Coronavirus: la doctora paciente

Janet M. Shapiro, directora de una unidad UCI en el hospital Monte Sinaí de Nueva York, cuenta su experiencia como paciente afectada por la COVID-19.

Diagnóstico pulmonar

Diagnóstico pulmonar

Foto: iStock

Diagnóstico pulmonar

“Esto es extraño”, le dije a mi colega, describiendo mi corazón acelerado a 130 latidos por minuto cuando me despertaba por las mañanas. Después de recuperarme de un cuadro leve de enfermedad por COVID-19, estaba emocionada de volver a trabajar en la unidad de cuidados intensivos. Pero después de unos días, supe que algo andaba mal.

Tras semanas de observar pacientes que se recuperaron de un cuadro similar y posteriormente se deterioraban y requerían intubación, me preocupaba terminar como ellos. Trabajar era la forma mágica de alejar estos pensamientos: "si podía cuidar a los pacientes con los síntomas más graves, entonces no podría ser uno de ellos" , me decía a mi misma.

África supera el millón de casos de Covid-19 y se enfrenta a los efectos colaterales de la pandemia

Más información

África supera el millón de casos de Covid-19

Mi nombre es Janet. M Shapiro, dirijo una UCI en el hospital Monte Sinaí de la ciudad de Nueva York, en un centro de especial para la pandemia del COVID-19. Tratamos una oleada continua de pacientes; situaciones trágicas de jóvenes y ancianos: pacientes con insuficiencia respiratoria, comas, accidentes cerebrovasculares, embolias pulmonares e insuficiencia renal.

Tratamos una oleada continua de pacientes; situaciones trágicas de jóvenes y ancianos

El equipo de protección personal me hace sentir bien y me da seguridad. También mi bata blanca. Cuando comencé la escuela de medicina en la Universidad de Columbia en 1981, todos los médicos y estudiantes vestían batas blancas y desde entonces he vestido una. Aunque las nuevas generaciones reniegan de ella, la bata blanca me define como médico y como la persona que no es un paciente en el hospital. Eso me ayudaba a lidiar con el miedo a la enfermedad en mi puesto de trabajo, sin embargo el miedo de llevar el COVID-19 a casa nunca desaparecía.

Un domingo mientras trabajaba, noté que no probé mi comida; un almuerzo que las enfermeras de la UCI prepararon con cariño para alimentar y cuidar a todo el equipo. Luego, tras de desarrollar tos y fiebre, obtuve un resultado positivo en la prueba del COVID-19. Estar en casa y lejos del trabajo de la UCI fue difícil. Como médico, el COVID-19 es el desafío médico de mi vida y necesitaba estar enfocada en él. Tuve que delegar la gestión diaria a colegas de confianza y aun así tratar de mantenerme al día con la información y las decisiones constantes. Daba mucho miedo conocer los peligros del COVID-19, por lo que verifiqué mi saturación de oxígeno en sangre, intenté dormir boca abajo y esperé no empeorar.

Conjurados contra los brotes de COVID-19

Más información

Conjurados contra los brotes de COVID-19

Tan pronto como me autorizaron regresar al trabajo, corrí de regreso a la UCI. Sin embargo, después de unos días me sentí peor, notando que mi frecuencia cardíaca se aceleraba incluso cuando me despertaba. Pasadas apenas unas jornadas no pude mantener el ritmo en el hospital; no podía respirar con mi N95, ni siquiera podía soportar las rondas.

Entré en el laboratorio de ecocardiografía y mientras observaba mi ecocardiograma, pude ver que las contracciones de mi corazón no eran todo lo vigorosas que deberían ser. Mi médico sugirió la admisión para la monitorización telemétrica, pero la rechacé. Me imaginé cómo sería ser admitido en la planta de telemetría, escuchar a los equipos de respuesta rápida y código médico a los que responde mi propio equipo y preguntarme si esa llamada sería para mí. No quería estar aislada, ya que el hospital ahora no permitía visitas. Rellene mi formulario solicitud de atención médica por completo y lo guardé en mi bolso, por si acaso. Me enviaron a casa para vigilar mis constantes vitales con las instrucciones de descansar y evitar el estrés, una receta imposible para estos tiempos.

SARS-CoV-2: La geometría del enemigo

Más información

La geometría del SARS CoV-2

Una vez en casa me centré en lo que experimentó mi cuerpo, la fuerza de mi pulso, la profundidad de la respiración. Aunque todavía estaba involucrada en el trabajo diario en el hospital, no pude soportar escuchar las noticias de televisión sobre lo que el COVID-19 le estaba haciendo a la gente de la ciudad, el número de muertes diarias, los trabajadores de la salud con exceso de carga de trabajo y las historias de familias en duelo.

Todos mis colegas y líderes del hospital me llamaron y me animaron a tomarme mi tiempo para recuperarme. Los síntomas de opresión en el pecho disminuyeron gradualmente y, afortunadamente, mejoraron los parámetros del ecocardiograma y de laboratorio.

¿Cuáles fueron las lecciones de un caso relativamente leve para este médico-paciente? El COVID-19 es realmente, ¡realmente!, trágico, peor de lo que podríamos haber esperado. Experimenté lo que es sentir la enfermedad en mi propio cuerpo, la dificultad para respirar, el corazón acelerado, la sensación de encontrarse mal y el terrible miedo que conlleva en estas circunstancias excepcionales. Esto es lo que los pacientes experimentan a diario, y eso que el mío fue un caso leve. Nadie está a salvo de la enfermedad. La magnitud de las pérdidas sigue siendo abrumadora: la desoladora cifra de más de 100.000 fallecidos solo en Estados Unidos, incluidos tantos trabajadores de la salud.

Todavía no puedo saborear la comida, pero poco a poco me voy sintiendo mejor. El COVID-19 me recordó el milagro y la fragilidad de un cuerpo sano y que el aislamiento de los pacientes es doloroso de observar e imaginar por uno mismo hasta que se experimenta personalmente. Pero también que nuestra humanidad es el mejor sustento durante esta crisis: trabajar juntos, cuidarnos unos a otros, brindar amabilidad a los pacientes y sus familias incluso desde la distancia, es lo que nos hará salir adelante.

Así infecta el coronavirus las células humanas paso a paso

Más información

Así infecta el coronavirus las células humanas

Compártelo