Criptomonedas, la huella de carbono del dinero digital

El consumo de energía y las emisiones de carbono asociadas con la minería del Bitcoin se están acelerando rápidamente en China, según un nuevo estudio

Bitcoin y huella de carbono

Bitcoin y huella de carbono

Foto: iStock

06 de abril de 2021, 17:00 | Actualizado a

A la hora de escribir estas líneas el valor de un Bitcoin se encuentra en torno a unos 50.000 euros. Otra de las criptomonedas más populares del mercado, la segunda más valiosa al cambio en dinero fiduciario, Ethereum, ronda los 1.900 euros. El protocolo Bitcoin, y con ello el nacimiento del dinero digital, o las criptomonedas, vio la luz en el año 2009 con el objetivo de crear un nuevo medio de pago digital que posibilitara la ejecución online de transferencias de valor rápidas, a bajo coste, pero sobre todo que no pudieran ser controladas ni manipuladas por gobiernos, bancos centrales o entidades financieras. Durante su primer año de vida, un Bitcoin no tenía valor alguno, y no alcanzó su primer precio hasta el 2010, año en el que su valor más alto fue de 39 centavos de dólar. Hoy sin embargo empresas como Tesla Motors, ya permiten que sus productos sean pagados con criptomonedas, concretamente con Bitcoin, la más sólida de todas, y eso si, solo en los Estados Unidos.

El Bitcoin, así como otras monedas de la misma naturaleza, se basa en la tecnología blockchain, la cual permite transferencias entre pares registradas públicamente a través de redes informáticas cifradas sin la necesidad de una autoridad centralizada como un banco, lo que ha propiciado que su popularidad se dispare en los últimos años. Debido a sus características clave como la descentralización, la auditabilidad y el anonimato, blockchain es ampliamente considerada como una de las tecnologías más prometedoras y atractivas para una gran variedad de industrias. Pero ¿de dónde sale un bitcoin?, puede que se esté preguntando si no esta versado en el mundo de las criptomonedas.

Para entenderlo hagamos una sencilla comparación con el oro. Para obtener oro es necesario la maquinaria, la energía y la fuerza de trabajo adecuada para hacer que su extracción sea rentable y obtener beneficios. A grandes rasgos, la obtención de bitcoins está basada en un mecanismo parecido que recibe el nombre de minería de bitcoins, pero en el que los mineros reciben cada 10 minutos un problema matemático a resolver, y donde el primero en hacerlo se hace con las nuevas monedas que se ponen en circulación. Esta minería conlleva la expansión constante de la potencia de procesamiento de los equipos dedicados a las tareas de minería, lo que según los autores de un nuevo artículo que se publica esta semana en la revista Nature Communications bajo el título, Policy assessments for the carbon emission flows and sustainability of Bitcoin blockchain operation in China, está asociado con un mayor consumo de energía. "A pesar de sus promesas y atractivo, existe un inconveniente de emisión de carbono y energía no despreciable en la extracción de bitcoins" según sus autores.

Inteligencia artificial emocional para máquinas empáticas

Más información

Inteligencia artificial emocional para máquinas empáticas

El precio energético de una moneda digital

Para llevar a cabo su investigación Dabo Guan y Shouyang Wang, autores principales de estudio, rastrearon junto a sus colegas los flujos de emisión de carbono de las operaciones blockchain asociadas a la minería de bitcoin en China a través de un modelo de emisión de carbono simulado. Dadas las tendencias actuales en la minería de Bitcoin, estiman que el consumo de energía de este proceso alcanzará su punto máximo en 2024 consumiendo alrededor de 297 teravatios por hora y generando alrededor de 130 millones de toneladas métricas de emisiones de carbono, cantidades superan la producción anual total de emisiones de gases de efecto invernadero de países de tamaño medio en Europa, como Italia o la República Checa.

Los autores estiman que la minería de bitcoin producirá para el año 2024, 130 millones de toneladas métricas de emisiones de carbono

Los autores sugieren que las intervenciones políticas son fundamentales para reducir estos impactos. Sin embargo, al incorporar diferentes escenarios en su modelo, encuentran que las políticas actuales como los impuestos al carbono no son efectivas para frenar las emisiones de la industria de bitcoin. En cambio, encuentran que las políticas de regulación enfocadas a los mineros de bitcoin representan la mejor manera de alterar la estructura actual de consumo de energía y reducir las emisiones futuras de las operaciones blockchain.

Minerales de conflicto: el precio de los metales preciosos

Más información

Minerales de conflicto: el precio de los metales preciosos

16

Fotografías

Según defienden los autores, el creciente consumo de energía y las emisiones de carbono asociadas de la minería de bitcoin podrían socavar los esfuerzos sostenibles globales. De hecho debido al coste energético de la actividad, países como Mongolia, así como algunas regiones de China, ya han prohibido la minería de bitcoin en su territorio. Sin embargo, atendiendo a la filosofía que rodea a las criptomonedas y el espíritu que subyace detrás de las mismas, el de crear una moneda independiente de entidades financieras y gubernamentales, hay quien con ojos escépticos observa estas medidas como pequeños pasos que atienden a la fiscalización de una moneda que nació precisamente con el objetivo contrario.