Roedores

1 / 20
Big ears

1 / 20

Big ears

Valeriy se encontraba en una expedición de verano en la parte mongol del desierto de Gobi cuando se topó con un jerbo de orejas largas. A medida que la sangre se mueve a través de las orejas de estos animales habitualmente nocturnos, el exceso de calor se disipa a través de la piel y el jerbo puede mantenerse fresco.

Foto: Valeriy Maleev/ Wildlife Photographer of the Year 2019

2 / 20

Hijo mío, un día todo esto será tuyo

Foto: Martina Gebert / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

3 / 20

Algo me huele mal

Foto: Geert Weggen / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

4 / 20

¡Me quieres pasar los alicates de una vez!

Foto: CWPA / Barcroft Images

5 / 20

Urocitellus parryi

6 / 20

Precioso roedor

La rata de bambú (Dactylomys peruanus), como se la conoce vulgarmente, ha sido avistada de nuevo por unos guardaparques del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) durante un patrullaje rutinario en el sitio arqueológico de Phuyupatamarka.

Foto: Johnny Pérez Cruz y William Yucra Sullca

7 / 20

Rata huidiza

El roedor figura en la lista de datos "deficientes" debido a que se tienen pocos reportes de su avistamiento.

Foto: Johnny Pérez Cruz y William Yucra Sullca

8 / 20

Bank Vole

Puede decirse que este topillo rojo -Myodes glareolus- está disfrutando de todo un desayuno gourmet para un roedor: ¡un festín de moras!. Esta inyección de vitaminas hará que el pequeño mamífero disponga de una energía muy necesaria de cara al comienzo del otoño. 

Foto: Folkert Christoffers / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

9 / 20

Winter pause

Esta ardilla roja cerró los ojos por un momento, juntó las patas para descansar y luego reanudó su búsqueda de comida. El invierno es un momento difícil para los animales del norte. Algunos hibernan para escapar de sus rigores, pero no es el caso de las ardillas rojas. Mats camina todos los días en el bosque cerca de su casa en el sur de Suecia, a menudo deteniéndose para observar a las ardillas forrajeando en los abetos.  Aunque su dieta principalmente vegetariana es variada, su supervivencia invernal está ligada a una buena cosecha de piñas y a los alimentos que almacenan y esconden para las épocas de escasez.  

Nikon D3 + 300mm f2.8 lens; 1/320 sec at f2.8; ISO 800.

Foto: Mats Andersson - Wildlife Photographer of the Year

10 / 20

Cynomys sp.

Foto: Rayman Gehman

11 / 20

Reserva de la Biosfera de Jakassky, Rusia

Posee una rica biodiversidad y el 80% de su superficie de casi dos millones de hectáreas está cubierta por los bosques boreales de la taiga.

Foto: UNESCO/Aleksandr Isaev

12 / 20

Gracilimus radix encontrado en Indonesia

El Gracilimus radix es una pequeña rata que forma parte de las siete especies de roedores descubiertas en la isla de Célebes en Indonesia desde 2012.

 

Foto: Kevin Rowe / Museums Victoria

13 / 20

Gracilimus radix encontrado en Indonesia.

Esbelta, con orejas redondeadas y una cola con poco pelo, se trata de un animal único por seguir una dieta omnívora, especialmente raíces –de ahí su nombre–, si lo comparamos con sus parientes que son exclusivamente carnívoros.

Foto: Kevin Rowe / Museums Victoria

14 / 20

Muscardino balcánico

Foto: Wild Wonders

15 / 20

Rata cambalachera de garganta blanca

Foto: Joel Sartore

16 / 20

Rata topo lampiña

Foto: Joel Sartore

17 / 20

Micromys minutus

Foto: Nick Upton, Nature Picture Library

18 / 20

Criadas para ser malas

La actitud agresiva de esta rata ante el fotógrafo es el producto de 73 generaciones de cría selectiva para fomentar la hostilidad hacia los humanos. Científicos de Novosibirsk y Alemania comparan el genoma de las ratas agresivas con el de otras ratas seleccionadas por su docilidad e intentan encontrar conexiones entre el ADN y la conducta.

Foto: Vincent J. Musi

19 / 20

Roedor arborícola (Pogonomys sp. nov.)

Posible especie nueva descubierta por Kris Helgen en los montes Foja, a 1.648 metros de altitud.

 

Tim Laman

20 / 20

Inverness, Reino Unido. Sciurus vulgaris

Con un territorio en retroceso y una población menguante, la ardilla roja europea apenas puede competir con la ardilla Sciurus carolinensis, una especie invasora procedente de América del Norte que acapara los alimentos y transmite un virus letal para su prima europea.
 

Foto: Peter Caims