¿Dónde buscar indicios de vida primitiva en Marte? En los fósiles

Si aún perduran las evidencias de vida primitiva (microorganismos) en Marte habría que buscarlas en los fósiles, concretamente en aquellas rocas que se formaron en los lechos de los lagos

Cráter Jezero

Cráter Jezero

Jezero, un cráter de impacto en la superficie marciana, antiguamente albergó el delta de un río.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / MSSS / JHU-APL

Cráter Jezero

La superficie de Marte es fría, está expuesta a una radiación que es biológicamente perjudicial y, hoy en día, es aparentemente estéril. "Sin embargo hay una clara evidencia geológica de que en el pasado hubo intervalos más cálidos y húmedos que pudieron haber favorecido la vida en o cerca de la superficie", afirman Sean McMahon, de la Universidad de Edimburgo, y otros autores en un estudio publicado este mes en Journal of Geophysical Research: Planets. Marte pudo haber alojado formas primitivas de vida hace unos 4.000 millones de años y, si aún perduran esas evidencias de vida primitiva (microorganismos), habría que buscarlas en los fósiles marcianos, concretamente en aquellas rocas que se formaron en los lechos de los lagos, según informó el viernes la Universidad de Edimburgo en un comunicado.

Unos terrenos escarpados en Marte revelan la existencia de agua helada

Más información

¡Agua helada en Marte!

3

Fotografías

Y las rocas que más probablemente podrían contener fósiles son aquellas sedimentarias hechas de barro o arcilla compactada; unas rocas ricas en hierro y en silicatos, el grupo de minerales de mayor abundancia en la corteza terrestre, que ayudan a conservar los fósiles. Esas rocas marcianas se formaron durante el Noeico y el Hespérico, unos periodos de la historia geológica de Marte que transcurrieron entre hace 4.000 y 3.000 millones de años, cuando en la superficie del planeta abundaba el agua, que pudo haber alojado vida. Las rocas del planeta rojo se conservan mejor que las de la Tierra porque el primero no está sometido a la tectónica de placas, que con el tiempo puede destruir las rocas y los fósiles que hay en el interior. Los hallazgos publicados en dicho estudio podrían ayudar a la misión espacial Mars 2020 de la NASA, que buscará antiguos indicios de vida en lugares prometedores de Marte, donde tomará muestras rocosas que serán llevadas a la Tierra.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?