Comprobado científicamente 140 años después: Darwin tenía razón

Un estudio ha corroborado que los animales con mayor diversidad de especies y subespecies tienen más posibilidades de evolucionar, como postuló Charles Darwin en su obra más famosa, El origen de las especies.

Según el estudio científico, la diversificación de los mamíferos terrestres se ve más afectada por su medio.

Según el estudio científico, la diversificación de los mamíferos terrestres se ve más afectada por su medio.

Foto: iStock

Los animales con mayor número de especies deberían tener más "variedades" (subespecies) dentro de cada una de ellas. Esta diversidad facilitaría su especiación, esto es, la posibilidad de que surjan nuevas especies a partir de las anteriores. Esta teoría que Charles Darwin formuló en su obra El origen de las especies, parece haber quedado demostrada científicamente 140 años después de la publicación de la obra en la que el naturalista expuso la teoría de la Evolución. En un estudio publicado en la revista especializada Procedings of the Royal Society, Laura von Holstein, del St John's College de Cambridgeha corroborado para los mamíferos la hipótesis lanzada por el científico inglés hace casi un siglo y medio.

La famosa colección de fósiles de Charles Darwin está siendo escaneada y revisada

Más información

Los fósiles de Darwin están siendo escaneados y revisados

8

Fotografías

Especies y subespecies

Una especie se define como un grupo de animales que pueden cruzarse entre ellos y tener descendencia, mientras que las subespecies son poblaciones de la misma especie que difieren entre sí por rasgos físicos y hábitat. Así, el rinoceronte cuenta con cinco especies y dentro de ellas, la del rinoceronte blanco, por ejemplo, incluye dos subespecies (rinoceronte blanco del norte y rinoceronte blanco del sur). Por su parte, la especie humana no tiene subespecies, mientras que en el extremo opuesto, el zorro común cuenta con hasta 45 subespecies.

Las especies son un grupo de animales capaces de cruzarse entre ellos y tener descendencia. Las poblaciones con diferentes rasgos físicos son subespecies.

En su trabajo, van Holstein ha establecido una fórmula que le permite relacionar la riqueza de especies y la de subespecies de mamíferos. Según sus datos, los mamíferos terrestres tendrían una tasa de diversificación baja (pocas subespecies por especie), en cambio, este parámetro crecería espectacularmente entre los mamíferos acuáticos y los murciélagos (que cuentan con más de mil especies).

¿Cuánto sabes sobre canguros?

Más información

¿Cuánto sabes sobre canguros?

Futuras especies

Los resultados del estudio sugieren que la diversificación de los mamíferos terrestres se ve más afectada por su medio que las de los mamíferos no terrestres y esto, como apunta van Holstein "afecta la forma en que las subespecies pueden en un momento dado convertirse en especies".

Las subespecies tendrían en este sentido un papel vital en la evolución a largo plazo de las especies, ya que cuanto mayor sea el número de subespecies, más posibilidades tendrán de generar una nueva especie que se adapte a los cambios ambientales y a la selección natural apuntada por Darwin.

Las subespecies tendrían un papel crucial en la evolución de las especies, mucho mayor de lo que se pensaba hasta ahora.

Entonces, ¿las subespecies podrían considerarse una etapa temprana de especiación? "Rotundamente sí", afirma van Holstein, que remarca otra conclusión de su trabajo: el impacto que tendrá en la evolución futura de las especies la actividad humana actual: "la tala y la deforestación, afectarán a la evolución en el futuro al alterar el hábitat de las especies", apunta la científica.

La investigadora se centra ahora en averiguar de qué manera pueden ayudar estos datos a la predicción de qué animales tienen más posibilidades de extinguirse o a cuáles hay que prestar más atención para su conservación.

Animales en peligro de extinción, una lista que crece cada año

Más información

Animales en peligro, una lista que crece cada año

Compártelo