¿Cómo podría delatarte el ADN de tu primo?

Bases de datos de ADN podrían ayudar a identificar individuos anónimos no registrados en las mismas. Sin embargo también poner en entredicho la privacidad de las personas como nunca antes

Foto: AgePhotostock

Según un nuevo estudio, empleando bases de datos abiertas de genealogía genética, en Estados Unidos más del 60% de los individuos con ascendencia europea pueden identificarse a través de su ADN, incluidos los que no se han sometido a pruebas genéticas. Para entender mejor el campo en que nos movemos, la genealogía genética, es una la herramienta la cual, mediante una serie de pruebas, permite vincular a un individuo, o situarlo en un árbol genealógico, a partir de la identificación de ciertos marcadores genéticos únicos.

Los resultados se recogen en el artículo titulado "Identity inference of genomic data using long-range familial searches" publicado recientemente en la revista Science. El artículo subraya el poder del rápido crecimiento de las bases de datos genómicas de los consumidores, y sugiere la necesidad de diseñar políticas orientadas a garantizar la privacidad genética de las personas así como de evitar el uso indebido de información genética disponible públicamente.

¿Cuánto sabes sobre el ADN?

Más información

¿Cuánto sabes sobre el ADN?

En los últimos años, tanto las pruebas genéticas directas que se ofrecen al consumidor, como los servicios de terceros relacionados -en especial los que ofrecen datos genealógicos genéticos o el descubrimiento de familiares a través del ADN compartido- han experimentado un meteórico aumento de popularidad. Sin embargo, estos servicios están siendo utilizados cada vez más por organismos policiales para fines forenses.

El ejemplo destacado más reciente condujo a la identificación de un sospechoso en el caso "Asesino del Golden State" -uno de los más famosos en los Estados Unidos- en el que se descubrió su identidad mediante el rastreo de familiares genéticos encontrados en una base genómica de datos de consumidores abierta y empleando ADN de la escena del crimen.

Con una base de datos del 2% de una población, casi cualquier persona podrí­a ser conectada con al menos un primo tercero

Para entender mejor el potencial forense de estos métodos a la hora de identificar individuos desconocidos, Yaniv Erlich, autor principal del estudio y sus colegas analizaron un conjunto de datos de más de 1,2 millones de personas anónimas que se habí­an sometido a una secuenciación comercial con la compañia My Heritage, de la que Erlich es director científico.

Para más del 60% de los individuos que componían el conjunto de datos, se encontró a un miembro de la familia con segmentos de ADN coincidentes y que correspondían aproximadamente a un parentesco de primos terceros. En ocasiones el parentesco encontrado fue incluso más cercano. Además, utilizando los registros genealógicos disponibles públicamente, Erlich y su equipo demostraron que una vez que se localiza a uno o más parientes, la identidad de un individuo se puede determinar a través de linajes familiares combinados con información demográfica específica y de lo más básica, como la edad aproximada o el área de residencia.

La revolución del ADN

Más información

La revolución del ADN

14

Fotografías

Para ejemplificar este potencial, los autores utilizaron este método para reconstruir la identidad de una mujer anónima cuya información de ADN estaba disponible públicamente en internet. Los autores señalan que sus resultados plantean importantes problemas de privacidad y sugieren que es necesario volver a evaluar las prácticas actuales respecto a los datos de ADN.

Es necesario volver a evaluar las prácticas actuales de privacidad respecto a los datos de ADN

Si bien los datos utilizados representan solo una pequeña porción de la población de Estados Unidos, Erlich y sus colegas descubrieron que, una vez que una base de datos genética abarca aproximadamente al 2% de una población, casi cualquier persona del grupo podrí­a ser conectada al menos a un nivel de primo tercero. Según los autores, dado el rápido crecimiento de la genómica del consumidor, esta realidad podría ser alcanzable en un futuro cercano.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?