Los chimpancés reconocen los cráneos de sus congéneres fallecidos

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Kyoto sugiere que los chimpancés son capaces de reconocer los rasgos propios de su especie en los cráneos de otros chimpancés difuntos.

Imagen de un chimpancé con su cría.

iStock

¿Pueden los chimpancés reconocer el esqueleto de un miembro de su propia especie? En un principio, la comunidad científica no ha prestado nunca demasiada atención a este tema ya que tradicionalmente se ha asumido que los chimpancés tienen muy poco o ningún conocimiento sobre la anatomía de sus congéneres. Aunque en ocasiones sí ha podido documentarse que los chimpancés interactúan con otros chimpancés difuntos, visitan sus cadáveres e incluso que muestran un comportamiento muy parecido al del luto. Para lograr saber más sobre este controvertido aspecto del carácter de estos simios, un equipo de científicos de la Universidad de Kyoto, en Japón, ha realizado un estudio que al parecer demuestra que los chimpancés prestan atención visual a las imágenes de cráneos con las características anatómicas propias de su especie.

Los investigadores creen que los cráneos de los chimpancés fallecidos poseen rasgos similares a los rostros de los chimpancés vivos. El contorno de la cara, de los ojos, de la nariz y de los dientes activa, muy probablemente, una red en una región cerebral de estos primates que originariamente evolucionó para detectar y procesar la fisonomía facial. "Utilizamos imágenes de caras, cráneos y piedras con forma de calavera que representan cuatro especies diferentes", informa el autor principal del estudio, André Gonçalves. En resumen, que los chimpancés parecen saber cuándo un cráneo pertenece a un miembro de su misma especie, lo que los investigadores han relacionado con la pareidolia, un fenómeno psicológico que consiste en reconocer patrones significativos (como caras) y que está íntimamente relacionado con la capacidad del cerebro para detectar rostros. "Esto explica por qué vemos rostros ilusorios en cosas como nubes y rocas, y los cráneos de los primates son tan parecidos a rostros como cualquier otra cosa en la naturaleza", comenta Gonçalves.

Los investigadores creen que los cráneos de los chimpancés fallecidos poseen rasgos similares a los rostros de los chimpancés vivos.

Dos chimpancés en las selva del Congo.

Foto: iStock

Según las conclusiones del estudio, publicadas en la Royal Society Open Science, los chimpancés no solo parecen presentar una mayor preferencia por los rostros de otros chimpancés, sino que además muestran una inclinación muy parecida hacia los cráneos de estos. De hecho, el detalle que más parece llamar su atención y en el que se fijan durante más tiempo son precisamente los dientes.

Jane Goodall, la luchadora incansable por los derechos de los animales

Más información

Jane Goodall, la luchadora incansable por los derechos de los animales

Para probar la hipótesis de la atención visual de los chimpancés, Gonçalves y su equipo llevaron a cabo tres experimentos para los que se sirvieron de un dispositivo de seguimiento ocular con el que pudieron localizar exactamente los puntos en los que se fijan los chimpancés y durante cuánto tiempo. Pero ¿son conscientes los chimpancés salvajes de que tienen entre sus manos los huesos de un congénere? El estudio no lo demuestra de manera incuestionable, pero sí determina que “cuando un chimpancé salvaje encuentra un cráneo, probablemente estará más atento a él que a ningún otro objeto inanimado en su entorno puesto que se parece a uno de los suyos”, concluye el investigador.

Chimpancés de la sabana, un modelo para entender la evolución humana

Más información

Chimpancés de la sabana, un modelo para entender la evolución humana