¿Vida en Encélado? Primero hay que estudiar un volcán submarino hawaiano

En su búsqueda de vida extraterrestre, la NASA se ha fijado en un objetivo terrestre: los manantiales que emergen de Lōʻihi, un volcán submarino frente a la costa de la isla de Hawái

1 / 2
encelado1. Actividad hidrotermal

1 / 2

Actividad hidrotermal

Representación artística que muestra una sección transversal de la corteza de Encélado: las columnas de agua que hay en la superficie de la luna podrían ser producidas por la actividad hidrotermal.

Imagen: NASA-GSFC / SVS, NASA / JPL-Caltech / Southwest Research Institute

encelado2. Interior de Encélado

2 / 2

Interior de Encélado

Representación artística del interior de la luna Encélado, el sexto satélite más grande de Saturno. La sonda Cassini de la NASA detectó la presencia de un océano global y probablemente actividad hidrotermal. Columnas de partículas de hielo, vapor de agua y moléculas orgánicas emergen de las fracturas que hay en el polo sur de Encélado.

Imagen: NASA / JPL-Caltech

encelado2

¿Vida en Encélado? Primero hay que estudiar un volcán submarino hawaiano

La sonda espacial Cassini se desintegró en septiembre de 2017 y, entre sus proezas, destaca el descubrimiento de una columna de agua, similar a un géiser, que era expulsada hacia la atmósfera desde debajo de la superficie helada de Encélado, la sexta luna más grande de Saturno. Las características de la columna de agua sugerían la presencia de actividad hidrotermal. Los científicos creen que tanto Encélado como Europa, uno de los cuatro satélites galileanos de Júpiter, parecen tener océanos líquidos y actividad hidrotermal bajo sus respectivas cortezas de hielo. Estas dos lunas son lugares adecuados en la búsqueda de vida potencial porque el agua interactuando con las rocas en los fondos marinos podría producir unas reacciones químicas que posibilitarían el metabolismo microbiano.

La luz solar resalta los géiseres de Encélado

Más información

La luz solar resalta los géiseres de Encélado

En su búsqueda de vida extraterrestre, la NASA se ha fijado en un objetivo terrestre: los manantiales que emergen de Lōʻihi, un volcán submarino que está formando la próxima isla del archipiélago de Hawái. Los manantiales burbujeantes de Lōʻihi, que se encuentra frente a la costa de la isla de Hawái, podrían contener lecciones valiosas en la búsqueda de vida extraterrestre, según reveló ayer la NASA en un comunicado. El proyecto SUBSEA (Systematic Underwater Biogeochemical Science and Exploration Analog) podría ayudar a diseñar las futuras misiones científicas que explorarán el Sistema Solar.

Lōʻihi es un volcán submarino que está formando la próxima isla del archipiélago de Hawái

El monte submarino Lōʻihi es interesante para la NASA porque el magma fundido emerge desde el medio de una placa tectónica, mientras que aquellas zonas en las que entran en contacto las placas tectónicas podrían ser demasiado cálidas como para proporcionar una representación realista de la actividad hidrotermal de las lunas de Júpiter y Saturno. Durante este 2018, la expedición SUBSEA a bordo del buque Nautilus, además de otros científicos e instituciones, estudiarán las condiciones que hay alrededor de los manantiales submarinos de Lōʻihi, bajo diferentes presiones y temperaturas.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?