Serpientes

1 / 40

1 / 40

Jack Perks

Fotografía ganadora del segundo premio en la categoría: British Waters Wide Angle

Las serpientes herbáceas son una especie que he estado buscando durante años. Me hablaron de un estanque utilizado para la natación y de la serpiente de hierba que cuelga alrededor de los de lirios. Me puse mi traje de baño, me metí en el agua y pude ver a una deslizándose a lo largo de la superficie. Lentamente avanzando hacia ella con mi cabeza solo asomando por encima del agua, saqué la foto. 

Foto: Jack Perks / UPY 2019

2 / 40

El animal del pecado original

De todos los animales, el único al que se cita por su nombre en el Génesis es la serpiente, protagonista de la historia del fruto prohibido y culpable, según la tradición, de que Adán y Eva sean expulsados del Paraíso. El episodio fue reproducido en este retablo del siglo XII, en el que se ve como Adán y Eva sucumben a la tentación de la serpiente. Museo Diocesano, Solsona.

FOTO: Oronoz / Album

3 / 40

El ciclo de la vida

En el Próximo Oriente la serpiente estaba relacionada con el ciclo de la vida. En el poema de Gilgamesh (escrito hace 4.700 años), el héroe sumerio pierde su inmortalidad al serle robada por uno de estos reptiles. Los ecos de este relato se encuentran en el Génesis. El grabado de este peso sumerio del tercer milenio a.C. muestra a Gilgamesh luchando contra dos serpientes.

FOTO: DEA / Album

4 / 40

Amuleto sanador

Para los israelitas la serpiente no tenía un carácter diabólico. Es más, algunos hallazgos arqueológicos confirman el uso de amuletos de bronce en forma de serpiente para practicar sanaciones rituales. Arriba uno de estos talismanes del siglo XIII a.C. Museo Heretz, Tel Aviv.

FOTO: AKG / Album

5 / 40

Una cría de serpiente atrapada en ámbar

Un estudio publicado el 18 de julio en Science Advances presentaba los restos, atrapados en ámbar de Birmania, de dos serpientes que vivieron a mediados del Cretácico, hace unos 100-95 millones de años: el primer embrión-neonato de serpiente fosilizada, que incluye el esqueleto postcraneal (el esqueleto diferente al cráneo) articulado, las vértebras, detalles de la escamación y la forma del cuerpo; y un segundo espécimen que conserva un fragmento de la piel mudada. "Es un importante, y hasta ahora ausente, componente para comprender la evolución de las serpientes desde los continentes australes, es decir Gondwana, a mediados del Mesozoico", explicaba el paleontólogo Michael Caldwell, el principal autor del estudio. La imagen es una tomografía computarizada de los especímenes atrapados en ámbar de Birmania, principalmente los restos esqueléticos de una serpiente embrionaria de la especie Xiaophis myanmarensis. Más información aquí.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences

6 / 40

Calliophis salitan

Una serpiente coral de bandas negras largas y glándulas blancas y negras sorprendió a los investigadores cuando la vieron hace más de diez años en la isla Dinagat, en el sureste de Filipinas. La nueva especie, descrita formalmente este año como Calliophis salitan, tiene una cola de color naranja brillante a diferencia de sus parientes de cola azul que habitan en la región. El recién llegado, que pertenece a un grupo de serpientes coral venenosas asiáticas, solo se encuentra en Filipinas. "Los orígenes evolutivos de esta nueva especie de cola naranja siguen siendo un misterio", dice el Dr. Alan Leviton, miembro de la Academia quien describió la nueva especie. "La especie podría estar más extendida de lo que pensamos, podría haber parientes cercanos que aún no hemos descubierto, o podría ser el único miembro superviviente de un linaje perdido", dice Leviton. "O, tal vez el naranja es sólo el nuevo azul".

Foto: E.F. Jones / The Herpetologists' League / Academia de las Ciencias de California

7 / 40

2 crías de serpiente a mediados del Cretácico

Ilustración de Cheung Chung Tat en la que aparecen dos serpientes de la nueva especie Xiaophis myanmarensis recién salidas del cascarón, en el suelo de un bosque de la actual Birmania a mediados del Cretácico, cuando quedaron atrapadas en la resina de un árbol.

Ilustración: Cheung Chung Tat

8 / 40

Atrapada en ámbar

Tomografía computarizada del espécimen atrapado en ámbar de Birmania: los restos esqueléticos de una serpiente embrionaria de la especie Xiaophis myanmarensis.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences

9 / 40

Restos esqueléticos de la serpiente

Reconstrucción en 3D de los restos esqueléticos del espécimen de Xiaophis myanmarensis.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences

10 / 40

Vértebras y costillas

Ampliación de las vértebras y costillas de la serpiente atrapada en ámbar.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences

11 / 40

Escamas y pigmentación de la serpiente

Detalle de las escamas y pigmentación variable en un fragmento de piel de la serpiente. El espécimen se encuentra en el Museo Royal Saskatchewan, en Canadá.

Foto: Ryan C. McKellar, Royal Saskatchewan Museum, Canada

12 / 40

Cuidado de las crías

La pitón sudafricana hembra no sólo incuba sus huevos; después de la eclosión de los mismos permanece en el nido cuidando de sus crías.

Foto: Graham Alexander, Wits University

13 / 40

Pitón sudafricana

Fotografía de una pitón sudafricana (Python natalensis).

Foto: Graham Alexander, Wits University

14 / 40

Graham Alexander

El profesor Graham Alexander, de la Wits University, ha estudiado a la pitón sudafricana durante siete años.

Foto: Wits University

15 / 40

Cerastes cerastes

Foto: Javier Aznar / MontPhoto 2017

16 / 40

Serpiente

El taipán de la costa (Oxyuranus scutellatus) es una especie de serpiente australiana de gran envergadura y una de las más venenosas del mundo; puede causar la muerte de un ser humano en cuestión de minutos, aunque el promedio es de unas dos horas y media.

Foto: Trustees of the NHM, London

17 / 40

Serpiente

La serpiente cascabel diamantina del oeste (Crotalus atrox) es la serpiente más peligrosa de Estados Unidos. Cada año causa muchas muertes humanas.

Foto: Trustees of the NHM, London

18 / 40

'Naja peroescobari'

Esta es una de las pocas fotografías disponibles de la nueva especie Naja peroescobari en la isla de Santo Tomé.

Foto: Tiziano Pisoni

19 / 40

Examinando una cobra de bosque

Luis Ceríaco, el principal autor del estudio, examina un espécimen de cobra de bosque (Naja melanoleuca), el pariente más cercano de la cobra negra de Santo Tomé, en la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia.

Foto: Mariana Marques

20 / 40

Ojo avizor

Tercer premio en la categoría: Primer plano

Especie: Morelia viridis

Foto: Víctor Gordillo Galea / Zoológico de Barcelona

21 / 40

"Yellow-Flecked Sipo"

Categoría: Natural World

 

Esta preciosa culebra del género Chironius flavopictus fue encontrada en el Bosque Protector de la Perla cerca de La Concordia, en Ecuador. Siempre me ha fascinado la capacidad de las serpientes para mantenerse inmóviles mientras sopesan la situación".

Foto: Claire Waring / Smithsonian Photo Contest

22 / 40

Reptando en lo profundo del bosque

Fotografía ganadora en la categoría: Animales

"Una caminata matutina por el maravilloso bosque; la llovizna incesante humedece su espesura durante 12 horas al día; la sombría serenidad que me hacía dudar si era de noche o de día. La niebla pesada, la brisa fría y el silencio eterno podían calmar cualquier rugido; y allí vi esta belleza de 20 centímetros, una bejuquilla verde. Fui bendecido al ver esto en aquel lugar. Cambié inmediatamente el macro por la lente de gran angular".

Foto: Varun Aditya

23 / 40

Pitón verde arborícola

Foto: Joel Sartore

24 / 40

Serpiente ratera rinoceronte

Foto: Joel Sartore

25 / 40

Colores originales

Recreación de la serpiente con sus colores originales, adecuados para camuflarse a la luz del día.

Foto: Jim Robbins

26 / 40

Células pigmentarias

Los tres tipos de células pigmentarias en la piel fosilizada de la serpiente.

Foto: Maria McNamara

27 / 40

La investigadora y la serpiente

Maria McNamara junto a una serpiente actual que tiene una coloración similar a la descubierta en el fósil.

Foto: Maria McNamara

28 / 40

Arca de Noé

La producción de obras de taxidermia se incrementó durante el siglo XIX, con muestras como esta arca de Noé de la galería Deyrolle, institución científica fundada en París en 1831 por el naturalista Jean-Baptiste Deyrolle.

Foto: Robert Clark

29 / 40

Trofeos de caza

El magnate del petróleo Kerry Krottinger y su mujer, Libby, posan con sus trofeos de caza en su casa de Dallas. Kerry defiende que su gasto en partidas de caza contribuye a que los países africanos conserven la fauna que atrae a turistas y cazadores. Las autoridades estadounidenses han prohibido los trofeos de elefantes de Zimbabwe por el fracaso de este país a la hora de hacer cumplir su legislación en materia de conservación.

Foto: Robert Clark

30 / 40

La mordedura que cura

El veneno de serpientes como la mamba de Jameson (la de esta imagen, fotografiada en Camerún) podría utilizarse muy pronto para tratar diversas cardiopatías.

www.mattiasklum.com 

Foto: Mattias Klum

31 / 40

La mordedura que cura

El biólogo Zoltan Takacs, experto en venenos, atrapa una serpiente marina rayada en aguas de las islas Fidji. La mordedura tóxica de este ofidio causa la parálisis de su presa (la fuerte y veloz anguila) para impedir que huya. 

www.mattiasklum.com

Foto: Mattias Klum

32 / 40

La mordedura que cura

Los colmillos huecos de la mamba de Jameson inoculan unas toxinas que pueden causar parálisis respiratoria, y la muerte de una persona en unas horas.

www.mattiasklum.com 

Foto: Mattias Klum

33 / 40

La mordedura que cura

Esta cobra de Taiwan, una especie que escupe su veneno, es uno de los muchos ofidios criados en búnkeres de hormigón en Le Mat Village, en Hanoi. En Vietnam y en el resto del sudeste asiático se venden cobras y otras muchas serpientes para su consumo. 

www.mattiasklum.com

Foto: Mattias Klum

34 / 40

La mordedura que cura

Un criador de serpientes exhibe una de sus cobras reales. La economía de su pueblo, cercano a Hanoi, depende en gran medida del comercio de serpientes.

www.mattiasklum.com 

Foto: Mattias Klum

35 / 40

La mordedura que cura

Descalzo y con las manos desnudas, Huang Van Tan, de 59 años, busca serpientes –preferiblemente cobras– en un arrozal cerca de su pueblo. Utiliza una vara larga para introducirlas en la bolsa que lleva a la espalda. Guarda algunas serpientes como comida para su familia, y el resto las vende a un restaurante local o a un exportador. Una cobra le puede reportar unos 75 euros, mucho dinero en el Vietnam rural. 

www.mattiasklum.com

Foto: Mattias Klum

36 / 40

La mordedura que cura

Culebras, huevos de serpiente y lagartos se infusionan embotellados en licor de arroz en un restaurante de Le Mat Village. Los lugareños afirman que la bebida alivia el dolor, mantiene la salud de los órganos y potencia la virilidad. 

www.mattiasklum.com

Foto: Mattias Klum

37 / 40

La mordedura que cura

La bebida favorita en un restaurante de Le Mat, en Vietnam, es cobra real infusionada en licor de arroz. Los reptiles venenosos se cocinan al momento para satisfacer a los comensales más exigentes. Los guisos de cobra son caros, por lo que la mayoría de los clientes habituales piden platos menos menos costosos, acompañados quizá con un trago de licor de cobra.

www.mattiasklum.com 

Foto: Mattias Klum

38 / 40

Boa constrictor

Una joven boa constrictor acecha inmóvil desde otra flor (arriba); a la serpiente no le interesa el néctar de Ochroma, pero no le importaría nada merendarse a un colibrí.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

39 / 40

Wonambi naracoortensis

El esqueleto enroscado de Wonambi naracoortensis insinúa la fuerza estranguladora de esta serpiente gigante del pleistoceno, que alcanzaba una longitud de seis metros y el grosor de un poste de teléfono. Los restos parciales, excavados en una cueva cerca de Naracoorte, se exhiben en el Museo de Australia Meridional, en Adelaida. El nombre del género al que pertenece la serpiente, Wonambi, procede del término aborígen que significa «serpientes arco iris», una representación muy común en el arte y la mitología aborígenes.

Amy Toensing

40 / 40

Hemerophis socotrae

El archipiélago alberga seis especies de serpientes, entre ellas la culebra de Socotora -Hemerophis socotrae-, exclusiva de este lugar. De las 30 especies de reptiles terrestres presentes en Socotora, el 90 % son endémicas.

Foto: Oriol Alamany

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?