En el subsuelo profundo de Marte hubo un sistema de lagos interconectados

Un estudio reciente revela la primera evidencia geológica de un antiguo sistema de lagos interconectados; la misión Mars Express ha permitido explorar 24 cráteres profundos que esconden ciertas características que sólo pudieron haberse formado con la presencia de agua

1 / 4
marte1. Cuenca profunda marciana

1 / 4

Cuenca profunda marciana

Un ejemplo de ciertas características descubiertas en una cuenca profunda de Marte que demuestran la influencia de las aguas subterráneas hace miles de millones de años.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / MSSS

marte2. Distribución de las antiguas cuencas fluviales en Marte

2 / 4

Distribución de las antiguas cuencas fluviales en Marte

Los cráteres explorados están marcados con puntos rojos.

Topografía: NASA / MGS / MOLA; distribución de los cráteres: F. Salese et al (2019)

marte3. Evolución temporal de las cuencas llenas de agua

3 / 4

Evolución temporal de las cuencas llenas de agua

Imágenes: NASA / JPL-Caltech / MSSS; diagrama adaptado de F. Salese et al. (2019)

marte4. Misión de exploración Mars Express

4 / 4

Misión de exploración Mars Express

La misión Mars Express ha permitido explorar 24 cráteres profundos y cerrados en el hemisferio norte de Marte.

Imagen de la nave: ESA / ATG medialab; Marte: ESA / DLR / FU Berlin

marte4

En el subsuelo profundo de Marte hubo un sistema de lagos interconectados

Un nuevo estudio, publicado en Journal of Geophysical Research: Planets, revela la primera evidencia geológica (las evidencias procedían hasta ahora de modelos informáticos) de un antiguo sistema de lagos interconectados que hubo en el subsuelo profundo de Marte, informa hoy la Agencia Espacial Europea en un comunicado. "Marte fue un mundo acuoso en el pasado, pero el clima del planeta cambió y el agua se retiró por debajo de la superficie, formando depósitos y capas freáticas", explica Francesco Salese, de la Universidad de Utrecht y el principal autor del estudio.

En el pasado remoto, Marte debió de tener un clima diferente, probablemente más cálido y húmedo; incluso puede que tuviera un ciclo de agua. Hace unos 3.700-3.800 millones de años se produjo un cambio climático y, de un entorno algo neutral, potencialmente apto para la vida y esporádicamente húmedo, se pasó a un entorno más ácido, seco, frío y hostil para la vida. La pérdida gradual de la atmósfera marciana y un cambio en la actividad volcánica del planeta ocasionaron este cambio climático, según los últimos conocimientos.

En Marte hubo lagos efímeros y hoy no está para nada geológicamente muerto

Más información

Paleolagos de Marte

4

Fotografías

Las primeras evidencias geológicas de que hubo un sistema de agua subterránea a escala planetaria son las siguientes: Salese y sus colaboradores han explorado 24 cráteres profundos y cerrados en el hemisferio norte de Marte y en el suelo o base de estos cráteres han descubierto ciertas características que sólo pudieron haberse formado con la presencia de agua. El suelo de los cráteres se encuentra a 4.000-4.500 metros de profundidad con respecto a un hipotético nivel del mar que se define arbitrariamente a partir de la elevación y de la presión atmosférica.

Algunas de las características que han descubierto: canales que han quedado grabados en las paredes del cráter, valles excavados por las aguas subterráneas, deltas oscuros y curvados presumiblemente formados cuando los niveles hídricos aumentaron y disminuyeron, terrazas formadas por el agua en las paredes de los cráteres y depósitos de sedimentos con forma de abanico, asociados al flujo del agua.

En el polo sur de Marte hay agua líquida y salada, según el radar italiano MARSIS

Más información

Mucha agua bajo el suelo de Marte

4

Fotografías

El nivel del agua coincide con las líneas de costa propuestas de un supuesto océano marciano que pudo haber existido en Marte hace unos 3.000-4.000 millones de años. "Creemos que este océano debió de estar conectado al sistema de lagos subterráneos extendidos por todo el planeta", dice Gian Gabriele Ori, director de la Escuela de Investigación Internacional de Ciencias Planetarias de la Universidad d'Annunzio y coautor del estudio. "Estos lagos debieron de existir hace unos 3.500 millones de años, al mismo tiempo que el océano marciano", añade.

Por último, los investigadores también han detectado, en el interior de cinco de los cráteres, signos de minerales asociados al surgimiento de la vida en la Tierra: diversas arcillas, carbonatos y silicatos. El hallazgo refuerza la idea según la cual estas cuencas marcianas habrían tenido en el pasado los ingredientes necesarios para albergar vida.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?