El chorlitejo patinegro, ave del año 2019

Esta ave limícola está seriamente amenazada por la urbanización masiva de las costas

Chorlitejo patinegro

Chorlitejo patinegro

©RazvanZinica/Shtterstock

Chorlitejo patinegro

El chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), un pájaro limícola de pequeño tamaño, ha sido elegido Ave del Año 2019 por la Sociedad Española de Ornitología SEO/Birdlife.

El ave, incluida en el Libro Rojo de las Aves de España en la categoría de vulnerable, se ha impuesto con un 35% de los votos al alcaudón real y el aguilucho cenizo en esta campaña anual destinada a concienciar a la población sobre la importancia de preservar la avifauna de la península Ibérica.

El chorlitejo patinegro es un pájaro de pequeño tamaño que habita en ecosistemas acuáticos del litoral, especialmente en humedales y playas. En España, podemos encontrarlo en litorales del Mediterráneo y el Atlántico andaluces, además de Canarias o algún otro punto de la costa Gallega.

El Europa se estima que existe una población estimada de entre 16.000 y 18.000 parejas nidificantes, distribuidas principalmente por Turquía, Ucrania y España. En nuestro país, según el Libro Rojo de las Aves de España, la especie cuenta con entre 5.000 y 6.000 parejas, entre las que destacan las poblaciones de Doñana y del delta del Ebro.

La situación de esta especie es bastante frágil debido a la fuerte presión que soporta su restringido hábitat de reproducción, principalmente los ambientes dunares y playas. Entre otras causas, se le achacan la presión demográfica, el turismo, la urbanización masiva de las costas o la sobreexplotación de las lagunas.

En los últimos diez años la población de esta ave se ha reducido considerablemente. En el caso de Málaga, por ejemplo, su número ha mermado hasta en un 70%, lo que le ha llevado a ser incluida como un ave de 'protección especial" en el Listado de Especies Silvestres.

Fue precisamente la necesidad de conservar su hábitat lo que provocó el año pasado el cambio del lugar elegido para la disputa del campeonato nacional de surf de España, que en un principio se iba a disputar en la playa de Doñinos, en la costa de Ferrolterra, en La Coruña. La Federación Española de Surf explicó que debía trasladar el campeonato a otro lugar, debido a la necesidad de conservación de los lugares en los que se practica este deporte.

Este año la organización conservacionista ha obtenido un récord de participación, con más de 146.000 votos, de los que 52.000 han ido a parar al chorlitejo, 49.000 para el aguilucho y 45.000 para el alcaudón. Esta es, sin embargo, la primera vez desde 1988, año del primer concurso, que es elegida un ave limícola.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?