Zorro

1 / 15

1 / 15

El momento

Fotografía ganadora del primer premio absoluto

Esta marmota del Himalaya no hacía mucho tiempo que había salido de la hibernación, cuando fue sorprendida por un zorro hambriento de la meseta del Tíbet. Yonqing Bao capturó, en palabras del jurado: "el momento del ataque, la impactante imagen del depredador enseñando los dientes, el terror de la víctima y la intensidad de la vida y la muerte escrita en sus miradas". La marmota del Himalaya es uno de los mamíferos que viven a mayores altitudes del planeta, por lo que dependen de su grueso pelaje para mantener el frío extremo. En el corazón del invierno pasa hasta seis meses en el interior de una cueva con el resto de la colonia, de la que no sale hasta la primavera, una oportunidad que no pierden los depredadores hambrientos.

Características técnicas

Canon EOS-1D X + 800mm. Objetivo f5.6 ; 1/2500 seg a f5.6 (+0.67 e/v); ISO 640; Trípode de fibra de carbono + cabezal 509HD

 

 

Foto: Yongqing Bao

2 / 15

"Smiling Fox" (El zorro sonriente)

Fotografía ganadora del tercer premio en la categoría: Animals 

Este zorro que dormía dentro una caja, asomaba la cabeza para disfrutar del sol durante la temporada de nieve.

Miyagi Zao Fox Village, Japón.

Fotografía tomada con un iPhone X
 

Foto: Erica Wu / iPhone Photography Awards 2018

3 / 15

Vulpes zerda

Foto: AgePhotoStock

4 / 15

High Noon

¿Qué se podría estar diciendo esta pareja de zorros? Ciertamente no se trata de un civilizado intercambio de pareceres. Esta escena corresponde en realidad una pugna por ocupar una porción de territorio. Por otro lado, sin embargo,  rara vez estas peleas resultan en lesiones graves para cualquiera de las partes; los zorros suelen resolver sus disputas territoriales con pequeños rifirrafes; ¡animales inteligentes hasta para pelearse!

Foto: Julian Rad / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

5 / 15

Vulpes zerda

Foto: Francisco Mingorance

6 / 15

Arctic treasure

Llevando el trofeo de una incursión en un nido de ganso de las nieves, un zorro ártico se dirige a un lugar donde enterrarlo adecuadamente. Es junio y tiempo de bonanza para los zorros de la isla de Wrangel en el Extremo Oriente de Rusia. Los lemmings son la dieta básica para los zorros árticos, pero Wrangel sufre largos y duros inviernos y está condicionado por el hielo durante gran parte del año. No obstante esto lo convierte en una enorme y permanente despensa donde estos astutos animales pueden almacenar y esconder sus alimentos. Los convoyes de comida llegarán a finales de mayo. En apenas unos días, vastas bandadas de gansos de las nieves descenderán desde la la tundra de este remoto paraje Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, hasta sus territorios de invernada situados a unos 4.800 kilómetros en la Columbia Británica y California. Los zorros árticos capturarán a las aves débiles o enfermas, pero con lo que en realidad se deleitarán es con sus huevos, puestos a principios de junio en nidos abiertos en la tundra. Aunque los gansos de nieve defienden ferozmente sus nidos, un zorro puede robar hasta 40 huevos al día, acosando a los gansos hasta que hay una oportunidad de hacerse con el botín. La mayoría de los huevos son almacenados y enterrados en agujeros poco profundos en la tundra, donde el suelo permanece tan frío como una nevera. Estos huevos seguirán siendo comestibles mucho después de que el breve verano ártico haya terminado y los gansos hayan emigrado otra vez al sur. Y cuando la nueva generación de zorros jóvenes comienza a explorar, ellos también se beneficiarán de los tesoros ocultos.

Nikon D300S + 600mm f4 lens; 1/1250 sec at f5; ISO 800; Gitzo tripod + Wimberley head.

Foto: Sergey Gorshkov - Wildlife Photographer of the Year

7 / 15

Un zorro curioso

Foto: Wildlife Photographer of the Year 2016 / Sam Hobson

8 / 15

Vulpes vulpes

Foto: AP/Tim Hauf / Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EEUU

9 / 15

Vulpes lagopus, syn. Alopex lagopus

Foto: Christian Naumann / Picture-alliance / Dpa / AP

10 / 15

Isla Wrangel

El habitante más astuto de la isla Wrangel, el zorro ártico, llega a robar hasta 40 huevos de ánsar nival al día y los almacena para sus cachorros.  

Gorshkov-photo.com

Foto: Sergey Gorshkov

11 / 15

Isla Wrangel

Un cachorro de zorro ártico juega con los restos de un lemming. Los zorros de Wrangel se alimentan en gran medida de estos roedores, cuya población fluctúa de forma espectacular de un año a otro. 

Gorshkov-photo.com

Foto: Sergey Gorshkov

12 / 15

Isla Wrangel

Un zorro juguetón expulsa a un ánsar nival de su nido, una táctica para después robarle los huevos. Una colonia de estas aves migra a la isla en mayo, después de pasar el invierno en América del Norte. 

Gorshkov-photo.com

Foto: Sergey Gorshkov

13 / 15

Vida de perros

Alisa, uno de los dos zorros de Novosibirsk que viven como mascotas con familias adineradas de las afueras de San Petersburgo, es dócil con sus compañeros humanos y también con el perro labrador de la familia.

Vincent J. Musi

14 / 15

Mascotas insólitas

Unos zorros criados y seleccionados durante generaciones para ser dóciles como los perros posan en brazos de los miembros del equipo de Lyudmila Trut (centro), en el Instituto de Citología y Genética, en Novosibirsk, Siberia.

Foto: Vincent J. Musi

15 / 15

Islandia, Alopex lagopus

Cazado en algunas zonas de Escandinavia, el zorro ártico se recupera de su casi total extinción. En la imagen, un ejemplar de Islandia.
 

Foto: Orsolys Heearberg