Ranas

1 / 116
Base... hemos hecho cumbre

1 / 116

Base... hemos hecho cumbre

"Una rana trepó una flor de una planta delante de mi, y cuando llegó al final de su trayecto, celebró su éxito entre risas".

 

Foto: Dikky Oesin / Comedy Wildlife Photographer of the Year 2021

Night Light

2 / 116

Night Light

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Animal Habitat

"Mis habilidades fotográficas fueron puestas a prueba por esta escena mágica. Utilicé una larga exposición con flash añadido para lograr la iluminación perfecta para esta foto de unos hongos bioluminiscentes - Mycena chlorophos- y una la rana barrada, Mixophyes fasciolatus."

 

Foto: Isaac Wishart / Australian Geographic Nature Photographer of the Year 2021

Eerie Stalker

3 / 116

Eerie Stalker

Fotografía ganadora en la categoría: Editor’s pick

"No es frecuente encontrarse con la interacción de estas dos especies, por lo que fue increíble poder capturar parte de ella", cuenta el autor de esta fotografía, Dimitri Ouboter, ecólogo en el Instituto de Estudios Ambientales y de Vida Silvestre Neotropical de Suriman, un país de América del Sur cubierto casi al completo por selvas tropicales. "Estaba caminando por la noche inspeccionando algunas charcas cuando vi a esta serpiente acercarse sigilosamente a una rana. Segundos después de tomar la instantánea, la serpiente -Helicops angulatus- atacó a esta rana gladiadora gigante, Boana boans. La rana se escapó; un hecho afortunado, ya que muy probablemente pudo haber sido una comida demasiado grande para la serpiente, cuenta Ouboter. Sin embargo la lucha por la supervivencia no habría acabado con el simple mordisco de la serpiente ya que se ha observado que esta especie de rana escapa de las fauces de las serpientes en múltiples ocasiones gracias a diferentes técnicas defensivas como emitir llamadas de socorro, saltar o inflar sus pulmones, haciendo muy difícil para las serpientes mas pequeñas atraparlas. Excelentes estrategias de supervivencia.

Foto: Dimitri Ouboter / Dimitri Ouboter

STOCKPKG MM9598 31

4 / 116

El abdomen translúcido de una hembra de rana de cristal de manchas doradas (Hyalinobatrachium aureoguttatum) permite ver los huevos que alberga en su interior. Esta imagen se tomó en un estudio móvil.

Foto: Jaime Culebras

STOCKPKG MM9598 45

5 / 116

Un macho de rana de vidrio reticulada (Hyalinobatrachium valerioi) pende boca abajo de una hoja  junto a sus huevos en  la selva caribeña de Costa Rica. Una teoría sugiere que las manchas del lomo de esta rana imitan a los huevos, lo que confunde a los depredadores.

Foto: Jaime Culebras

STOCKPKG MM9598 32

6 / 116

Esta rana de cristal recién descubierta pertenece al género Hyalinobatrachium y mide menos de 2,5 centímetros de largo. Es un anfibio único por su reclamo agudo y por los puntos negros que motean su cuerpo, quizá para camuflarlo en el entorno selvático en el que vive.

Foto: Jaime Culebras

STOCKPKG MM9598 DSC1235

7 / 116

Unos embriones de rana de cristal de Yanayacu (Nymphargus wileyi), endémica de  los Andes orientales  de Ecuador, penden del extremo de una hoja  de helecho. Cuando eclosionan los huevos, los renacuajos caen al arroyo para continuar en él su desarrollo.

Foto: Jaime Culebras

STOCKPKG MM9598 23

8 / 116

Una araña se come los huevos de una rana de cristal variable (Espadarana proso-blepon) en la Reserva Río Manduriacu, en el noroeste de Ecuador. Las ranas de esta especie no cuidan de sus crías, sino que abandonan los huevos a su suerte.

Foto: Jaime Culebras

STOCKPKG MM9598 22

9 / 116

La rana de cristal de Manduriacu (Nymphargus manduriacu) se describió científicamente hace apenas unos años. Esta rana poco común de manchas amarillas es una cazadora oportunista, que espera a que su presa –un pequeño insecto o una araña– pase por su lado para saltar sobre ella.

Foto: Jaime Culebras

STOCKPKG MM9598 46

10 / 116

Una hembra de rana de cristal gigante de Magdalena (Ikakogi tayrona) cubre su puesta de huevos en la región de la sierra Nevada de Santa Marta, en el nordeste de Colombia. En la familia de las ranas de cristal, esta especie de 2,5 centímetros de longitud constituye una excepción: las hembras cuidan de sus embriones.

Foto: Jaime Culebras

Rana del cafetal - Agalychnis annae

11 / 116

Rana del cafetal - Agalychnis annae

Foto: Felipe Vega Con

New Life

12 / 116

New Life

Fotografía finalista en la categoría: Nature / Single

Los huevos de una rana de cristal de Wiley, Nymphargus wileyi, cuelgan de la punta de una hoja en el bosque nuboso tropical andino, cerca de la Estación Biológica Yanayacu, en Napo, Ecuador.  25 de julio de 2020.

Nymphargus wileyi se conoce solo por especímenes descubiertos alrededor de la estación biológica de Yanayacu, por lo que está catalogado como especie de la que se tienen "datos deficientes" según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. La especie habita en bosques nubosos primarios. Los individuos se pueden encontrar en las hojas por la noche. Las hembras depositan los huevos en una masa gelatinosa en la superficie dorsal de las hojas que cuelgan sobre los arroyos, cerca de la punta. Un macho puede fertilizar hasta cuatro nidadas de huevos en una temporada de reproducción. Los embriones blanquecinos, entre 19 y 28 por puesta, se desarrollarán durante unos días hasta que están listos para caer al agua y continuar su metamorfosis.

Foto: Jaime Culebras / World Press Photo 2021

¿Puedo pasar?

13 / 116

¿Puedo pasar?

Foto: Adriana Sanz / NPY 2020

While You Sleep

14 / 116

While You Sleep

Fotógrafo submarino británico del año.
Fotografía ganadora del primer premio en las categoría: Brithish Waters Wide Angle y My Backyad

Malls Mire, un pequeño bosque en Glasgow situado entre una urbanización, un supermercado y una fábrica, es un refugio poco probable para la vida silvestre. A medida que se va el invierno, durante algunas noches al año, uno de sus pequeños estanques fangosos cobra vida con ranas comunes. Las fotografié por primera vez aquí en 2018 y desde ese día tengo esta imagen en mi cabeza. Pasaron otros dos años antes de que pudiera capturar de nuevo a las pequeñas maravillas que se agitan en las frías noches mientras la ciudad duerme. Esta toma final es la culminación de 25 horas de trabajo durante 4 noches en la oscuridad, cubierto de barro, esperando que los elementos impredecibles de la naturaleza se alineen. ¿Tiempo bien empleado. Absolutamente.

 

Foto: Mark Kirkland / UPY 2021

Waiting for the Kiss

15 / 116

Waiting for the Kiss

Fotografía galardonada con el segundo premio en la categoría: Cold Water

Halland, Suecia.

"En una visita anterior a este lago había notado los que los coloridos nenúfares luchaban por salir a la superficie con el aumento de la temperatura de la llegada de primavera. Al regresar esperaba obtener una foto de un lucio entre las hermosas hojas. En cambio, terminé en medio del ritual de apareamiento de unos sapos comunes y este hizo una breve parada antes de continuar su búsqueda de una hembra".

Nikon D850, Sea & Sea Nikon D850 Housing, Dual Sea & Sea YS-D2 Strobes; 1/90, F27, ISO 560

Foto: Johan Sundelin / Ocean Art Photographer of the Year 2020

Rana común europea - Rana temporaria

16 / 116

Rana común europea - Rana temporaria

Foto: Audun Rikardsen / The Big Picture 2018 / Academia de las Ciencias de California

Life in the Balance

17 / 116

Life in the Balance

Fotografía ganadora en la categoría: Behaviour: Amphibians and Reptiles

Una rana de cristal de Manduriacu se alimenta de una araña en las estribaciones de los Andes, en el noroeste de Ecuador. Como grandes consumidores de invertebrados, las ranas de cristal juegan un papel clave en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas. Esa noche, la determinación de Jaime de compartir su pasión por ellos lo había llevado a caminar durante cuatro horas bajo una intensa lluvia y a través del bosque para llegar hasta varios arroyos en la Reserva Manduriacu. Sin embargo, las ranas eran esquivas y el aguacero se hacía cada vez más pesado. Al volver, se emocionó al ver una pequeña rana aferrada a una rama, con los ojos como mosaicos relucientes. No solo estaba comiendo (había fotografiado ranas de vidrio comiendo solo una vez antes) sino que también era una especie recién descubierta. Distinguida por las manchas amarillas en su espalda y la falta de membranas entre los dedos, la rana de Manduriacu se encuentra solo en este pequeño área que, aunque se trata de una privada, está seriamente amenazada por las actividades mineras permitidas por el gobierno (minería a cielo abierto de oro y cobre), así como la tala ilegal, por lo que, ya recién descubierta, el nuevo anfibio se considera en peligro crítico de extinción. Con la serenata de un coro de ranas bajo una lluvia torrencial, Jaime sostuvo un paraguas y un flash con una mano par con la cámara en la otra capturar la primera imagen de esta especie alimentándose.

Sony ILCE-7M3 + 90mm f2.8 lens; 1/100 sec at f16; ISO 320; Yongnuo flash + trigger; softbox.

Foto: Jaime Culebras / Wildlife Photographer of the Year 2020 / Natural History Museum, London

Megaelosia bocainensis

18 / 116

Megaelosia bocainensis

Foto: Délio Baêta / Universidad de Cornwell

Bon appétit

19 / 116

Bon appétit

Las caminatas nocturnas por la selva ecuatoriana son una de las actividades favoritas de Lucas. Con un gran interés en la herpetología, se alegró mucho al ver esta rana de la especie Pristimantis labiosus que abunda en la región. Acababa de atrapar una tarántula bebé y su expresión cómica decía "¡atrapado en el acto!"

Foto: Lucas Bustamente / Wildlife Photographer of the Year 2019

20 / 116

Nyctibatrachus humayuni

Foto: Cordon Press

21 / 116

Conraua goliath, la rana más grande del mundo

Foto: Cordon Press

22 / 116

Oophaga histrionica

Foto: AP

23 / 116

Oophaga histrionica anchicaya

Foto: AP

24 / 116

Oophaga lehmanni

Foto: AP

25 / 116

Split Level Frog Spawning'

Fotografía ganadora del segundo premio en la categoría: British Waters Compact

Volver a mi sitio favorito de desove cada año es un momento destacado de la fotografía en mi calendario. En esta ocasión, realmente luché para encontrar ranas desovando. Después de aproximadamente una hora de búsqueda, vi a estas dos ranas comunes justo debajo de la superficie.

Foto: Ian Michael Wade/ UPY 2019

26 / 116

Hyla molleri

Foto: AgeFotostock

27 / 116

Instinto de supervivencia

Fotografía finalista en la categoría: Nature

Estas ranas con sus piernas cortadas y rodeadas de otras ranas, luchan en la superficie del agua, después de ser arrojadas a esta en Covasna, Cárpatos Orientales, Rumania. Las patas de las ranas se recolectan frecuentemente como alimento en la primavera, cuando machos y hembras se reúnen para aparearse y desovar. Las piernas a veces se cortan mientras el animal aún vive. Cada año, se facturan alrededor  40 millones de dólares por ellas, y los países de todo el mundo participan en su comercio.

Foto: Bence Máté / World Press Photo 2019

28 / 116

Nueva rana endémica del suroeste de la India

Foto: SD Biju

29 / 116

Estilo de vida reservado

Foto: SD Biju

30 / 116

Descubierta en un charco al borde de un camino

Foto: SD Biju

31 / 116

Tres ranas de un nuevo género y especie: 'Mysticellus franki'

Foto: SD Biju

32 / 116

Macho al cuidado de una puesta

Un macho de la especie Limnonectes palavanensis cuida de la puesta con devoción. Según un nuevo estudio, los machos de esta especie permanecen todo el tiempo al cuidado de la prole. Evitan salir en busca de alimento o incluso buscar hembras apara aparearse.

Foto: Cortesía de Johana Goyes

33 / 116

Ojos dorados y saltones

Foto: Gustavo Pazmiño-BIOWEB

34 / 116

Salpicada de motas amarillas o anaranjadas

Foto: Gustavo Pazmiño-BIOWEB

35 / 116

Prepólex con forma de garra

"Hyloscirtus hillisi se diferencia de otros anfibios por su prepólex, un remanente óseo en la base del pulgar que perdieron todos los anfibios, y que en esta nueva especie está muy desarrollado, con forma de garra. Se desconoce su función, pero probablemente sea utilizado en peleas con otros individuos de la misma especie o para defenderse de los depredadores", comenta Santiago R. Ron a National Geographic España.

Foto: Gustavo Pazmiño-BIOWEB

36 / 116

El croar de la rana

Estos anfibios son uno de los animales más sensibles a los cambios de presión atmosférica y por lo tanto capaces de predecir la llegada de la lluvia o una tormenta. ¿Cómo lo hacen? Varían su croar de forma que aumentan su intensidad y modifican su sonido habitual.

Foto: Gtres

37 / 116

¿Quién hay ahí?

Foto: CWPA / Barcroft Images

38 / 116

Litoria aurea

Foto: Gtres

39 / 116

Pieza de ámbar

Los tres otros especímenes o conservan la extremidad anterior incompleta de un anuro o la forma general del cuerpo de una rana que, según ha revelado la tomografía computarizada de rayos X, no contiene material esquelético en su interior.

Foto: Lida Xing

40 / 116

Anatomía

La tomografía computarizada ha permitido obtener imágenes en alta resolución de la anatomía de Electrorana limoae, sin tener que dañar el fósil.

Imagen: Edward L. Stanley, Florida Museum of Natural History

41 / 116

Ecosistema tropical

"Lo más emocionante sobre este animal es su contexto. Estas ranas formaban parte de un ecosistema tropical que, de alguna manera, no debió de ser muy distinto a lo que encontramos hoy, a excepción de los dinosaurios", comenta David Blackburn.

Imagen: Damir Martin

42 / 116

Cuatro fósiles

Las cuatro piezas de ámbar de Birmania con inclusiones de ranas de mediados del Cretácico.

Foto: Lida Xing

43 / 116

Rana y escarabajo

El fósil mejor conservado incluye una especie extinta de rana, Electrorana limoae, y un escarabajo que no ha sido identificado, posiblemente su alimento potencial.

Foto: Lida Xing

Huevos de rana arborícora

44 / 116

Huevos de rana arborícora

Nacidos en dificultades

Los huevos de la rana arborícola de ojos amarillos miden alrededor de 3 mm de ancho. Ayer, los embriones no tenían ojos y, mañana, se volverán oscuros, como renacuajos. Si bien la tasa de gestación es precisa, responde a la temperatura, y el cambio climático está haciendo que las ranas eclosionen temprano o tarde, confundiendo a los depredadores y perturbando toda la cadena alimentaria.

Foto: Tim Flach

Rana en peligro de extinción

45 / 116

Anfíbios en peligro de extinción

Nacidos en dificultades

El clima cambiante también está fomentando la propagación de un hongo mortal conocido como el hongo quítrido de los anfibios. Los bosques de tierras bajas se vuelven más cálidos, pero a medida que aumenta la humedad, se forman nubes más gruesas en las montañas y el hábitat de estas ranas se vuelve mucho más frío. Como las ranas son ectotérmicas -dependen de fuentes externas para el calor corporal-, su sistema inmunitario se debilita y el hongo quítrido prospera. La enfermedad resultante, la quitridiomicosis, tiene anfibios afectados en todo el mundo, infectando y destruyendo más especies de vertebrados que cualquier enfermedad en la historia registrada. Un tercio de las especies de anfibios ahora están en peligro de extinción; alrededor de 120 ya se han perdido.

Foto: Tim Flach

46 / 116

Dendropsophus kubricki

Foto: SINC / Pablo Venegas

47 / 116

Bajo la piel

Los huevos dentro de esta rana de cristal embarazada -Hyalinobatrachium colymbiphyllum- son claramente visibles a través de su vientre transparente.

Foto: Jesse Delia / Boston Univ.

48 / 116

Rana de vivos colores

La especie de rana Odorrana Mutschmanni, descubierta por un equipo de investigadores dirigido por Truong Nguyen, es una de las cinco nuevas especies halladas en el mismo bosque kárstico del norte de Vietnam. Estas especies están amenazadas por la explotación de canteras para la fabricación de cemento y para la construcción de carreteras. Su hábitat necesita desesperadamente una nueva protección.

Foto: Truong Nguyen / WWF

49 / 116

Nuevas especies

Las nuevas especies, entre ellas una tarántula, una rana, unas libélulas y unos coleópteros, han sido detectadas en el Parque Nacional Kaieteur y en la zona alta del río Potaro.

Foto: Global Wildlife Conservation

50 / 116

Rana cohete dorada

La rana cohete dorada (Anomaloglossus beebei) es un símbolo del Parque Nacional Kaieteur.

Foto: Global Wildlife Conservation