Tipos de plástico según su facilidad de reciclaje

En el año 1988, la Sociedad de la Industria del Plástico introdujo el sistema RIC para identificar la resina plástica de los productos. Hoy es un sistema internacional que ayuda a distinguir los tipos de plásticos para su reciclaje y reutilización.

22 de mayo de 2018, 17:12 | Actualizado a

Casi todos los tipos de plásticos se pueden reciclar. Sin embargo, la medida en que se reciclan depende de factores técnicos, económicos y logísticos. Los plásticos son un recurso finito y valioso, por lo que el mejor resultado después de su uso inicial suele ser reciclarlo en un nuevo producto.

Cada año, el mundo produce más de 300 millones de toneladas de residuos plásticos y tan solo el 14% se recolecta para su reciclaje. Un dato esperanzador teniendo en cuenta que en 1980 no se reciclaba casi nada y que era una utopía en el futuro del ecologismo. Quizá no sabíamos el daño que generarían todos los residuos plásticos del planeta. Quizá sí lo sabíamos pero nos tapamos los ojos. Ahora cada vez tenemos más información sobre la composición de los materiales que usamos en nuestro día a día y podemos decidir mejor qué consumir y en qué formato.

¿Por qué existen diferentes tipos de plástico?

En 1988, la Sociedad de la Industria del Plástico introdujo el sistema internacional ASTM de Código de Identificación de Resinas (RIC), un conjunto de símbolos que aparecen en los productos plásticos identificando el tipo de resina plástica con el que se han fabricado.

Nacido en Estados Unidos, su propósito era “proporcionar un sistema nacional coherente para facilitar el reciclaje de plásticos posconsumo”. Sin embargo, con el paso de los años se ha reconocido como la clasificación de plástico estándar mundial.

¿Cómo se diferencian los diferentes tipos de plásticos?

No todos los plásticos nacen iguales. De hecho, este material no solo se puede encontrar en una gran variedad de formas y colores, sino también en variados tipos.

En cada producto plástico hay un triángulo de flechas (RIC) que contiene un número del uno al siete en su interior. El propósito de este número es identificar el tipo de plástico que se utiliza en el producto, ya que la comprensión de este sistema hará que sea más fácil la elección de los plásticos y conocer si se pueden reciclar o reutilizar.

En este gráfico multimedia interactivo puedes conocer los diferentes tipos de plástico y cómo se reciclan:

(Clica para interactuar con el gráfico y conocer más sobre los diferentes tipos de plásticos)

¿Qué plásticos se pueden reciclar?

Prácticamente casi todo el plástico se puede reciclar, pero la medida en la que se reciclan depende de factores económicos y logísticos. Aquellos más reciclados coinciden con los que son más fáciles de reciclar, que son los dedicados, por ejemplo, a fabricar botellas de plástico o tetrabricks (PET y HDPE).

Sin embargo, aquellos plásticos que están fabricados con materiales difícilmente separables, muy degradados por las condiciones atmosféricas o muy pigmentados son muy difíciles de reciclar. Actualmente existen siete tipos de plástico y son seis los que se pueden reciclar con total seguridad (PET, HDPE, PVC, LDPE, PP y PS). En el plástico denominado con el número 7 (Otros) se catalogan aquellos que son fabricados con la mezcla de varias resinas, entre ellas el policarbonato y el ABS, que normalmente no se pueden reciclar o es muy difícil.

¿Qué países generan más plástico?

Los plásticos de un solo uso, aquellos productos baratos que usamos una vez y más tarde tiramos, personalizan la crisis actual de los plásticos. Hoy en día, este tipo de residuos representan más de un tercio de los plásticos producidos cada año, y el 98% se fabrica a partir de combustibles fósiles.

En este mapa multimedia se pueden apreciar los países que generan más plásticos de un solo uso y su cantidad per cápita:

(Clica para interactuar con el mapa y conocer qué países generan más plásticos)

Aunque actualmente se recicla más que antaño, es necesario reducir la producción de plástico a nivel mundial. Para ello, sería imprescindible potenciar las prácticas sostenibles de consumo y producción, el desarrollo y la adaptación de alternativas por parte de las multinacionales y una mayor conciencia del consumidor para propiciar elecciones más responsables.

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!