El Ártico se derrite más rápido de lo esperado

Un nuevo estudio sugiere que capa de hielo marino del Ártico ha disminuido, en promedio, en más de un tercio desde 1984 hasta 2018. Una involución acelerada que puede apreciarse con claridad en este vídeo distribuido por la Advancing Earth and Space Science.

El rápido deshielo del Ártico

Deshielo en el ártico

Al norte del Círculo Polar Ártico nuestro planeta está cubierto por una implacable masa congelada -en realidad un mar- muy sensible a los azotes del cambio climático. Los científicos avisan: a mediados de este siglo- si no antes-, los veranos árticos serán tan cálidos que la mayor parte de la banquisa se derretirá. En septiembre de 2018, cuando la banquisa ártica alcanzó su extensión mínima anual -muy inferior a la registrada en décadas anteriores-, cientos de barcos navegaron por la región, atraídos por las nuevas rutas abiertas por el deshielo, algo impensable hace solo unas décadas.

La región que mejor aguantará los estragos del aumento de las temperaturas es una franja de océano de unos 2.000 kilómetros de longitud situada al noroeste de Groenlandia. Según una investigación reciente publicada en Geophisical Research Letters, es la última zona que perderá el hielo perenne, con lo que podría convertirse en un importante refugio a las especies dependientes del hielo ártico, como los osos polares, las morsas y los narvales.

Un tercio menos de hielo en el Ártico

La misma investigación apunta a que la capa de hielo marino del Ártico ha disminuido, en promedio, en más de un tercio desde 1984 hasta 2018. Únicamente se salvarán dos áreas: un parche de hielo situado inmediatamente al norte de Groenlandia y otra situada a unos 1.300 kilómetros al oeste, que engloba las islas más septentrionales de Canadá.

La región que mejor aguantará el aumento de la temperatura es una franja de océano de unos 2.000 kilómetros de longitud situada al noroeste de Groenlandia.

A diferencia del resto del Ártico, el grosor del hielo de estas dos regiones varían hasta un máximo de 4 metros aproximadamente. Pero el nuevo análisis del equipo también revela que la pérdida de hielo en esta zona también está ocurriendo a una velocidad que dobla la experimentada en otras partes del Ártico. Quizá estos dos 'oasis de hielo' sean los únicos refugios de hielo para la fauna salvaje que dependa de las bajas temperaturas.

Groenlandia vuelve a tener el clima de la época de los vikingos

Más información

Groenlandia vuelve al clima de los vikingos

13

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?