en las cortes reales durante varios siglos no solo en Europa, si no también en todo Asia

De hecho, lo que han demostrado Axelsson y su equipo en la presente investigación es que las prácticas más recientes de selección y cría de perros, han cargado a los Cavalier King Charles Spaniels con mutaciones que causan diversas enfermedades, incluidas variantes relacionadas con una afección cardíaca común conocida como la enfermedad de la válvula mitral mixomatosa (MMVD, por sus siglas en inglés).

Para llegar a esta conclusión los investigadores secuenciaron los genomas completos de 20 perros de ocho razas comunes, entre las que se encontraban Beagles, Pastores Alemanes y Golden Retrievers. Fue así que descubrieron que el Cavalier King Charles Spaniel, el cual experimentó una de las selecciones más intensas durante siglos, portaba variantes genéticas más dañinas que las demás razas que examinaron.

¿Doctor, qué le pasa a mi bulldog?

Más información

El bulldog, la raza de perro que más enferma

La MMVD, es una condición en la que válvula mitral del corazón se degenera, lo que permite que la sangre se filtre desde el ventrículo izquierdo hacia la aurícula izquierda. En esta raza en concreto, los autores identificaron dos variantes genéticas relacionadas con la enfermedad las cuales parecen regular un gen que codifica una proteína común en el músculo cardíaco; un hallazgo que ofrece una posible explicación de por qué el Cavalier King Charles Spaniel está predispuesto a desarrollar la enfermedad, la cual según declaraciones del propio Axelsson, "ha sido probablemente motivada por la selección más reciente".