Los antiguos pingüinos gigantes ya usaban sus alas para nadar

Un nuevo estudio científico ha encontrado sorprendentes parecidos entre los huesos fosilizados de los pingüinos gigantes que habitaban hace 62 millones de años lo que hoy es Nueva Zelanda y un grupo de aves más recientes que poblaban el hemisferio norte. Los resultados de los análisis podrían arrojar nueva luz sobre por qué las aves empezaron a usar sus alas para nadar en lugar de volar.

Pingüinos gigantes

Pingüinos gigantes

Los pingüinos gigantes ya usaban sus alas para desplazarse por el agua. Un equipo científico multidisciplinar ha concluído evolucionaron de manera similar a sus primos lejanos, los plotoptéridos, que poblaban el hemisferio norte.

Ilustración: Cortesía de Mark Witton

Pingüinos gigantes

Hace aproximadamente unos 62 millones de años, (solo) unos tres millones de años después de la extinción del cretáceo paleógeno, en la que desaparecieron los dinosaurios, los primeros pingüinos conocidos nadaban en aguas tropicales que quedaron sepultadas por la masa continental que hoy corresponde con Nueva Zelanda. Aquellos monstruos, cuya altura podía superar los 1,6 metros de alto, prosperaban sin dificultad debido a la ausencia de depredadores, aunque en algún momento decidieron que sacarían mejor provecho de sus alas sin las empleaban para desplazarse dentro del agua, en lugar de sobrevolar el mar en busca de alimento.

Algunas decenas de millones de años más tarde- en concreto hace entre 37 y 34- aparecieron en el hemisferio norte los denominados plotoptéridos, unas aves marinas no voladoras emparentadas con los cormoranes y alcatraces actuales, de los que la comunidad científica ha encontrado sendos registros fósiles en distintos sitios de Japón y de América del Norte.

Un equipo científico multidisciplinar acaba de encontrar un vínculo entre estas dos criaturas tan distantes en el tiempo y en el espacio. Sus conclusiones podrían ayudar a encontrar una respuesta a una sempiterna pregunta ¿cómo y por qué las aves empezaron a dejar de volar para surcar los mares?

Al igual que los pingüinos, los plotoptéridos usaban sus alas -similares las aletas de los peces- para nadar. Sin embargo, a diferencia de aquellos, no consiguieron prosperar, y se extinguieron hace aproximadamente unos 25 millones de años.

Ahora, un equipo científico liderado por el doctor Gerald Mayr del Instituto de Investigación Senckenberg y el Museo de Historia Natural de Frankfurt; y James Goedert, del Museo Burke de Historia y Cultura Natural y de la Universidad de Washington decidieron comparar los huesos fosilizados de los plotoptéridos con especímenes fósiles de pingüinos gigantes de las especies Waimanu, Muriwaimanu y Sequiwaimanu de la colección del Museo de Canterbury, en Reino Unido. Sus conclusiones han sido recopiladas en un estudio publicado en Journal of Zoological Systematics and Evolutionary Research .

Protoptéridos

Protoptéridos

Los protoptéridos, como estos del género Copepteryx, se asemejaban mucho a los pingüinos, pero se extinguieron hace unos 25 millones de años. Ambas aves ancestrales desarrollaron estas características alas de forma independiente, sostienen los investigadores. 

Alas natatorias

Descubrieron que tanto los plotoptéridos como los antiguos pingüinos tenían largos picos, con unas hendiduras similares a narinas, además de unos huesos muy parecidos en el pecho y en los hombros, además de unas alas muy similares. Esas coincidencias sugieren que ambos grupos de aves eran potentes nadadores que usaban sus alas para propulsarse debajo del agua en busca de alimento. Además, algunas especies de ambos grupos tenían tamaños considerables: los plotoptéridos más grandes conocidos podían superar los dos metros de largo, mientras que algunos pingüinos gigantes superaban de largo el metro y medio.

"Lo más sorprendente es que los plotoptéridos y los antiguos pingüinos desarrollaron estas características compartidas de forma independiente - afirma la doctora Vanessa De Pietri, del Museo de Canterbury, en un comunicado- Este es un ejemplo de lo que llamamos convergencia evolutiva, cuando los organismos distantes relacionados desarrollan rasgos morfológicos similares en condiciones ambientales similares".

"Es un ejemplo de convergencia evolutiva. Animales en lugares distintos evolucionan de manera similar", Vanessa de Petri- Museo de Canterbury

La fabulosa diversidad de las aves

Más información

Miles de aves distintas

22

Fotografías

Convergencia evolutiva

"Estas aves evolucionaron en diferentes hemisferios, con millones de años de diferencia, pero desde la distancia sería difícil distinguirlas -afirma el doctor Goedert. Los plolotpéridos parecían pingüinos, nadaban como pingüinos, probablemente comían como pingüinos, pero no eran pingüinos".

"Pingüinos y lotopteridos compartían principalmente las mismas características locomotoras, por eso es probable que evolucionaron de igual manera”, explica el doctor Mayr a National Geographic, quien sugiere que este hecho podría explicar por qué las aves empezaron a usar las alas para nadar, en lugar de volar. “Los pingüinos fueron las primeras aves que desarrollaron esa capacidad, los registros fósiles nos dicen que todas las aves anteriores se desplazaban bajo el agua con las patas”, sostiene el investigador. ¿Cómo se produjo esa evolución convergente? ¿Existen más casos similares? ¿Por qué se extinguió aquella especie, pese a contar con las mismas habilidades que sus parientes, los pingüinos? “Es difícil saber -nos explica el doctor Mary- quizás por razones ecológicas, o debido a la competición por encontrar las mejores zonas de cría. Sea como fuere, posteriores investigaciones arrojarán nueva luz sobre estas y otras cuestiones.

Compártelo