Rinocerontes

1 / 45
The surrogate mother

1 / 45

The surrogate mother

Elias Mugambi es guardabosques en Lewa Wildlife Conservancy al norte de Kenia. A menudo pasa semanas lejos de su familia cuidando a rinocerontes negros huérfanos como Kitui. Los jóvenes rinocerontes están en el santuario como resultado de la caza furtiva o porque sus madres son ciegas y no pueden cuidarlos de manera segura en la naturaleza.

Foto: Martin Buzora / Wildlife Photographer of the Year 2019

2 / 45

Desperate Measures

Fotografía ganadora en la categoría: Young Environmental Photographer of the Year

 

Este rinoceronte está siendo descornado en un intento de protegerlo de la caza furtiva. Con el nivel de la actual de caza furtiva, los expertos recomiendan que los rinocerontes se descornen de cada 12 a 24 meses para disuadir a los cazadores. "Esta no fue una visión agradable" comenta el fotógrafo.

Foto: EPOTY 2019 / Neville Ngomane

3 / 45

Ducha rápida

Foto: Tilakraj Nagaraj / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

4 / 45

A New Look / Un Nuevo Look

Fotografía ganadora del tercer premio en la categoría: Vida Salvaje

 

Tarde en la noche, dos rinocerontes blancos del sur emergieron de las sombras para beber en un abrevadero en la Reserva de Caza Zimanga. Estaban espalda con espalda, observando sus alrededores antes de bajar sus cabezas. Subestimé el impacto emocional que las increíbles bestias tendrían en mí. Habían sido descornados para disuadir a los cazadores furtivos de cazarlos. Estaba llena de emoción, pero de horror al mismo tiempo al pensar que la caza furtiva podía tener un efecto tan devastador.

Foto: Alison Langevad / National Geographic Photo Contest

5 / 45

Rinocerontes blancos del sur

Un rinoceronte blanco del sur (Ceratotherium simum simum) bebe agua junto a su cría en la reserva de Mkuze-game, en Sudáfrica. En 1895 las autoridades coloniales declararon protegido al rinoceronte blanco y proclamaron el área como Reserva Natural. Con esta acción dedicada a la conservación de la vida silvestre en Sudáfrica, esta pequeña población aumentó constantemente a lo largo del siglo XX para convertirse en una historia de éxito en la conservación.

Foto: Gtres

6 / 45

Ceratotherium simum simum

En esta fotografía podemos apreciar a una pareja de rinocerontes blancos del sur -Ceratotherium simum simum- en su hábitat natural ,en Sudáfrica.  Ya incluso antes de entrado el siglo XIX,  las poblaciones de rinoceronte blanco del sur habían sufrido tal declive que solo llegaron a quedar entre 100 y 200 individuos de la especie restringidos a la zona de confluencia de los ríos Umfolozi en Zululand.

Foto: Gtres

7 / 45

Najin

En esta fotografía tomada el 30 de marzo de 2018 podemos ver a Najin, una de las últimas dos hembras de rinoceronte blanco del norte -Ceratotherium simum cottoni- que quedan en el mundo, en Ol Pejeta Conservancy Park, en el condado de Laikipia, en el norte de Kenia. Los últimos ejemplares que vivían en libertad fueron literalmente erradicados en toda su zonas de distribución: Uganda en 1980, en Sudán en 1984 y finalmente en el Parque Nacional de Garamba, en República Democrática del Congo, declarándose su extinción en libertad en el año 2008.

 

Foto: Agephostock

8 / 45

El rinoceronte real

Foto: Kallol Mukherjee / CWPA / Barcroft Images

9 / 45

Mandíbula de rinoceronte lanudo

Compañero inseparable del mamut lanudo, esta especie presentaba una talla similar a la del rinoceronte blanco africano, pudiendo superar los 4 metros de longitud. Su cuerno nasal era muy largo y curvado, aplanado lateralmente, como un sable. Los hallazgos de Siberia confirman que el cuerpo del rinoceronte lanudo, como el del mamut, estaba cubierto por una espesa capa de pelo.
Sus molares y premolares, con altas coronas y complejos repliegues en el esmalte, estaban bien adaptados a una dieta a base de vegetación herbácea esteparia, muy abrasiva. Las cuevas de Jou Puerta y La Rexidora han proporcionado restos de diversos individuos, como esta mandíbula (arriba) que conserva un premolar de leche, lo que indica que corresponde a un ejemplar joven.

Foto: Pau Fabregat

10 / 45

Sudán (1973-2018), el último macho de rinoceronte blanco del norte

Foto: Alexandra Mlejnkova / CTK via AP Images / Gtres

11 / 45

Extracción de óvulos de un rinoceronte blanco del sur

Foto: Leibniz-IZW

12 / 45

Rinoceronte blanco sureño (Ceratotherium simum simum)

El rinoceronte blanco sureño presenta un morro cuadrado adaptado para pastar. Lleva siempre baja su gran cabeza, tiene una giba en el cuello y dos orejas puntiagudas. Los dos cuernos del rinoceronte consisten en fibras córneas de aspecto de pelo que se originan en papilas dérmicas, y son cementadas juntas para formar un solo cuerno.

Los machos son sedentarios y territoriales. Son solitarios, excepto en la época de apareamiento, periodo en el que acuden a los grupos que forman las hembras con sus crías. En este periodo, el macho permanece con la hembra entre 1 y 2 días. Después de un periodo de gestación de 16 meses, nace el pequeño rinoceronte, que a la hora de vida es capaz de mantener el equilibrio y seguir a su madre. Permanecerá con la madre hasta los tres años de edad, y han de pasar 4 años desde el nacimiento de una cría para que la hembra tenga a su segunda cría, lo que provoca que la tasa de natalidad sea relativamente baja.

Bajo estrés es capaz de correr a una velocidad de 40 Km/h. Desgraciadamente está en grave peligro de extinción.

Foto: BIOPARC Valencia

13 / 45

Sudán

Foto: AgePhotoStock

14 / 45

Sudán

Sudán (1973-2018), el último macho de la subespecie de rinoceronte blanco del norte (Ceratotherium simum cottoni).

Foto: Ed Barthrop / Ol Pejeta Conservancy

15 / 45

Cuidando a Sudán

Fotografía del 3 de mayo de 2017 que muestra a un guarda de la reserva Ol Pejeta Conservancy cuidando a Sudán.

Foto: AP Photo / Gtres

16 / 45

Complicaciones relativas a la edad

Sudán en la reserva Ol Pejeta Conservancy, en Kenia. El último macho de la subespecie de rinoceronte blanco del norte ha muerto por complicaciones relativas a la edad.

Foto: AP Photo / Gtres

17 / 45

Nacido en estado salvaje

Fotografía del guarda Zachariah Mutai cuidando de Sudán en julio de 2017. Sudán fue el último rinoceronte blanco del norte que nació en estado salvaje, en Sudán, en el noreste de África, en 1973.

Foto: Joe Mwihia, File / AP Photo / Gtres

18 / 45

Waiting for Freedom

Fotografía finalista en la categoría: Environment

Un joven rinoceronte blanco, drogado y con los ojos vendados, a punto de ser liberado en el delta del Okavango, Botswana, después de su traslado desde Sudáfrica para protegerlo de los cazadores furtivos.

 

 

 

Foto: Neil Aldridge / World Press Photo 2018

19 / 45

Fósil restaurado

Fósil del género Paraceratherium tras su restauración en un museo de Chengdú, en China. La fotografía es del 10 de febrero de 2018.

Foto: Imaginechina via AP Images / Gtres

20 / 45

Rinoceronte extinto

El director del museo muestra el fósil del rinoceronte extinto que en vida debió de pesar más de 20 toneladas.

Foto: Imaginechina via AP Images / Gtres

21 / 45

Rinoceronte sin cuernos

Cráneo del género Paraceratherium, un rinoceronte sin cuernos que se extinguió hace millones de años.

Foto: Imaginechina via AP Images / Gtres

22 / 45

Reserva Nacional Masai Mara, Kenia

Si hay un parque nacional en África que destaque sobre todos es este, el de la Reserva Nacional Masai Mara, en la región del Serengueti. Si duda, un imprescindible de Kenia. Tiene este nombre porque la legendaria tribu masái habita la zona y por el río Mara, que lo cruza. La mayor parte del territorio es sabana en la que puntualmente aparecen acacias salpicando el horizonte. La fauna tiende a concentrarse en la zona occidental del valle, donde el acceso al agua es más fácil. Es fácil ver a los “Cinco Grandes”: el león, leopardo, elefante, el búfalo africano y el rinoceronte negro. También se puede ver otros animales como el hipopótamo o la hiena manchada. 

Foto: Gtres

23 / 45

Memorial to a species

Fotografía ganadora en la categoría: Fotógrafo del año

Tomada como parte de una investigación encubierta sobre el comercio ilegal del cuerno de rinoceronte, la imagen ganadora de Brent cuenta la evocadora historia de una de las últimas víctimas del comercio de especies salvajes: un rinoceronte negro del parque Hluhluwe Imfolozi de Sudáfrica. Se cree que los cazadores furtivos provienen de una comunidad local, y realizan su atroz trabajo por encargo. Después de ingresar ilegalmente en la reserva, tendieron una emboscada al rinoceronte en un pozo de agua y lo mataron antes de huir de su la parte tan supersticiosamente apreciada de cuerpo mutilado.

La conmovedora imagen de Brent es un símbolo del impacto devastador de la demanda de cuerno de rinoceronte. Los rinocerontes negros fueron una vez la especie de rinoceronte más numerosa del mundo. Sin embargo, se estimó en 2015 que tan solo 5,000 ejemplares permanecieron en la naturaleza viviendo en libertad; una cantidad la cual los conservacionistas creen que ha caído desde entonces debido a la creciente caza furtiva en estos dos últimos años. Estos animales en peligro crítico se extinguirán muy pronto a menos que se tomen medidas efectivas y convincentes.

Foto: Brent Stirton / Wildlife Photographer of the Year 2017

24 / 45

Rhinoceros unicornis

25 / 45

Translado aéreo

26 / 45

Rhino

Foto: Denis Huot / Gtres

27 / 45

Diceros bicornis

Foto: AP /Michael Probst

28 / 45

"Rhino Wars"

Categoría: Nature. Historias. Primer premio.

Un rinoceronte negro yace muerto, abatido por sus cuernos,  en la Reserva de  Hluhluwe UmfoloziReserve, Sudáfrica. Se sospecha que los asesinos vinieron de una comunidad local próxima, entrando ilegalmente en el parque, disparando al rinoceronte con un rifle de caza silenciado de gran potencia.

Foto: Brent Stirton / World Press Photo 2017

29 / 45

Criaderos de cuernos

Estos rinocerontes de un rancho sudafricano han sido recientemente despojados de sus cuernos . A diferencia del marfil de elefante, el cuerno de rinoceronte vuelve a crecer cuando se corta correctamente. El ranchero está almacenando el cuerno con la esperanza de que venderlo pronto será legal.Aquí puedes ver el reportaje sobre la caza furtiva de rinocerontes.

Foto: Ben Stirton / National Geographic

30 / 45

Parque Hluhluwe-Imfolozi, Sudáfrica

Unos cazadores furtivos abatieron a este rinoceronte negro por su cuerno con balas de alto calibre en el parque Hluhluwe-Imfolozi de Sudáfrica. Hoy en día tan solo quedan unos 5.000 ejemplares de la especie en todo el mundo.

Foto: B

31 / 45

Rinoceronte blanco norteño

Foto: Joel Sartore

32 / 45

Kruger. Sudáfrica

Es el mayor de los diecisiete parques de Sudáfrica y el más antiguo, creado en 1898. Aunque el paisaje no es tan espectacular como el de la sabana, es el destino perfecto para poder contemplar los big five, los cinco grandes: león, leopardo, búfalo, elefante y el rinoceronte, además de 147 mamíferos protegidos y 517 especies de aves. La mejor época para visitarlo es de mayo a octubre, cuando la hierba está baja y hay mejor visibilidad.

Gtres

33 / 45

Parque Nacional Etosha (Namibia)

La llanura salada de Etosha es, vista desde el espacio, una gran mancha blanca en el norte de Namibia. Sus 4.800 km2 abarcan una de las reservas con más biodiversidad de África. Esta enorme hondonada es el hogar del escaso rinoceronte negro, elefantes, leones, jirafas y 350 especies de aves que alcanzan su mayor concentración durante la época de lluvias, de noviembre a abril. 

Foto: HOUGAARD MALAN / AGE FOTOSTOCK

34 / 45

Rinocerontes indios, Zoo de Fort Worth, Texas

Asha («esperanza» en hindi), de cuatro meses de edad, permanecerá junto a su madre durante dos años. Afortunadamente, tanto en los parques zoológicos como en la naturaleza, esta especie de rinoceronte es cada vez más numerosa.

Rhinoceros unicornis

Estado de conservación: vulnerable

http://photoark.com

Foto: Joel Sartore

35 / 45

Guardas de la reserva Ol Pejeta Conservancy, en Kenya

Descornado para disuadir a los furtivos, un rinoceronte blanco norteño, uno de los siete ejemplares de la subespecie que aún sobreviven, pace junto a unos guardas de la reserva Ol Pejeta Conservancy, en Kenya. Trasladado junto con otros tres ejemplares desde un zoo de la República Checa, donde no se habían reproducido, fueron puestos en libertad en un último intento de salvar la subespecie de la extinción.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton

36 / 45

KwaZulu-Natal

Un rinoceronte en una colina de la provincia de KwaZulu-Natal, Sudáfrica.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton

37 / 45

Desarmado para sobrevivir

Una vez cortado el cuerno, se deja que el rinoceronte anestesiado despierte en el campo.

www.brentstirton.com

 

Foto: Brent Stirton

38 / 45

KwaZulu-Natal, Sudáfrica

Una hembra de rinoceronte blanco (a la izquierda) pace junto al macho que la acompaña desde que unos furtivos la atacaron en KwaZulu-Natal, Sudáfrica: desde un helicóptero, la siguieron a ella y a su cría, le dispararon un dardo tranquilizante y le cortaron los cuernos con una sierra eléctrica. Los guardas la encontraron una semana después, buscando a su cría, que había muerto, probablemente de inanición.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton

39 / 45

Operación de cuerno

Una veterinaria corta los cuernos de una hembra de rinoceronte blanco anestesiada, en una granja de la provincia del Noroeste, en Sudáfrica. La operación dura unos 20 minutos. Los dos cuernos, compuestos de queratina (la proteína que constituye la base de la lana, las plumas, los picos y los cascos de los caballos), volverán a crecerle en unos dos años.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton

40 / 45

Botines abandonados

El cadáver en descomposición de un rinoceronte yace sin los cuernos en el mismo sitio donde fue estrangulado por una trampa de alambre colocada por los cazadores furtivos en una reserva de caza privada cercana al Parque Nacional Kruger de Sudáfrica. Los guardabosques cercaron el lugar, pero los furtivos no regresaron a por su captura y los oficiales extrajeron los cuernos.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton

41 / 45

KwaZulu-Natal, Sudáfrica

Una cría de rinoceronte blanco juega con otro ejemplar joven en un redil de un parque en la provincia de KwaZulu-Natal, Sudáfrica.

www.brentstirton.com

 

Foto: Brent Stirton

42 / 45

Tesoros en forma de cuerno

Autoridades responsables de la protección de la vida salvaje en Sudáfrica almacenan los cuernos de rinocerontes que han fallecido de muerte natural en parques nacionales y provinciales, y también los que fueron cortados por los cazadores furtivos.

www.brentstirton.com 

Foto: Brent Stirton

43 / 45

Valor al alza

Un cuerno como este de 3,5 kilos puede costar hasta 270.000 euros en el mercado negro.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton

44 / 45

Hacia un lugar más seguro

Sedado y con los ojos vendados, un rinoceronte negro de El Cabo Oriental (Sudáfrica) es transportado así en helicóptero durante 10 minutos hasta el camión que lo llevará a su nuevo hogar, a 1.500 kilómetros de distancia. Este sistema, ideado para sacar a los animales de las zonas menos accesibles, forma parte de una iniciativa para reubicar a esta especie amenazada en zonas más favorables para su cría y distribución.

www.greenrenaissance.co.za

Foto: Green Renaissance / WWF

45 / 45

La guerra del rinoceronte

Los guardas de la reserva privada Savé Valley Conservancy, en Zimbabwe, encontraron este rinoceronte negro macho después de que unos furtivos le dispararan y le cortaran los dos cuernos. Los veterinarios tuvieron que sacrificarlo. En los últimos seis años los furtivos han matado más de mil rinocerontes africanos por sus cuernos, que se pasan de contrabando a Asia para su uso en la medicina tradicional.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton