Las fascinantes imágenes del asteroide Ryugu, un objeto primitivo del Sistema Solar

Hayabusa2 es la primera misión de la historia que viaja a un asteroide del tipo C (Ryugu) con el objetivo de tomar muestras y llevarlas hasta la Tierra; estas son las primeras imágenes del asteroide, un objeto de los comienzos del Sistema Solar

1 / 9
ryugu1. Asteroide primigenio

1 / 9

Asteroide primigenio

Imagen del 26 de junio de 2018 del asteroide Ryugu, de unos 900 metros de diámetro y situado a unos 280 millones de kilómetros de la Tierra.

Foto: JAXA via AP / Gtres

ryugu2. Surcando el espacio

2 / 9

Surcando el espacio

Recreación de la nave espacial Hayabusa2, un explorador de asteroides de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA).

Imagen: JAXA

ryugu3. Sobrevolando el asteroide

3 / 9

Sobrevolando el asteroide

La sombra de la nave espacial Hayabusa2 aparece sobre la superficie del asteroide Ryugu en una fotografía del 21 de septiembre de 2018.

Foto: JAXA via AP / Gtres

ryugu4. Dando brincos por el asteroide

4 / 9

Dando brincos por el asteroide

Recreación de los dos primeros vehículos exploradores lanzados desde la nave espacial Hayabusa2, ambos de forma prácticamente circular y con paneles solares. Los rovers no tienen ruedas, se desplazan dando saltos debido a la baja gravedad del asteroide.

Imagen: JAXA via AP / Gtres

ryugu5. Imagen tomada por el Rover 1-B

5 / 9

Imagen tomada por el Rover 1-B

La superficie de Ryugu aparece en la parte inferior derecha en esta fotografía tomada el 21 de septiembre de 2018 por el Rover-1B.

Foto: JAXA via AP / Gtres

ryugu6. Desde la nave Hayabusa2

6 / 9

Desde la nave Hayabusa2

Imagen de la superficie del asteroide Ryugu, tomada desde la nave espacial Hayabusa2 el 21 de septiembre de 2018.

Foto: JAXA via AP / Gtres

ryugu7. Superficie rocosa

7 / 9

Superficie rocosa

La superficie del asteroide Ryugu en una imagen captada por el Rover-1B el 23 de septiembre de 2018.

Foto: JAXA via AP / Gtres

ryugu8. Antes del salto

8 / 9

Antes del salto

Fotografía tomada por el Rover-1B el 23 de septiembre de 2018, inmediatamente antes de que se dispusiera a brincar por el asteroide.

Foto: JAXA via AP / Gtres

ryugu9. Aterrizador con forma de caja

9 / 9

Aterrizador con forma de caja

El aterrizador MASCOT, con forma de caja y una batería no recargable de 16 horas de duración, fue lanzado el 3 de octubre de 2018.

Imagen: JAXA via AP / Gtres

ryugu8

Las fascinantes imágenes del asteroide Ryugu, un objeto primitivo del Sistema Solar

Hayabusa2, un explorador de asteroides de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), fue lanzado desde Japón en diciembre de 2014 y se espera que regrese a la Tierra a finales de 2020 con muestras del asteroide Ryugu, de unos 900 metros de diámetro y del tipo C, que normalmente poseen materia orgánica y agua. "Creemos que Ryugu no ha cambiado mucho desde hace varios miles de millones de años. Creemos, además, que es rico en materia orgánica y agua. Con las muestras procedentes de Ryugu podremos estudiar el material orgánico de comienzos del Sistema Solar", explica Azusa Yabe, de la División de Relaciones con los Medios de JAXA, a National Geographic España.

Los asteroides del tipo C, como Ryugu, normalmente poseen materia orgánica y agua

Hace dos semanas, la nave espacial Hayabusa2 expulsó los dos primeros vehículos exploradores (el Rover-1A y el Rover-1B), ambos de forma prácticamente circular y con paneles solares, desde unos 55 metros de altura de la superficie del asteroide; los rovers no tienen ruedas, se desplazan dando saltos debido a la baja gravedad del asteroide. Las fotografías de la superficie de Ryugu que han enviado son espectaculares. El aterrizador MASCOT, con forma de caja y una batería no recargable de 16 horas de duración, fue lanzado ayer y operó correctamente, según anunció la agencia aeroespacial japonesa. A finales de octubre se producirá el primer aterrizaje para tomar una muestra, denominado Touchdown 1, y en marzo o abril de 2019, Hayabusa2 dejará caer un impactador que creará un cráter artificial en la superficie del asteroide, con el objetivo de obtener material del subsuelo.

El Rover-1A y el Rover-1B no tienen ruedas, se desplazan dando saltos

La misión japonesa pretende explorar y tomar muestras del asteroide Ryugu con el fin de "dilucidar las interacciones entre minerales, agua y materia orgánica en el sistema solar primitivo", lo que permitirá "aprender sobre el origen y la evolución de la Tierra, los océanos y la vida", expresa JAXA en el dosier de prensa del proyecto Hayabusa2.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?