¿Tendremos más fenómenos meteorológicos extremos en el futuro?

Los desastres meteorológicos producto del cambio climático son una realidad. Y no parece que el futuro es bastante negro cuando hablamos de sequías, huracanes, inundaciones, olas de calor...

Lluvias torrenciales

Lluvias torrenciales

Vecinos de Sant Llorenç, Mallorca, trabajan para achicar el agua de las últimas lluvias torrenciales que asolaron la isla. 

Foto: Gtres

inundaciones

La meteorología está cambiando y no hace falta analizar grandes datos para darnos cuenta de que el clima, en las últimas décadas, ha experimentado cambios continuos. El calentamiento global es un hecho y ya ningún científico en sus cabales se atreve a negarlo. Desde la década de 1950 muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos milenios. La atmósfera se ha calentado, el volumen de hielo y nieve ha disminuido, el nivel del mar ha crecido y las concentraciones de gases de efecto invernadero se han elevado hasta niveles sin precedentes en los últimos 800.000 años.

Está claro que ante la magnitud de este cambio y del que está por venir, muchos de los fenómenos meteorológicos que considerábamos poco habituales pueden convertirse en frecuentes o incluso algunos variar su intensidad.

Olas de calor más severas

Las altas temperaturas se cobran cada verano miles de vidas en todo el planeta. Por ejemplo, una de las peores olas de calor sufridas en Europa, la de 2003, terminó con más de 50.000 fallecidos en el viejo continente. La tendencia es clara: las temperaturas seguirán aumentando en los próximos años, lo que provocará un aumento de las olas de calor y de los días con altas temperaturas de aquí a final de siglo.

Menos lluvias en el Mediterráneo, pero con más intensidad

La cuenca del Mediterráneo es una de las áreas mundiales donde se estima que puedan ser más evidentes los cambios en las condiciones climáticas durante las próximas décadas según el estudio realizado por Jorge Olcina de la Universidad de Alicante. En esta zona, si se cumplen las previsiones de cambio climático, se incrementarán los eventos extremos de temperatura y precipitación. Podría llover menos, pero en los momentos en los que llueva, darse precipitaciones más intensas o torrenciales.

El cambio climático amenaza el Patrimonio Mundial

Más información

Así amenaza el cambio climático el Patrimonio Mundial

13

Fotografías

En Europa, los principales efectos se manifestarán probablemente en un cambio de la frecuencia de los fenómenos extremos y de la precipitación, que causará más sequías en algunas áreas y más crecidas fluviales en otras, especialmente al norte del continente.

Más noches tropicales

En este sentido es muy probable que también en el Mediterráneo se den noches cada vez cálidas, de las que se denominan tropicales y cuya temperatura mínima esté por encima de los 21ºC, algo que ya ha ocurrido en los últimos años.

Huracanes de mayor categoría

Los investigadores están divididos sobre la cantidad de huracanes que se producirán en el futuro. Sin embargo, en lo que sí parece coincidir la comunidad científica, es en el hecho de que los que se formen podrían ser de categorías más altas y por lo tanto más destructivos.

Sequías extremas que darán lugar a potentes migraciones: refugiados climáticos

En algunas regiones, como en el Cuerno de África, muchas poblaciones han tenido que emigrar debido a la escasez de agua. Son los conocidos como refugiados climáticos o medioambientales. De aquí a 2100 muchas otras regiones del planeta podrían enfrentarse a episodios de sequías extremos. En Europa, la probabilidad de sufrirlas se encontraría en el sur del continente.

Mar Gómez, ElTiempo.es

Abocados a un mundo más seco

Más información

Abocados a un mundo más seco

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?