La expedición a la Antártida en imágenes

Esta galería de fotos es una muestra de los maravillosos paisajes del continente helado fruto del trabajo fotográfico de Roberto García-Roa, uno de los reporteros de National Geographic que ha cubierto la reciente expedición de Greenpeace en la Antártida. Además, es un testimonio visual del día a día a bordo de un barco rompehielos, y de la situación de un frágil y amenazado ecosistema sin igual en el mundo y de la fauna única que lo habita.

01 de marzo de 2022, 16:00 | Actualizado a

1 / 66
 32A3184

1 / 66

Con los motores del Arctic Sunrise apagados y por primera vez en silencio, la Antártida adquiere una nueva dimensión: todo parece aún más grande ahora, si cabe más lejano, mientras nosotros solo podemos sentirnos más pequeños y vulnerables de lo que lo hemos hecho hasta ahora.

Foto: Roberto García-Roa

 32A3309

2 / 66

Nos encontramos de nuevo en las Islas Shetland del Sur, en una bahía situada también al sur de llamada isla Livingstone: hoy un lugar tranquilo de aguas calmas y desde el cual podemos contemplar una extensa línea de costa semicircular cubierta por glaciares.

Foto: Roberto García-Roa

DAB15 Foto6d 8U4A1563

3 / 66

Una de las muestras recogidas durante la inmersión que será analizada posteriormente. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB15 Foto6c 8U4A1484

4 / 66

Una de las muestras recogidas durante la inmersión que será analizada posteriormente. 

Foto: Roberto García-Roa

a-400-metros-de-profundidad-las-luces-inferiores-del-submarino-solo-dejaban-entrever-la-silueta-de-la-gran-camara-exterior-y-las-burbujas-que-dejabamos-a-nuestro-paso c8aac596 800x533

5 / 66

Un día antes de partir, tuvimos la oportunidad de participar en la última inmersión submarina para registrar el lecho marino de la Antártida. A 400 metros de profundidad las luces inferiores del submarino solo dejaban entrever la silueta de la gran cámara exterior y las burbujas que dejábamos a nuestro paso.

Foto: Roberto García-Roa

DAB15 foto1 32A3352

6 / 66

Nuestro pequeño camarote a bordo del Arctic Sunrise se convierte también en nuestra oficina desde la que organizar la planificación de cada día.

Foto: Roberto García-Roa

DAB14 Foto1 32A2548

7 / 66

Desde la cubierta recordábamos los cálidos tonos que nos regalaba el atardecer del día anterior. Cuando se tomó esta foto nos encontrábamos en el mismo lugar que el día anterior, y sin embargo, en el ambiente se respiraba una belleza distinta. Esta mañana las corrientes habían traído hasta la zona varias plataformas de hielo extensas y delgadas.

Foto: Roberto García-Roa

DAB14 Foto4 32A3000

8 / 66

Grupo de orcas (Orcinus orca) explorando las inmediaciones. Y es que cuando se trata de otros cetáceos, las orcas exhiben una muy particular forma de cazar. Lo hacen en grupo y encauzadas hacia el ejemplar más joven y débil, sobre el que se abalanzan por turnos hasta que este sucumbe por asfixia o agotamiento.

Foto: Roberto García-Roa

DAB13 Foto5 32A2525

9 / 66

Baño de luces durante el atardecer. A medida que pasaban los minutos, el cielo y el mar se contagiaron de los mismos tonos dorados que inundaron la puesta de sol, de tal manera que el agua parecía estar formado por un lecho de oro líquido.

Foto: Roberto García-Roa

DAB12 Foto7 32A1821

10 / 66

Pingüinos papúa (Pygoscelis papua) y pingüinos barbijo (Pygoscelis antarcticus) compartiendo hábitat. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB12 Foto6 32A1901

11 / 66

Pingüinos papúa (Pygoscelis papua), también llamados pingüinos “Juanito”, se desplazan en el agua con saltos fuera de ella, lo cual les ayuda a reducir el rozamiento y así aumentar su velocidad.

Foto: Roberto García-Roa

DAB12 Foto5 32A2029

12 / 66

Las embarcaciones de apoyo lucen anecdóticas junto a la inmensidad de los grandes icebergs.

Foto: Roberto García-Roa

DAB11 Foto3 32A9892

13 / 66

Las nubes rodean un gran iceberg que divisamos desde la cubierta del Arctic Sunrise. Los icebergs quedaban relativamente lejos, sin embargo, lucían más grandes y de las formas más inverosímiles que hayamos visto hasta ahora.

Foto: Roberto García-Roa

DAB11 Foto2 32A9919

14 / 66

El paso de las horas, e incluso minutos, dibuja en la Antártida nuevas formas y colores en el cielo, generando interesantes contrastes con el mar y los icebergs. El día avanzó, y como es habitual en la Antártida el tiempo cambió rápidamente. En esta ocasión tornándose gris la bóveda celeste, más no por ello perdiendo un ápice de encanto.

Foto: Roberto García-Roa

DAB10 Foto3 32A0633

15 / 66

Los icebergs ofrecen un cuadro interminable de texturas. Visto de cerca, el hielo, del cual ahora apreciábamos nuevos colores, texturas y brillos, adquiría un nuevo matiz. De hecho, una de las cosas que más nos llamó la atención fue el sonido del extraño burbujear que nos rodeaba, producido por la liberación del aire contenido en este, fruto de la fusión por el contraste de temperatura con el agua.

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto8 32A2629

16 / 66

Últimos rayos del sol bañando los grandes icebergs en el Canal del Príncipe Gustavo.

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto5 32A0670

17 / 66

Dos lobos marinos (Arctophoca gazella) descansan sobre un pequeño iceberg a la deriva.

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto18 32A1920

18 / 66

Una pareja de pingüinos papúa (Pygoscelis papua) descansa en un roquedal cerca de una pingüinera.

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto16 32A2472

19 / 66

Reflejo del arcoiris que se encuentra a babor en el Arctic Sunrise.

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto10 32A9737

20 / 66

Los ingenieros encargados del submarino ultiman detalles con la investigadora Rachel Downey.

Foto: Roberto García-Roa

 32A9319

21 / 66

Uno de los enormes icebergs que inundan las aguas del océano Antártico.

Foto: Roberto García-Roa

 32A9766

22 / 66

Las enormes paredes verticales que crea la banquisa son auténticos acantilados al océano. 

Foto: Roberto García-Roa

 32A0680

23 / 66

Algunos tímidos rayos de sol se filtran entre las nubes para iluminar las colinas adyacentes a la isla de la Media Luna.

Foto: Roberto García-Roa

 32A0303NG

24 / 66

Contraste de luces en las cordilleras antárticas que recorren las islas Shetlands del sur.

Foto: Roberto García-Roa

 32A0648NG

25 / 66

Atardecer en la base antártica Cámara, estación científica permanente gestionada por la República Argentina.

Foto: Roberto García-Roa

Los icebergs son los grandes protagonistas en algunas de nuestras travesías en el océano antártico.

26 / 66

Los icebergs son los grandes protagonistas en algunas de nuestras travesías en el océano antártico. En ocasiones podría parecer que el paisaje es monótono, pero el cambio es constante y tan exótico que en realidad se podrían invertir horas de contemplación y nunca se estaría frente al mismo horizonte. 

Foto: Roberto García-Roa

Momentos previos a la recogida del submarino tras la exploración.

27 / 66

Momentos previos a la recogida del submarino tras la exploración. Mientras dura la operación, la lancha de apoyo se mantiene cerca del Arctic Sunrise y un buzo debidamente equipado para soportar las gélidas temperaturas supervisa todo el proceso de cerca. 

Foto: Roberto García-Roa

Los ingenieros monitorizan la ruta del submarino desde el puesto de mando cada 15 minutos.

28 / 66

A lo largo de toda la inmersión y con el objetivo de tener cada mínimo detalle bajo control, los ingenieros monitorizan la ruta del submarino desde el puesto de mando cada 15 minutos.

Foto: Roberto García-Roa

El submarino comprueba su movilidad durante unos segundos antes de iniciar la inmersión.

29 / 66

El submarino comprueba su movilidad durante unos segundos antes de iniciar la inmersión. 

Foto: Roberto García-Roa

Una ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) pone fin a otro gran día de exploración a bordo del Arctic Sunrise.

30 / 66

Una ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) pone fin a otro gran día de exploración a bordo del Arctic Sunrise. Las visiones de esta especie son espectaculares, pues de trata de un mamífero de la familia de los rorcuales cuyos ejemplares miden entre 12 y 16 metros de largo. Su peso aproximado es de 36.000 kg. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB8 Foto5 32A0070

31 / 66

Después de un día de intenso trabajo en el Arctic Sunrise y a kilómetros de distancia observamos los cálidos rayos de luz fundiéndose en los icebergs durante el atardecer. Se dice que el juego de colores con el blanco puro y el azul intenso del mar ofrece los atardeceres más especiales de todo el planeta. 

Foto: Roberto García-Roa

Gal17 32A0424

32 / 66

Un ejemplar joven de lobo marino (Arctophoca gazella) nos observa desde la distancia desde un iceberg. Una de las características más particulares de los lobos marinos antárticos es su hocico corto en comparación con otros miembros de la misma familia. Los machos adultos pueden medir hasta 2 m y pesar entre 110 y 230 kg. 

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto16 32A0479

33 / 66

Un lobo marino (Arctophoca gazella), también llamado lobo marino antártico, descansa sobre un témpano de hielo. Esta especie de mamíferos habita en las aguas antárticas y en los mares del sur de Argentina y Chile. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB8 Foto1 32A9756

34 / 66

Los grandes icebergs dominan algunas de nuestras travesías marítimas, sus gigantescas dimensiones resultan abrumadoras tanto a través del objetivo de la cámara como al ojo desnudo. La zona de la Antártida occidental, donde nos encontramos, es una de las más sensibles y vulnerables a causa del deshielo, el cual puede tener consecuencias desastrosas para su ecosistema. 

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto14 8U4A1149

35 / 66

Toma fotográfica en laboratorio de uno de los crustáceos recolectados por el equipo de científicos de la expedición antártica abordo del Arctic Sunrise. Este pequeño animal marino fue recogida en una de las inmersiones realizadas por el batiscafo, pues el submarino también cuenta con mecanismos que permiten recoger muestras con el menor daño posible al entorno. 

Foto: Roberto García-Roa

GAL foto13 32A9911NG

36 / 66

Contraste del atardecer con los azules icebergs que acompañan nuestra travesía por el océano austral. A menudo ocurre que grandes icebergs se desprenden de la banquisa y se desplazan, flotando durante miles de kilómetros, a lo largo del océano Antártico. Algunos de ellos son enormes bloques de hielo que alcanzan, por ejemplo, los 1.270 km2 y van perdiendo volumen a medida que avanzan en su travesía. 

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto15 32A9858

37 / 66

Atardecer en las inmediaciones de la colina en la que se localiza la base científica y militar argentina Marambio. La Base aeromilitar Vicecomodoro Gustavo Marambio es una estación científica permanente, lo cual quiere decir que está habitada todo el año. Sus instalaciones iniciaron la actividad a principios del verano austral de 1969.

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto20 32A8946

38 / 66

El submarino emerge a la superficie para ser recogido por el Arctic Sunrise.

Foto: Roberto García-Roa

DAB8 Foto3 32A9005

39 / 66

Con la atenta mirada vigilante de los icebergs, el submarino iniciaba su lenta y delicada inmersión. El objetivo será sumergirse a la mayor profundidad posible para realizar un estudio en vídeo sobre el fondo marino. Posteriormente, los datos, imágenes y muestras serán analizados en el barco por parte de los biólogos y científicos que forman parte de la expedición. 

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto12 32A8938

40 / 66

Inmersión del submarino tras la suelta desde el barco rompehielos Arctic Sunrise. Los batiscafos son naves sumergibles diseñadas para operar en grandes profundidades marinas. En este caso, era uno de los ejes centrales de la expedición que, pocos días atrás, pudo realizar la primera y exitosa inmersión. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB8 Foto2 32A8840

41 / 66

El traslado del submarino desde el Arctic Sunrise al mar es uno de los procesos más delicados en cada una de las inmersiones. Todos los implicados en esta operación ponen sus cinco sentidos en ella, pues un mínimo fallo podría tener consecuencias desastrosas para la expedición. 

Foto: Roberto García-Roa

Gal5 32A0531

42 / 66

Multitud de témpanos helados flotan en las apacibles aguas que rodean la base antártica Cámara, gestionada por el gobierno de la República Argentina. Concretamente, está ubicada en la colina llamada La Morenita, en la caleta Menguante de la isla Media Luna. 

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto15 32A9599

43 / 66

La Antártida reflejada en una de las ventanas del barco Arctic Sunrise.

Foto: Roberto García-Roa

2GAL Foto13 32A1175

44 / 66

 Visión del gran continente helado desde el puesto de mando.

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto10 32A0180

45 / 66

Las islas Shetland del sur amanecen estos días cubiertas casi por completo por un grueso manto de hielo antártico. Este archipiélago está ubicado a 120 km aproximadamente del continente antártico y es el primer pedazo de tierra firme que se encuentra cualquier barco que navega desde el extremo más meridional de América del Sur en dirección a la Antártida. 

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto7 32A0617

46 / 66

Así lucía uno de los amaneceres en la Isla de la Media Luna, Antártida. Bautizada así por la forma de su gran bahía, esta isla pertenece al archipiélago de las Shetland del Sur. La ensenada que crea su costa es un lugar ideal para fondear los barcos, pues el mar se encuentra calmado y permite protegerse del fuerte oleaje que en ocasiones azota estas aguas.

Foto: Roberto García-Roa

Gal4 32A0506

47 / 66

Los macizos rocosos sirven a las aves marinas como los cormoranes para anidar y descansar. Expertas pescadoras, los cormoranes son aves acuáticas cuya familia incluye hasta 15 especies. Una de ellas es el cormorán antártico o Leucocarbo bransfieldensis , que puede llegar a medir hasta 80 centímetros y viven en las zonas costeras de las islas subantárticas y antárticas. 

Foto: Roberto García-Roa

Gal3 32A0398

48 / 66

Debido a su origen volcánico, en las islas Shetland del Sur la roca negra contrasta con el blanco hielo que baña el continente. Este archipiélago está formado por once islas mayores y un gran número de islas menores está cubierto en un 80% de su superficie por hielo. 

Foto: Roberto García-Roa

Gal2 32A9576

49 / 66

A bordo del Arctic Sunrise, el Lounge es un espacio en donde se guardan diversos instrumentos para los momentos de descanso de la tripulación. A pesar de que no hay mucho espacio para el ocio, es importante que cuando aparezca la oportunidad para descansar el barco rompehielos de Greenpeace pueda ofrecer un espacio acondicionado para ello. Los miembros de la tripulación pueden desconectar por unos momentos jugando a cartas o tocando la guitarra —hay varias colgadas en el techo.  

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto10 32A0305

50 / 66

Las últimas horas de la tarde dan significado a la denominada “Golden hour”. A lo largo y ancho de todo el continente antártico existen diversas cadenas montañosas. Las Montañas Transantárticas forman la cordillera más importante, que cruza la Antártida de lado a lado. Sin embargo, otra de las formaciones rocosas más significativas, bautizada como Graham Land, se extiende a lo largo de la Península antártica, en cuyo extremo más septentrional se hallan las Islas Shetland del Sur. 

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto8 32A0168

51 / 66

Al menos dos personas deben permanecer siempre en el puesto de mando del Arctic Sunrise. Debido a que cualquier viaje por el océano Antártico tiene grandes dosis de impredecibilidad, toda la tripulación debe estar preparada para responder de manera ágil a un cambio de planes. Es por ello que siempre hay varios miembros en guardia. 

Foto: Roberto García-Roa

Gal 6 32A0666

52 / 66

Las luces del atardecer inundan las colinas que rodean la isla de la Media Luna. Las tres colinas que la forman apenas superan los 100 metros de alto, y toda su superficie abarca poco más de 1.500 metros e largo. Situada dentro de otra bahía mayor perteneciente a la isla Livingston, todo este conjunto de islas e islotes forma parte del archipiélago de las Shetland del Sur. 

 

Foto: Roberto García-Roa

GAL Foto9 32A0936

53 / 66

La niebla, el hielo y la nieve envuelven muchas de las colinas distribuidas por las islas Shetland del Sur. Situadas a unas 120km de la costa antártica, sus tierras y sus aguas son hogar de una rica fauna adaptada a las condiciones extremas del clima. Existen varias especies de pingüinos, focas o lobos marinos y una gran diversidad de aves que anidan en el archipiélago. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB4 Foto4 32A0487

54 / 66

Un grupo de pingüinos papúa (Pygoscelis papua) utiliza un pequeño témpano helado para descansar antes de proseguir su marcha. Las poblaciones nidificantes más numerosas de esta especie se encuentran, precisamente, en las islas Shetland del Sur. Durante el invierno austral, es decir, los meses de junio, julio y agosto, suelen emigrar hacia el norte en busca de aguas con temperaturas más altas. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB4 Foto2 32A0595

55 / 66

A lo lejos, las islas Shetland del Sur se distinguían tras la bruma que acompañaría un eterno atardecer. Algo parecido debió de contemplar el capitán ingles William Smith en 1812 cuando las avistó, se cree que, por primera vez, bautizándolas con su nombre actual. Poco después, en un segundo viaje, daría el nombre a la cercana isla Rey Jorge, en honor al entonces monarca del Reino Unido. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB4 Foto3 32A0565NG

56 / 66

No muy lejos del punto en donde pasaríamos la primera noche, se podía divisar la base antártica Cámara, una estación científica gestionada por la República Argentina construida entre los años 1951-1953. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB4 Foto4 32A0672

57 / 66

Las luces del atardecer conquistaron las cimas rocosas del continente helado durante más de dos horas, haciendo las delicias de aquellos que nos afanábamos por retratar aquel momento único en nuestro viaje.

Foto: Roberto García-Roa

DAB4 Foto1 32A0165NG

58 / 66

Desde el puesto de mando la tripulación buscaba los primeros peñones de tierra antártica. Viajando desde el extremo sur del continente americano en dirección sur, el primer suelo firme que se encuentra cualquier embarcación son las Islas Shetland del Sur. 

Foto: Roberto García-Roa

Gal1 32A9656

59 / 66

Grupo de delfines de Commerson nos despiden a la salida de Punta Arenas, Chile. Una de las poblaciones más importantes de esta especie, junto con otra en el Índico meridional, se encuentra en el estrecho de Magallanes. El tamaño de estos cetáceos no supera los 145 cm, los machos pesan aproximadamente 42 kg mientras que las hembras pueden alcanzar los 50 kg. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB3 foto1

60 / 66

Los submarinos que serán utilizados en las expediciones del fondo marino son fijados firmemente a la cubierta para evitar que puedan sufrir daños al cruzar el pasaje de Drake. Los batiscafos son un eje central de la expedición de Greenpeace a la Antártida. Gracias a ellos, los investigadores pueden acceder a los fondos marinos antárticos y recabar datos fundamentales para una futura defensa del ecosistema. 

Foto: Roberto García-Roa

DAB3 foto3

61 / 66

Bajo la diana de dardos, crucial para el ocio de la tripulación, esperan los cubos que a menudo son utilizados cuando el malestar y el mareo se vuelven protagonistas en el Pasaje de Drake. Tras la salida desde Punta Arenas, este paso marítimo es uno de los momentos más complicados del viaje. En su parte más estrecha, unos 900 km separan América del Sur de la Antártida, y debido a las violentas corrientes, está considerado como el punto de navegación más tormentoso del mundo. 

Foto: Roberto García-Roa

Foto1 (1)

62 / 66

Los salvavidas son solo una de las muchas medidas de seguridad a bordo del Arctic Sunrise. Para nosotros, una perfecta metáfora de la sensación de alivio que sentíamos al embarcar tras tantos días de incertidumbre. Por delante ya solo quedaban cientos de kilómetros de océano, mucho más predecibles que la preparación de un viaje a la Antártida en tiempos de Covid. 

Foto: Roberto García-Roa

 32A9392 (1)

63 / 66

El Arctic Sunrise, el barco rompehielos de Greenpeace, visto desde el hotel donde toda la tripulación realizaba la cuarentena de rigor antes de embarcar. Lo más curioso es que la propia Greenpeace había realizado años atrás una acción contra la propia nave. El barco, que anteriormente se utilizaba para la pesca de focas, fue adquirido por la organización en 1995.

Foto: Roberto García-Roa

 32A9449 (1)

64 / 66

Un atardecer en la ciudad chilena de Punta Arenas pocos días antes de partir. A pesar de que la imagen transmite una sensación de calma, los días previos al embarque estuvieron marcados por las constantes tensiones. Desde la partida desde España, los diferentes protocolos Covid y toda la burocracia que implicaban, fueron todo un reto para la expedición.

Foto: Roberto García-Roa

Newsletter Viajar en tiempos de covid (1)

65 / 66

En Punta Arenas y desde la ventana del hotel, la naturaleza sigue presente antes de la partida hacia la Antártida. Al cabo de pocos días, las aves que captará esta misma cámara serán las propias de otro continente. 

Foto: Roberto García-Roa

Newsletter Viajar en tiempos de covid2 (1)

66 / 66

Antes de embarcar hacia la Antártida, la tripulación debe realizar una estricta cuarentena que se lleva a cabo en un hotel de Punta Arenas. Durante los siete días de confinamiento y antes de subir al barco, la tripulación deberá someterse a varias pruebas PCR que acrediten que no están contagiados por el Covid. 

Foto: Roberto García-Roa