Descubren cómo se alimenta un agujero negro

Las imágenes combinadas de los telescopios ALMA, VLT y Hubble revelan unas estructuras en el seno de los agujeros negros intergalácticos que los envuelven y alimentan

Representación artística de un agujero negro

Representación artística de un agujero negro

Foto: iStock

Los agujeros negros de los centros de las galaxias son los objetos más enigmáticos del Universo. No solo por la gigantesca cantidad de materia que albergan, millones de veces la masa de nuestro Sol, sino también por la enorme concentración de esta en un espacio no más grande que el ocupado por nuestro Sistema Solar. Cuando capturan el material que se encuentra a su alrededor, estos agujeros negros se vuelven activos y son capaces de eyectar cantidades prodigiosas de energía de su interior. Pero pese a la espectacularidad del fenómeno, detectar el momento en que un agujero negro inicia este proceso de captura, por lo poco frecuente la coyuntura, no suele ser algo habitual.

La posible existencia de agujeros negros superlativos

Más información

Podrían existir agujeros negros superlativos

Ahora no obstante, el equipo liderado por la investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias -IAC-, Almudena Prieto, ha descubierto la existencia de unos largos y estrechos filamentos de polvo que envuelven y alimentan los agujeros negros de los centros galácticos. Los autores del trabajo, el cual se publica recientemente en la revista especializada Monthly Notices of the Royal Astronomical Society bajo el título Dust in the central parsecs of unobscured AGN: more challenges to the torus, especulan que estas estructuras podrían ser la causa natural del oscurecimiento del centro de muchas galaxias cuando sus agujeros negros están activos.

El hallazgo ha sido posible gracias a las imágenes combinadas de los telescopios espaciales Hubble, Very Large Telescope -VLT-, del Observatorio Europeo Austral -ESO-, y el Atacama Large Millimetre Array -ALMA-, de Chile. Mediante estos, los científicos han podido obtener una observación directa del proceso de alimentación nuclear por parte de estos filamentos en un agujero negro central de la galaxia NGC 1566, situada a unos 50 millones de años luz de distancia en dirección de la constelación austral de El Dorado. Así, las imágenes combinadas de los telescopios muestran una instantánea en la que se observa cómo se separan los filamentos de polvo para dirigirse directamente al centro de la galaxia, donde circulan y giran en espiral alrededor del agujero negro hasta que son tragados por él.

Galaxia NGC 1566

Galaxia NGC 1566

Esta imagen muestra el proceso de alimentación nuclear de un agujero negro en la galaxia NGC 1566, y cómo los filamentos de polvo, que rodean al núcleo activo, quedan atrapados y giran en espiral alrededor del agujero negro hasta que este se los traga.

Foto: European Southern Observatory

“Esta red de telescopios nos proporciona una perspectiva completamente nueva de un agujero negro supermasivo gracias a las imágenes en alta resolución angular y a la visualización panorámica de su entorno", explica Prieto. "Esto nos permite realizar un seguimiento del desvanecimiento de estos filamentos de polvo precipitándose en su interior”, añade la autora principal del estudio, el cual es el resultado del proyecto a largo plazo PARSEC, del IAC, que busca comprender cómo los agujeros negros supermasivos despiertan tras una larga vida de hibernación, y después de un proceso de acreción del material que está a su alrededor, se convierten, por un corto período de tiempo, en los objetos más poderosos del Universo.

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!