Descubierto el asteroide más rápido del Sistema Solar

Con cerca de un kilómetro de ancho, la roca espacial 2021 PH27 es el segundo objeto más rápido en completar una vuelta alrededor del Sol después del planeta Mercurio.

Representación artística del asteroide 2021 PH27

Representación artística del asteroide 2021 PH27

Foto: CTIO/NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva

Utilizando los datos obtenidos por la poderosa Cámara de Energía Oscura -DECam- instalada en el Telescopio Víctor M. Blanco del Observatorio Interamericano del Cerro Tololo -CTIO por sus siglas en inglés-, situado en Chile, el astrónomo Scott S. Sheppard, de la Carnegie Institution of Science, ha descubierto apenas hace unas 2 escasas semanas, el asteroide con el período orbital más corto de todos los detectados hasta la fecha en el Sistema Solar.

Las imágenes del descubrimiento fueron tomadas por Ian Dell'Antonio y Shenming Fu, de la Universidad de Brown, en el cielo crepuscular de la noche del 13 de agosto de este año. Sheppard trabajaba con Dell' Antonio y Fu, mientras realizaba observaciones con DECam para otro estudio con el objetivo de investigar los cúmulos masivos de galaxias en el Universo Local cuando se tomaron un tiempo para buscar asteroides cerca de casa.

2021 PH27 es el asteroide con el período orbital más corto de todos los detectados hasta la fecha en el Sistema Solar.

El crepúsculo, al amanecer o al atardecer, es el mejor momento para cazar asteroides que se encuentran orientados hacia el interior de la órbita de la Tierra y en la dirección de los dos planetas más cercanos al sol, Mercurio y Venus. De hecho, los aficionados a la astronomía saben bien que Mercurio y Venus nunca están lejos del Sol en el cielo, y siempre son visibles cerca del amanecer o el atardecer. Lo mismo aplica a los asteroides que orbitan cerca del Sol.

Tras el descubrimiento del denominado como 2021 PH27, el astrónomo David Tholen, de la Universidad de Hawai, midió la posición del asteroide y predijo dónde podría ser observado a la noche siguiente. Así, el 14 de agosto de 2021, fue observado nuevamente por DECam, y también por los Telescopios de Magallanes en el Observatorio Las Campanas en Chile. En la noche consecutiva, la de 15 de agosto, Marco Micheli, de la Agencia Espacial Europea, utilizó la red de telescopios del Observatorio de Las Cumbres para observarlo nuevamente desde los telescopios CTIO de Chile y desde Sudáfrica.

Órbitas alrededor del Sol de 2021 PH27, Mercurio y Venus

Órbitas alrededor del Sol de 2021 PH27, Mercurio y Venus

La ilustración muestra la ubicación de los Mercurio y Venus, y del asteroide la noche de su descubrimiento, el13 de agosto de 2021, tal y como se vería desde un punto de vista externo al Sistema Solar.

Foto: CTIO/NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva

“Aunque el tiempo de uso de un telescopio para los astrónomos es muy valioso, el amor por lo desconocido hace que los estos se muestren dispuestos a postergar sus observaciones para colaborar en nuevos e interesantes descubrimientos como este”, explicó Sheppard, dando a saber que los científicos de estos telescopios pospusieron sus propias investigaciones durante unos días para dirigir la mirada de sus telescopios a la recién descubierta roca espacial.

2021 PH27 posee un período orbital -tiempo que tarda en dar una vuelta alrededor del Sol- de 113 días, y una órbita alargada que se cruza con las órbitas de Mercurio y Venus. Según los científicos, es posible que el asteroide proceda del cinturón de asteroides principal situado entre Marte y Júpiter, y que haya sido expulsado de este por perturbaciones gravitacionales de los planetas interiores que lo acercaron al Sol. Sin embargo, su alta inclinación orbital, de 32 grados, también sugiere que podría ser un antiguo cometa procedente de la parte más externa del Sistema Solar, y que fue capturado al pasar cerca de uno de los planetas rocosos. Las observaciones futuras del asteroide darán más indicios sobre sus orígenes.

El primer asteroide inmigrante permanente de nuestro Sistema Solar

Más información

El primer inmigrante interestelar descubierto en el Sistema Solar

1

Fotografías

Los investigadores también barajan la posibilidad de que se su órbita también sea muy inestable por lo que probablemente acabará chocando contra Mercurio, Venus o el Sol en unos pocos millones de años, aunque también es plausible que acabe expulsado del Sistema Solar interior por la influencia gravitacional de los planetas interiores.

Asteroides en el seno del Sistema Solar

Los astrónomos tienen dificultades para encontrar estos denominados asteroides interiores porque a menudo se encuentran ocultos por la intensa luz del Sol. También se trata de objetos, por lo general inestables, ya que cuando la orbita de estos se acerca mucho al Sol, experimentan una gran variedad de perturbaciones, como presiones térmicas debido al calor y tensiones físicas a causa de las fuerzas de marea gravitacionales. Estas presiones de hecho en ocasiones provocan la ruptura de algunos de los asteroides más frágiles.

Telescopio Víctor M. Blanco del Observatorio Interamericano del Cerro Tololo

Telescopio Víctor M. Blanco del Observatorio Interamericano del Cerro Tololo

Foto: CTIO/NOIRLab/NSF/AURA/R. Sparks

"La fracción de asteroides en órbitas más internas que las de la Tierra y Venus, en comparación con los que se encuentran en órbitas exteriores, nos dará una idea de la solidez y composición de estos objetos", explica Sheppard. Esto tiene una gran importancia para el devenir de nuestro planeta, pues si la población de asteroides en órbitas similares a 2021 PH27 es reducida, proporcionaría a los astrónomos una información muy valiosa sobre qué fracción de los asteroides cercanos a la Tierra permanecen como simples agrupaciones de escombros, y cuales estarían conformados por rocas sólidas; lo cual resulta de vital importancia a la hora de estimar tanto las consecuencias de un hipotético impacto de uno de estos objetos contra la Tierra, como las estrategias a seguir para desviarlos.

Cómo desviar un asteroide

Más información

Cómo desviar un asteroide

“Comprender la población de asteroides interiores a la órbita de la Tierra, es importante para realizar un censo fidedigno de los mismos, incluidos algunos de aquellos que pueden impactar contra nuestro planeta y pueden pasar desapercibidos al acercarse a la Tierra durante el día", precisa Sheppard, quien añade que "2021 PH27 ahora está entrando en conjunción solar, es decir, se mueve detrás del Sol desde nuestro punto de vista". "Esperamos que vuelva a ser visible desde la Tierra a principios de 2022, cuando las nuevas observaciones podrán reducir su órbita a detalles más finos, lo que permitirá que el asteroide reciba un nombre oficial", concluye.