Deben multiplicarse por 5 los compromisos del Acuerdo de París para salvar el planeta

El último informe de la ONU asegura que incluso si se implementaran todos los compromisos del Acuerdo firmado en 2015, las temperaturas aumentarían hasta 3,2 grados en comparación con los niveles preindustriales, lo cual sería catastrófico para el planeta, pues los científicos ya han alertado de las graves consecuencias para la Tierra si se superan los 1,5 grados de aumento.

Si no se frena el calentamiento global en los próximos años el océano Ártico se quedará sin hielo durante el verano.

Si no se frena el calentamiento global en los próximos años el océano Ártico se quedará sin hielo durante el verano.

Foto: iStock

Muchas especies se extinguirán si continúa aumentando la temperatura global del planeta.

El Informe Anual de Brecha de Emisiones del PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) ha sido tajante este año: aunque se implementaran todos los compromisos del acuerdo de París, el incremento de las temperaturas globales provocaría impactos climáticos más destructivos y de mayor alcance de lo estimado. De hecho, salvo que cada año entre 2020 y 2030 se reduzcan los gases de efecto invernadero un 7,6%, el mundo no alcanzará el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5° C por encima de los niveles preindustriales tal y como establecía el Acuerdo de París ha alertado el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

O lo que es lo mismo, o la ambición colectiva aumenta más de cinco veces sobre los niveles firmados en la actualidad para lograr los recortes necesarios durante la próxima década, o dejará de existir nuestro planeta tal y como lo conocemos a día de hoy.

Acción inmediata contra el cambio climático

El PNUMA asegura que 2020 es un año crítico para la acción climática. "Nuestro fracaso colectivo para actuar de manera temprana y dura contra el cambio climático significa que ahora debemos realizar recortes profundos a las emisiones, más del 7 por ciento cada año, si lo desglosamos de manera uniforme durante la próxima década. Esto muestra que los países simplemente no pueden esperar hasta el final de 2020, cuando vencerán nuevos compromisos climáticos, para intensificar la acción. Cada ciudad, región, empresa e individuo deben actuar ahora”, dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA.

"Cada ciudad, región, empresa e individuo deben actuar ahora”, ha apuntado Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA

Andersen aseguró que se necesitan progresos rápidos para reducir emisiones tanto como sea posible en 2020 y posteriormente transformar las economías y las sociedades contra el calentamiento global. “Necesitamos ponernos al día con los años en que postergamos. Si no hacemos esto, la meta de 1,5° C estará fuera de alcance antes de 2030", apuntó.

Con un aumento de más de 1.5° C...

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtió además que superar el incremento de 1,5° C aumentaría la frecuencia e intensidad de los impactos climáticos tales como las olas de calor, grandes tormentas, etcétera. Además han recordado que dicho aumento provocarían un aumento del nivel del mar de hasta 10 centímetros lo que, entre otras cosas, haría que el océano Ártico se quedara sin hielo durante el verano y los arrecifes de coral se extinguirían para el año 2100.

El Ártico se derrite más rápido de lo esperado

Más información

El ártico se derrite más rápido de lo esperado

Un mayor esfuerzo de los países desarrollados

Las naciones que conforman el G20 representan el 78% del total de las emisiones, pero solo cinco miembros del G20 se han comprometido con un objetivo a largo plazo de emisiones cero. Con este dato en la mano el el informe ha puesto de manifiesto que los países desarrollados deben reducir sus emisiones más rápido que los países en desarrollo, por razones de equidad, y porque el Acuerdo establece que las naciones de bajos ingresos aún pueden aumentar las emisiones para impulsar su economía.

Según los científicos, los objetivos de París aún son posibles, pero no se están implementando lo suficientemente rápido ni a una escala lo suficientemente grande.

Así pues, el informe sostiene que en 2020 todas las naciones deben aumentar sustancialmente sus objetivos en las Contribuciones determinadas (NDC), como se conocen los compromisos de París, con políticas y estrategias de implementación. Y según este mismo organismo, los objetivos de París aún son posibles, pero no se están implementando lo suficientemente rápido o a una escala lo suficientemente grande.

Para limitar las temperaturas, las emisiones anuales en 2030 deben ser de 15 gigatoneladas de CO2, lo que significa recortes de 7,6% anuales hasta 2030 para la meta de los 1,5°, y de 2,7% por año para la meta del 2° C. Es decir, los niveles de ambición en las contribuciones nacionales deben aumentar al menos cinco veces para lograr la meta de 1,5° C y el triple para la de 2° C.

Cada año de retraso en aumentar la ambición sobre estos objetivos de reducción de CO2 conllevará la necesidad de recortes más rápidos, que se volverán cada vez más caros, poco probables y poco prácticos, advierte el PNUMA. O lo que es lo mismo: hay que actuar ya de manera drástica si no queremos que destruir el mundo en el que vivimos.

Los jóvenes se rebelan contra el cambio climático

Más información

Los jóvenes se rebelan contra el cambio climático

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?