Premio Nobel de Medicina 2018 a un revolucionario tratamiento del cáncer

"Allison y Honjo han demostrado cómo diferentes estrategias de inhibición de los frenos en el sistema inmunitario pueden ser usadas en el tratamiento del cáncer", ha expresado hoy la Asamblea Nobel en el Instituto Karolinska

James P. Allison y Tasuku Honjo

James P. Allison y Tasuku Honjo

Ilustración que representa a los ganadores del Premio Nobel en Fisiología o Medicina de 2018: a la izquierda, el norteamericano James P. Allison (Alice, estado de Texas, 1948); y a la derecha, el japonés Tasuku Honjo (Kioto, 1942).

Ilustración: Niklas Elmehed / Nobel Media AB 2018

James P. Allison y Tasuku Honjo

El norteamericano James P. Allison (Alice, estado de Texas, 1948) y el japonés Tasuku Honjo (Kioto, 1942) han ganado el Premio Nobel en Fisiología o Medicina de 2018 "por su descubrimiento de la terapia del cáncer por inhibición de la regulación inmune negativa", según ha expresado hoy en un comunicado la Asamblea Nobel en el Instituto Karolinska. El cáncer mata a millones de personas cada año, representa uno de los mayores desafíos para la salud humana. "Mediante la estimulación de la habilidad inherente de nuestro sistema inmunológico de atacar las células tumorales, los laureados de este año con el Nobel han establecido un principio totalmente nuevo para la terapia del cáncer", prosigue el comunicado. El cáncer avanzado sigue siendo inmensamente difícil de tratar y, por ello, se necesitan desesperadamente nuevas estrategias terapéuticas.

Los laureados de este año han establecido un principio totalmente nuevo para la terapia del cáncer

En los años 90, el inmunólogo James P. Allison investigó una proteína conocida, CTLA-4, en su laboratorio de la Universidad de California en Berkeley. CTLA-4 es un receptor proteico que, funcionando como un punto de control inmunitario (immune checkpoint), disminuye las respuestas inmunitarias. "Se dio cuenta del potencial de soltar el freno, liberando de ese modo nuestras células inmunitarias para atacar los tumores". En 1992, unos pocos años antes del descubrimiento de Allison, Tasuku Honjo descubrió PD-1, otra proteína expresada en la superficie de los linfocitos T o células T.

"Decidido a desentrañar su rol, exploró meticulosamente su función en una serie de elegantes experimentos desarrollados durante varios años en su laboratorio de la Universidad de Kioto". Honjo finalmente reveló la función de esta proteína: también funciona como un freno, pero con un diferente mecanismo de acción. "Allison y Honjo han demostrado cómo diferentes estrategias de inhibición de los frenos en el sistema inmunitario pueden ser usadas en el tratamiento del cáncer. Estos hallazgos fundamentales de los dos laureados constituyen un hito en nuestra lucha contra el cáncer", afirma la Asamblea Nobel en el Instituto Karolinska.

¿Cuánto sabes sobre los Premios Nobel?

Más información

¿Cuánto sabes de los Nobel?

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?