Ilusiones ópticas: así juega tu cerebro contigo

La magia es pura ciencia. En el libro 'El cerebro ilusionista' (RBA), Luis M.Martínez y Jordi Camí explican qué mecanismos utiliza la magia para que percibamos lo que en realidad no sucede.

Rotsnake

Rotsnake

Rotsnake

"Cuando un mago manipula una baraja, o unas monedas, todo lo que hace y dice es previsible hasta que llega el sorprendente desenlace que rompe con nuestras expectativas y nos desarma porque pone en crisis nuestra capacidad de inferencia y anticipación. El error de predicción, la diferencia entre las señales sensoriales que predecimos y las que obtenemos es demasiado grande para poder ser asumido. Nos genera un conflicto, una disonancia, una ilusión de imposibilidad que escapa a nuestro control consciente. Esa es la magia de la magia". Así explican Jordi Camí y Luis M. Martínez, autores de 'El cerebro ilusionista' (RBA) cómo nuestra mente nos engaña continuamente hasta hacernos creer lo que no vemos a través de mecanismos -la memoria, el campo visual...- que en realidad son lógicos e inteligibles. Es la tesis de un libro apasionante donde Camí -médico y catedrático en la UPF- y Camí -biólogo y científico del CSIC- analizan la magia desde la base de la neurociencia. Leerlo es darse cuenta de cuán frágil es lo que entendemos como verdadero.

Y es que la realidad no existe. "No es un reflejo directo, ni siquiera una representación objetiva del mundo en el que nos movemos y comportamos", nos cuentan los autores. "La forma en que percibimos las cosas es, en cierto modo, una ilusión, una construcción inteligente del cerebro para sobreponerse a todos los límites de procesamiento de información que tiene".

Todo es aproximado

¿Cuáles son estos límites? Para empezar, el mundo en que nos movemos es multidimensional y en cambio nosotros nos solemos regir dos dimensiones básicas: el tiempo y el espacio. En segundo lugar, "las neuronas y los circuitos neuronales que forman el sustrato de nuestras capacidades cognitivas son relativamente lentas con respecto a la velocidad a la que se producen cambios en nuestro entorno". Y en tercer lugar, el cerebro tiene una capacidad de procesamiento y almacenamiento de información limitada. "Solo a través de nuestros ojos, recibimos unos 70 GBytes de información por segundo y nuestro cerebro, sin embargo, procesa información visual a un ritmo mucho menor, de aproximadamente 1Mbyte por segundo, como una antigua conexión de Ethernet", cuentan los doctores.

Vistas estas limitaciones, lo que hace nuestro cerebro todo el tiempo son aproximaciones. "La información que recibe es siempre indirecta, tamizada y afinada a través de los órganos de los sentidos cada uno con sus limitaciones y sesgos característicos. Los circuitos neuronales de nuestro cerebro, de manera continua, intentan por lo tanto descubrir qué hay en el mundo realizando y actualizando conjeturas, inferencias sobre las causas que podrían generar la información sensorial que reciben", explican Martínez y Camí.

Una máquina lenta que la magia aprovecha

Para entender cómo funcionamos por predicciones, valga el ejemplo de un portero de fútbol que se lanza a derecha o izquierda para parar un balón. Su cerebro no puede pedirle al cuerpo una acción en tiempo real porque sería imposible alcanzar la pelota, y por tanto, predice lo que va a ocurrir en función de su experiencia y la poca información -limitada siempre- que le llega a través de los sentidos. O los movimientos de un esgrimista: ¿cómo lo hace para esquivar los embates del oponente? Pues sencillamente, prediciendo cómo acabará el ataque.

Y esto es lo que ocurre con la magia: "La magia deja en evidencia los automatismos y las predisposiciones que utilizamos para predecir el mundo que nos rodea, controlan nuestra atención y la información que recibimos; sabe cómo la usaremos y manipulan nuestra percepción y memoria de tal forma que, aunque miremos, no veamos lo que ocurre. Pueden condicionarnos e influir en nuestras decisiones, como la finta de un esgrimista hace que su oponente defienda el lado contrario al que realmente recibirá el ataque. Y todo ello sin que nos demos cuenta".

Juega aquí con algunos ejemplos de 'El cerebro ilusionista'

El libro está lleno de casos prácticos, de imágenes y de códigos QR que te llevarán a videos insólitos donde entenderás qué hay detrás de los trucos de magia y cómo funciona nuestro cerebro gracias a las explicaciones de Jordi Camí y Luis M.Martínez. Pero exponemos en esta galería algunos ejemplos, con sus explicaciones, para que entiendas mejor tus ilusiones... ¡y juegues!

...

'El cerebro ilusionista', de Jordi Camí y Luis M.Martínez ha sido publicado por RBA libros. Más info aquí.

Portada de 'El cerebro ilusionista' (RBA) de Jordi Camí y Luis M.Martínez

Portada de 'El cerebro ilusionista' (RBA) de Jordi Camí y Luis M.Martínez

Compártelo