Un estudio reciente revela la conexión entre los niveles de cafeína en la sangre, la grasa corporal y la disminución del riesgo de diabetes tipo 2: un avance prometedor en la lucha contra las enfermedades metabólicas.

La cantidad de grasa corporal y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 podrían estar vinculados a los niveles de cafeína en nuestra sangre, según un estudio realizado por investigadores del Instituto Karolinska en Suecia, la Universidad de Bristol y el Imperial College London en el Reino Unido. A más cafeína, menos grasa corporal y menos riesgo de diabetes.

El estudio también sugiere que las bebidas sin calorías a base de cafeína podrían ser una posible herramienta para reducir los niveles de grasa corporal.

 

MEJOR SALUD CARDÍACA

Los investigadores encontraron que niveles más altos de cafeína en la sangre, predichos genéticamente, se asociaron con un índice de masa corporal (IMC) más bajo y una menor masa de grasa corporal total.

Además, estos niveles más altos de cafeína también se relacionaron con un menor riesgo de diabetes tipo 2.

Aproximadamente la mitad del efecto de la cafeína en la predisposición a la diabetes tipo 2 se debe a la reducción del IMC.

El estudio analizó datos de casi 10.000 personas, centrando su atención en variaciones genéticas relacionadas con la velocidad de descomposición de la cafeína.

Aunque se encontró una relación significativa entre los niveles de cafeína, el IMC y el riesgo de diabetes tipo 2, no se observó ninguna relación entre la cantidad de cafeína en la sangre y enfermedades cardiovasculares, como la fibrilación auricular, la insuficiencia cardíaca y los accidentes cerebrovasculares.

¿POR QUÉ OCURRE?

Investigaciones anteriores han sugerido que un consumo moderado de cafeína podría estar relacionado con una mejor salud cardíaca y un IMC más bajo.

A pesar de que no todos los efectos de la cafeína en el cuerpo son positivos, este último estudio aporta más información sobre cómo el café influye en nuestra salud.

Los investigadores creen que la asociación encontrada en el estudio podría deberse a cómo la cafeína aumenta la termogénesis (producción de calor) y la oxidación de grasas (conversión de grasa en energía) en el cuerpo, dos procesos cruciales en el metabolismo general.

Sin embargo, se necesitan más investigaciones para confirmar la causa y el efecto, ya que el método de aleatorización mendeliana utilizado en el estudio no es infalible y es posible que otros factores no considerados estén influyendo en los resultados.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Los investigadores del estudio también señalan la necesidad de explorar los efectos a largo plazo de la ingesta de cafeína en la pérdida de peso y la masa grasa, ya que actualmente solo se conocen los resultados a corto plazo.

Si bien este estudio ofrece una visión valiosa de cómo la cafeína podría afectar la salud metabólica, es importante recordar que no todas las personas responden a la cafeína de la misma manera, y que factores individuales, como la genética, pueden desempeñar un papel en la forma en que el cuerpo procesa y utiliza la cafeína.

Además, es fundamental tener en cuenta que, aunque la cafeína puede tener efectos positivos en la salud metabólica, también tiene efectos negativos, como aumentar la presión arterial, causar insomnio y aumentar la ansiedad. Por lo tanto, es importante evaluar de manera individual los beneficios y riesgos del consumo de cafeína.

La investigación sobre la relación entre la cafeína, la grasa corporal y el riesgo de diabetes tipo 2 es solo un paso en la dirección correcta para comprender cómo las intervenciones dietéticas y de estilo de vida pueden afectar la salud en general.

Se necesita más investigación para determinar con precisión la cantidad ideal de cafeína para obtener sus beneficios potenciales, al mismo tiempo que se minimizan los efectos adversos.

Más Sobre...
Alimentos