10 datos que debes conocer sobre el SIDA justo en el Día Mundial contra el SIDA

Cada año, el 1 de diciembre está marcado en el calendario de una forma especial. Se celebra una jornada que pone el foco en la enfermedad que causa el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) con el objetivo dar apoyo a quienes la padecen.

Cuatro décadas después de la aparición de los primeros casos, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, más conocido como SIDA, sigue siendo una enfermedad letal. En el Día Mundial del SIDA recogemos 10 datos básicos para comprender mejor la que fue una de las peores pandemias del siglo XX.

Foto: Istock

El primer caso de Sida fue notificado hace 40 años por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos en un informe en el que se alertaba de la existencia de una neumonía atípica que afectaba a jóvenes homosexuales de Los Ángeles. Desde entonces la pandemia de sida ya no es una emergencia sanitaria, aunque sigue siendo un problema de salud pública que afecta a millones de personas en todo el mundo. Desde entonces millones de personas han llevado en la solapa de sus chaquetas el famoso lazo rojo y sin embargo, en 40 años todavía no hemos dado con una vacuna viable, pero sí un tratamiento efectivo que impide que el virus se multiplique en nuestro organismo.

  1. ¿El sida tiene cura? La infección del VIH por ahora no tiene cura. Pero un mayor acceso a la prevención, el diagnóstico precoz y los tratamientos oportunos, puede convertirse simplemente en un problema de salud crónica, no en una enfermedad irreversible. Los pacientes que conviven con el virus pueden tener una vida larga y saludable.
  2. ¿Cuántos infectados hay? Se estima que actualmente hay unos 37,7 millones de personas infectadas por el virus (cálculos realizados a fecha de 2020). Las muertes anuales, según las estimaciones de la OMS, superan las 600.000, mientras que se estima que 1,5 millones de personas se infectan cada año, especialmente en el continente africano.
  3. ¿Qué significa VIH? VIH significa “virus de la inmunodeficiencia humana”. El VIH afecta a las células inmunitarias, encargadas de protegernos de las enfermedades. Sida es el acrónimo de “síndrome de inmunodeficiencia adquirida”. Aparece cuando la infección por VIH está en su estado más avanzado, y ya ha causado un gran deterioro en el sistema inmunitario. Para controlar la replicación del virus se utilizan fármacos antirretrovirales. De este modo se consigue que la infección no derive en sida.

  4. ¿Cómo ataca nuestro organismo? El VIH ataca al sistema inmunitario y debilita las defensas contra infecciones oportunistas. A medida que el patógeno va destruyendo y deteriorando la función de las células inmunitarias, las personas infectadas se vuelven inmunodeficientes. La función inmunitaria se suele medir por el recuento de linfocitos CD4. La etapa más avanzada, como hemos explicado en el punto anterior, es el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), que puede tardar muchos años en aparecer sin tratamiento alguno. Sin la existencia de un diagnóstico precoz, la enfermedad se manifiesta a largo plazo con el desarrollo de ciertas infecciones o enfermedades.

  5. ¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas del VIH varían en función de la fase de la infección. Las personas que conviven con el virus tienden a ser más infecciosas durante los primeros meses después de contraer el VIH, pero si no se diagnostican, muchas de ellas no serán conscientes de su estado hasta mucho más tarde. Durante las primeras semanas tras la infección inicial es posible que no noten ningún síntoma. De tenerlos, pueden limitarse a fiebre, dolor de cabeza, sarpullidos o dolor de garganta, por lo que puede confundirse prácticamente con una gripe.

    Pero a medida que el sistema inmunitario se debilita, el paciente puede desarrollar otros síntomas, como la inflamación de ganglios linfáticos, fiebre, tos o diarrea. Si no se les da tratamiento, pueden desarrollar enfermedades graves, como tuberculosis, meningitis criptocócica, infecciones bacterianas graves y algunos tipos de cáncer.

  6. ¿Cómo se transmite? El VIH se transmite a través del intercambio de fluidos corporales de las personas infectadas, como puede ser la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales. También puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo o en el parto. No se transmite por contacto físico ni por el intercambio de saliva. Dar besos, abrazos o compartir alimentos o bebidas con una persona seropositiva no es factor de riesgo.

  7. ¿Cuáles son los factores de riesgo?

    Estos son algunos de los principales factores de riesgo:

    -Sexo sin protección

    -Tener otra infección de transmisión sexual (ITS), como sífilis, herpes, clamidia o gonorrea.

    -Compartir agujas o jeringuillas, o recibir inyecciones, transfusiones de sangre o trasplantes de tejidos no seguros o procedimientos médicos que impliquen cortes o perforaciones con material no esterilizado.

    -Sufrir lesiones accidentales por pinchazo de aguja, incluso entre trabajadores sanitarios.

  8. ¿Cómo se diagnostica? Existen distintas pruebas de diagnóstico rápido que proporcionan resultados el mismo día, lo cual facilita enormemente el diagnóstico temprano y la atención médica. Sin embargo, se requiere una segunda prueba de confirmación realizada por un profesional sanitario. La mayoría de las pruebas de diagnóstico del VIH más utilizadas detectan los anticuerpos producidos por la persona infectada como parte de su respuesta inmunitaria para combatir el VIH. En la mayoría de los casos, los pacientes desarrollan anticuerpos contra el VIH en los 28 días siguientes a la infección. Durante este tiempo, los infectados experimentan el llamado periodo "ventana", en el que los anticuerpos contra el VIH no se han producido en niveles lo suficientemente altos como para ser detectados por las pruebas estándar y en el que pueden no haber tenido signos de infección por el VIH, pero también pueden transmitir el VIH a otras personas.

  9. ¿Cuáles son los principales métodos de prevención?

    -Usar preservativo durante las relaciones sexuales para evitar la transmisión del VIH o de otras infecciones de transmisión sexual.

    -No compartir ningún tipo de jeringuilla o aguja y extremar la precaución si existen heridas, hemorragias o cualquier otro corte que pueda sangrar.

    -Las mujeres infectadas con VIH que deseen quedarse embarazadas han de considerar el riesgo del embarazo y empezar tratamiento antirretroviral si no lo estaban tomando.

    -Profilaxis post exposición (PEP) hace referencia a la toma de antirretrovirales inmediatamente después de haberse expuesto al VIH para evitar la infección. También existe la profilaxis pre-exposición (PrEP), donde las personas no infectadas por VIH toman medicamentos anti-VIH antes de entrar en contacto con el virus para reducir su riesgo de infectarse. Puede ser usada en las poblaciones de mayor riesgo.

  10. ¿Existe vacuna? ¿Cuáles son los tratamientos? Actualmente, no existe una vacuna preventiva para evitar nuevas infecciones ni un tratamiento que pueda curar el VIH/sida.

    Los tratamientos antirretrovirales (TAR) existentes impiden la multiplicación del virus en el organismo. No matan al VIH, pero ayudan a evitar el debilitamiento del sistema inmunitario. La terapia es individualizada y debe ser prescrita, revisada y modificada si es necesario, por especialistas que sigan la evolución del paciente. Si el tratamiento se sigue correctamente y se inicia lo antes posible, la esperanza de vida de los pacientes es prácticamente igual que la del resto de la población. Si el tratamiento no se sigue correctamente se puede producir una disminución de la cantidad de fármacos en la sangre, lo que puede suponer la aparición de resistencias a estos medicamentos, anulando así su eficacia.

    Más información en:

    Coordinadora Estatal de VIH y sida (CESIDA)

    Fundación lucha contra el sida (FLSida)

Las fases que debe pasar una vacuna antes de suministrarse

Más información

Las fases que debe pasar una vacuna antes de suministrarse