Las fascinantes imágenes del asteroide Ryugu, un objeto primitivo del Sistema Solar

Hayabusa2 es la primera misión de la historia que viaja a un asteroide del tipo C (Ryugu) con el objetivo de tomar muestras y llevarlas hasta la Tierra; estas son las primeras imágenes del asteroide, un objeto de los comienzos del Sistema Solar

1 / 9

1 / 9

Asteroide primigenio

Imagen del 26 de junio de 2018 del asteroide Ryugu, de unos 900 metros de diámetro y situado a unos 280 millones de kilómetros de la Tierra.

Foto: JAXA via AP / Gtres

2 / 9

Surcando el espacio

Recreación de la nave espacial Hayabusa2, un explorador de asteroides de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA).

Imagen: JAXA

3 / 9

Sobrevolando el asteroide

La sombra de la nave espacial Hayabusa2 aparece sobre la superficie del asteroide Ryugu en una fotografía del 21 de septiembre de 2018.

Foto: JAXA via AP / Gtres

4 / 9

Dando brincos por el asteroide

Recreación de los dos primeros vehículos exploradores lanzados desde la nave espacial Hayabusa2, ambos de forma prácticamente circular y con paneles solares. Los rovers no tienen ruedas, se desplazan dando saltos debido a la baja gravedad del asteroide.

Imagen: JAXA via AP / Gtres

5 / 9

Imagen tomada por el Rover 1-B

La superficie de Ryugu aparece en la parte inferior derecha en esta fotografía tomada el 21 de septiembre de 2018 por el Rover-1B.

Foto: JAXA via AP / Gtres

6 / 9

Desde la nave Hayabusa2

Imagen de la superficie del asteroide Ryugu, tomada desde la nave espacial Hayabusa2 el 21 de septiembre de 2018.

Foto: JAXA via AP / Gtres

7 / 9

Superficie rocosa

La superficie del asteroide Ryugu en una imagen captada por el Rover-1B el 23 de septiembre de 2018.

Foto: JAXA via AP / Gtres

8 / 9

Antes del salto

Fotografía tomada por el Rover-1B el 23 de septiembre de 2018, inmediatamente antes de que se dispusiera a brincar por el asteroide.

Foto: JAXA via AP / Gtres

9 / 9

Aterrizador con forma de caja

El aterrizador MASCOT, con forma de caja y una batería no recargable de 16 horas de duración, fue lanzado el 3 de octubre de 2018.

Imagen: JAXA via AP / Gtres

ryugu8

Hayabusa2, un explorador de asteroides de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), fue lanzado desde Japón en diciembre de 2014 y se espera que regrese a la Tierra a finales de 2020 con muestras del asteroide Ryugu, de unos 900 metros de diámetro y del tipo C, que normalmente poseen materia orgánica y agua. "Creemos que Ryugu no ha cambiado mucho desde hace varios miles de millones de años. Creemos, además, que es rico en materia orgánica y agua. Con las muestras procedentes de Ryugu podremos estudiar el material orgánico de comienzos del Sistema Solar", explica Azusa Yabe, de la División de Relaciones con los Medios de JAXA, a National Geographic España.

Los asteroides del tipo C, como Ryugu, normalmente poseen materia orgánica y agua

Hace dos semanas, la nave espacial Hayabusa2 expulsó los dos primeros vehículos exploradores (el Rover-1A y el Rover-1B), ambos de forma prácticamente circular y con paneles solares, desde unos 55 metros de altura de la superficie del asteroide; los rovers no tienen ruedas, se desplazan dando saltos debido a la baja gravedad del asteroide. Las fotografías de la superficie de Ryugu que han enviado son espectaculares. El aterrizador MASCOT, con forma de caja y una batería no recargable de 16 horas de duración, fue lanzado ayer y operó correctamente, según anunció la agencia aeroespacial japonesa. A finales de octubre se producirá el primer aterrizaje para tomar una muestra, denominado Touchdown 1, y en marzo o abril de 2019, Hayabusa2 dejará caer un impactador que creará un cráter artificial en la superficie del asteroide, con el objetivo de obtener material del subsuelo.

El Rover-1A y el Rover-1B no tienen ruedas, se desplazan dando saltos

La misión japonesa pretende explorar y tomar muestras del asteroide Ryugu con el fin de "dilucidar las interacciones entre minerales, agua y materia orgánica en el sistema solar primitivo", lo que permitirá "aprender sobre el origen y la evolución de la Tierra, los océanos y la vida", expresa JAXA en el dosier de prensa del proyecto Hayabusa2.

Compártelo