El cáncer de páncreas es conocido como 'asesino silencioso' debido a que cuando presenta síntomas ya se encuentra en un estadio demasiado avanzado como para vencerlo. La tasa de supervivencia a 5 años es únicamente del 5%, comparado, por ejemplo, con el 90 % de las personas con cáncer de mama.

La única forma de tratar esta enfermedad es atacarla en la fase inicial. Sin embargo, debido a su difícil acceso, es complicado diagnosticarla a través de biopsias o mediante técnicas de tratamiento por imágenes. Ahora, gracias a este nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe (EE.UU.) la situación podría cambiar, pues parecen haber dado con un método eficaz para detectarlo de forma precoz a través de un simple análisis de sangre.

La investigación, dirigida por el ingeniero biomédico Tony Hu, y cuyos resultados publica la revista Nature Biomedical Engineering, realizó una prueba diagnóstica a 59 personas con cáncer de páncreas, acertando en más del 90% de los casos.

Biomarcadores para detectar las células cancerosas

Para realizar el estudio los científicos siguieron la pista de los exosomas, unas vesículas liberadas por las células para comunicarse entre ellas. De este modo, las células cancerosas liberan exosomas para proliferar el tumor y migrar a otros órganos mediante metástasis, amén de compartir información para sobrevivir a los fármacos. Para diferenciar los exosomas liberados por células sanas de otras afectadas, los científicos han empleado biomarcardores que distinguieran su procedencia.

Tony Hu y su equipo desarrollaron nanopartículas de oro que se 'adhieren' a las vesículas, permitiendo de este modo detectar precozmente la existencia de cáncer en una simple muestra de sangre. Se trata de una prueba rápida y relativamente barata que podría realizarse a partir de una milésima parte de un mililitro de plasma sanguíneo.

El hallazgo tiene todavía que ser revalidado y aprobado por las agencias reguladoras, por lo que Hu advierte que todavía es pronto para utilizarla a gran escala. Sin embargo, el científico dice tener esperanza que un día puedan utilizarse para realizar pruebas genéricas de detección del cáncer de páncreas, de un modo similar al uso de mamografías para la detección temprana del cáncer de mama.