Pingüinos

1 / 63
¡Que te pires!

1 / 63

¡Que te pires!

"Dos pingüinos Gentoo tienen una discusión después surfear en la playa"
 

Foto: Carol Taylor / Comedy Wildlife Photographer of the Year 2021

Chinstrap Penguin

2 / 63

Chinstrap Penguin

Fotografía ganadora en la categoría: Black and White. Premio de oro.

"Tuve la suerte de pasar algún tiempo en una expedición que visita la Antártida. Durante un crucero en zodiac vi un solo pingüino barbijo en la cima de un iceberg gigante. Los tamaños y proporciones relativos me hicieron sentir pequeño en relación al medio ambiente y quería captar esa impresión. En consecuencia, incluí tanto pude el iceberg en la foto para crear una sensación de escala."

 

 

Foto: Renato Granieri / Bird Photographer of the Year 2021

Life on the Edge

3 / 63

Life on the Edge

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Threatened Species

Los pingüinos de las Snares - Eudyptes robustus- son endémicos como indica su nombre del pequeño grupo de las Islas Snares, situadas a unos 200 kilómetros al sur de Nueva Zelanda. En busca de comida, pasan su invierno migrando miles de kilómetros a través del mar de Tasmania buscando comida en Aguas australianas.

 

Foto: Richard Robinson / Australian Geographic Nature Photographer of the Year 2021

Esta playa es para surfear

4 / 63

Esta playa es para surfear

"Estos pingüinos estaban surfeando sobre las olas y se veían tan felices..."

Foto: Tom Svensson / Comedy Wildlife Photography Awards 2021.

Pingüino emperador - Aptenodytes forsteri

5 / 63

Pingüino emperador - Aptenodytes forsteri

El pingüino emperador es el más alto y pesado de los pingüinoa y es endémico de la Antártida. Estas aves no voladoras se reproducen en invierno y después de un cortejo que dura varias semanas la hembra pone un solo huevo y luego se va. El padre de cada huevo de pingüino lo equilibra sobre sus pies y lo cubre con su bolsa de cría, una capa muy cálida de piel emplumada diseñada para mantener el huevo acogedor. Allí permanecen los machos, durante unos 65 días, a través de temperaturas heladas, vientos crueles y tormentas cegadoras. Finalmente, después de unos dos meses, las hembras regresan del mar, trayendo comida que regurgitan para alimentar a los polluelos ahora eclosionados. Después los machos parten ansiosos para su propia sesión de pesca en el mar, y las madres se hacen cargo del cuidado de los pollos durante un tiempo. A medida que los pingüinos jóvenes crecen, los adultos los dejan en grupos llamados guarderías mientras se van a pescar. Cinco años después, si sobreviven a su tiempo en el mar, esos jóvenes pingüinos volverán para convertirse en padres. Hay una razón para el momento de la eclosión de los pingüinos emperadores. En diciembre, cuando el clima antártico se ha calentado un poco, el hielo que ocupan los pingüinos comienza a romperse, acercando las aguas abiertas a sus lugares de anidación. Para tomar esta imagen, estaba acostado en el suelo. Hice esto porque los objetos por debajo de la altura del pingüino intimidan menos a las aves. En consecuencia, pasaron mucho tiempo a mi lado, lo que significa que pude capturar algunas tomas hermosas. En este viaje en particular, caminé un promedio de ocho horas cada día en busca de una imagen perfecta."

Nikon D5 with Nikon 400mm f/2.8 lens. 400mm focal length; 1/5,000th second; f/3.5; ISO 280

Foto: Thomas Vijayan / Bird Photographer of the Year

Pingüino saltarrocas- Eudyptes chrysocome

6 / 63

Pingüino saltarrocas- Eudyptes chrysocome

"Los pingüinos de penacho amarillo del sur se encuentran entre las aves más resistentes con las que he pasado algún tiempo y observar sus hazañas, ya que regresan de las expediciones de pesca para hacerse cargo de las tareas de anidación, resulta sobrecogedor e inspirador en igual medida. En esta noche en particular en una de sus colonias en las islas Malvinas, había bajado a tientas por acantilados cuyo ascenso y descenso los pájaros hacían parecer fáciles de transitar y esperé al regreso de los pingüinos. Sabía que acicalarse era siempre la primera prioridad al llegar a la seguridad de la tierra y, dada la orientación del sitio, la imagen de una silueta podía ser una buena opción. Mientras el pingüino se inclinaba y acicalaba, parecía como si estuviera reverenciando al sol."

Canon 1DX Mark II with Canon 100-400mm f/4.5-5.6 II lens. 227mm focal length; 1/8,000th second; f/22; ISO 800

Foto: Mark Sisson / Bird Photographer of the Year

Grulla monje - Grus monacha

7 / 63

Grulla monje - Grus monacha

"Cuando llegué a un conocido refugio de invernada de las grullas monachas en Japón, estaba decepcionantemente nublado. Y lo que es más, estaba a punto de irme a casa. Sin embargo, me di cuenta de que un área de las nubes se estaba disipando gradualmente a medida que salía el sol, y decidí quedarme un rato, por si acaso. Casi milagrosamente, un rayo de luz solar apareció y destacó a un pequeño grupo de grullas volando. ¡Agradecí a las grullas, amadas por los japoneses como "el pájaro de la felicidad", por traerme esta buena suerte!

Canon 7D con lente Canon 100-400 mm f / 4.5-5.6 II. 400 mm de distancia focal; 1/250 segundo; f / 5,6; ISO 100

Foto: Taku Ono / Bird Photographer of the Year

El mal bebedor

8 / 63

El mal bebedor

Foto: Christina Holfelder / The Comedy Wildlife Photography Contest 2020

Penguin Scientists In Antarctica

9 / 63

Penguin Scientists In Antarctica

Fotografía finalista en la categoría: The Climate of Change

Christian Åslund es un fotógrafo y cineasta sueco que vive en Estocolmo. Tiene experiencia como fotoperiodista trabajando para periódicos, revistas y ONGs, y documentando una variedad de conflictos armados y problemas ambientales y sociales. Greenpeace le encargó que fuera a la Antártida en 2020 para documentar el colapso climático que está transformando algunas partes de la Antártida más rápido que en cualquier otro lugar de la Tierra, ejerciendo una presión aguda sobre su vida silvestre e impactando en todo el planeta.

Esta imagen es del científico de pingüinos Noah Strycker realizando un censo de las poblaciones de pingüinos en la isla Elefante y descubriendo que las cifras han disminuido casi un 60% desde el último realizado en 1971. La principal fuente de alimento de los pingüinos es el krill, pero las aguas se han calentado reduciendo tantos sus poblaciones como la del fitoplancton del que depende el krill.

Foto: Christian Aslund/ Earth Photo 2020

Meeting place

10 / 63

Meeting place

Después de un duro viaje por mar hasta la remota isla Snow Hill, en la costa este de la Península Antártica, Yaz voló en helicóptero y luego atravesó la espesa nieve para llegar a la colonia de pingüinos emperador. Sus esfuerzos fueron recompensados ​​con esta increíble vista de toda la colonia.

Foto: Yaz Loukhal / Wildlife Photographer of the Year 2019

11 / 63

¡Taxi!

Foto: Andre Erlich / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

12 / 63

If Penguins Could Fly

Un pingüino juanito, el nadador más rápido de todos los pingüinos, “corre” por su vida cuando una foca leopardo emerge del agua. Eduardo lo estaba esperando: había visto al pingüino, descansando sobre un fragmento de hielo. Pero también había a visto la foca leopardo patrullando en la costa de la Península Antártica, cerca de la colonia pingüinos en la isla Cuverville. Cuando la barca de Eduardo se dirigió hacia el pingüino, la foca pasó directamente debajo del bote. Momentos después, surgió del agua, con la boca abierta. El pingüino logró escapar del hielo, pero la foca parecía haber convertido la caza en un juego. Las focas leopardo son depredadores formidables. Las hembras pueden medir 3.5 metros de largo y pesar más de 500 kilogramos; los machos son un poco más pequeños. Sus cuerpos delgados están diseñados para la velocidad, y poseen unas mandíbulas anchas con largos caninos y molares puntiagudos. Cazan casi cualquier cosa, desde peces hasta crías de otras especies de focas. Y también juegan con su presa. En este caso la foca leopardo anduvo persiguiendo al pingüino durante más de 15 minutos antes de atraparlo y comérselo.

Canon EOS 7D Mark II + 100–400mm f4.5–5.6 lens at 110mm; 1/2500 sec at f10; ISO 1000.

Foto: Eduardo Del Álamo / Wildlife Photographer of the Year 2019

13 / 63

Aptenodytes forsteri

Foto: Vincent Munier

14 / 63

Repítelo y te meto un sopapo...

Foto: CWPA / Barcroft Images

15 / 63

¡Os prometo que no fui yo!

Foto: Amy Kennedy / CWPA / Barcroft Images

16 / 63

¡Tío, te huele el aliento!

Foto: Jackie Downey / CWPA / Barcroft Images

17 / 63

Zoológico de Londres

Foto: AP

18 / 63

Sphenicus demersus

Foto: AP

19 / 63

Pingüinos de Humboldt

Un grupo de pingüinos de Humboldt (Spheniscus humboldti) recorre unla ladera de la isla Chañaral, donde la ONG Sustentabla tiene previsto realizar próximamente una batida de recogida residuos.

Foto: César Villarroel

20 / 63

Back in Time

Fotografía finalista en la categoría: Environment

Una fotografía histórica de una colonia de pingüinos africanos, tomada a fines de la década de 1890, es un marcado contraste con la disminución de los números vistos en 2017 en el mismo lugar, en la isla de Halifax, Namibia. La colonia una vez contó con más de 100,000 pingüinos.

Foto: Thomas P. Peschak / World Press Photo 2018

21 / 63

Récord de velocidad

El pingüino juanito ostenta el récord de velocidad natatoria jamás registrada en un ave: 35 kilómetros por hora. Se pasa el día entero cazando en el agua, normalmente cerca de la costa, e intentando no ser a su vez presa de orcas y de lobos y leones marinos. Las Malvinas albergan la mayoría de las parejas reproductoras de pingüino juanito del mundo.

Foto: Paul Nicklen

22 / 63

Pingüinos rey

Un grupo de pingüinos rey se pasea por la arena blanca de punta Voluntarios, en la isla Soledad. En la década de 1860 la población isleña era mínima, pero desde los años setenta empezó a aumentar de manera constante. Hoy frecuentan la playa, convertida en reserva privada hace 50 años, un millar de parejas reproductoras.

Foto: Paul Nicklen

23 / 63

Islotes Tuckers

Mediante pequeños botes es posible acercarse a estos islotes donde se puede ver de cerca a sus habitantes más ilustres, los pingüinos de Magallanes y los cormoranes. 

24 / 63

Spheniscus demersus

Foto: AP / Koji Sasahara

25 / 63

Pygoscelis adeliae

Un pingüino de adelie posa para la cámara en las inmediaciones del Monte Siple, en la Antártida. La lucha por la supervivencia será cada vez más encarnizada entre las distintas especies que pueblan la Antártida y otras que llegarán nuevas.

Foto: Jasmine Lee/Australian Antarctic Division

26 / 63

Aptenodytes forsteri

Foto: Kira Morris

27 / 63

Después del baño

Varios pingüinos de Adelia salen del mar en la Antártida. Durante los meses de invierno emigran al borde del hielo marino en busca de krill y pescado.

Foto: Cristina Mittermeier / National Geographic Creative

28 / 63

Pingüinos de Adelia de una colonia antártica

La población de pingüinos de la costa oriental antártica había sido hasta ahora infrandimensionada por los censos.

29 / 63

Pollo de Pinguino de Adelia

Aunque a priori se trata de una buena noticia, no está muy claro que implicaciones a largo plazo puede tener un crecimiento poblacional tan alto.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

30 / 63

Pygoscelis adeliae

Los nuevos estudios estiman una población de 6 millones de pingüinos, casi más del doble de lo estipulado con anterioridad.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

31 / 63

Trampas mortales

El deshielo prematuro y cada vez más acusado de la Antártida propicia la formación de pequeños charcos de agua,  trampas mortales para los pollos que aún no han mudado el plumón por las nuevas plumas impermeables. 

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

32 / 63

Antártida

Enorme congregación de pingüinos juanito en la Antártida, en mitad de una ventisca.

Foto: Daisy Gilardini

33 / 63

Huesos de un pingüino gigante y de un pingüino emperador

Los huesos fosilizados del pie izquierdo de un pingüino gigante (a la izquierda), descubiertos recientemente, en comparación con los huesos del pie de un pingüino emperador (derecha), la especie de pingüino más que grande que existe actualmente.

Foto: Senckenberg

34 / 63

Comparación de estatura

El pingüino gigante de Waipara comparado con el pingüino emperador y con el humano.

Foto: Senckenberg

35 / 63

Comparación de huesos

Huesos del pie del nuevo pingüino gigante (izquierda), de un pingüino de la especie Waimanu manneringi (centro), del mismo yacimiento de fósiles, y de un pingüino emperador (derecha).

Foto: Senckenberg

36 / 63

Spheniscus magellanicus

Foto: AP / Maxi Jonas

37 / 63

Pingüino de magallanes o patagónico

Se trata de una especie de pingüino propio de esta región: habita en el sur de Argentina y en las Islas Malvinas. No miden más de medio metro y sus condiciones físicas están adaptadas a las bajas temperaturas, que soportan gracias a una gruesa capa de grasa que envuelve su cuerpo y les permite mantener el calor. Cavan pequeñas cuevas a modo de nidos en las costas de la Patagonia, a donde vuelven cada año para la nueva puesta de los huevos.

Foto: Getty Images

38 / 63

PIngüinos a la luz de la Luna

39 / 63

Aptenodytes forsteri

40 / 63

Pingüinos sumergiéndose

41 / 63

georgia10

42 / 63

Pingüino barbijo

Foto: Joel Sartore

43 / 63

Eudyptes chrysolophus

California Academy of Sciences

44 / 63

Pingüinos Emperador

45 / 63

Animales sociales

Los delfines cooperan en ingeniosas estrategias de alimentación. Los delfines oscuros de la Patagonia acorralan bancos de anchoas para que formen esferas, que luego engullen por turnos. Un pingüino de Magallanes y una pardela se suman al banquete.

Foto: Brian Skerry

46 / 63

Torpedos submarinos

Un pingüino emperador alcanza la máxima velocidad bajo el agua al prepararse para salir disparado desde el mar hasta el hielo.

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

47 / 63

Velocidad de escape

Sorprendido en pleno salto, un pingüino demuestra por qué necesita tanta velocidad. Para salir del agua, a veces tiene que saltar casi dos metros de hielo. Una salida rápida también le permite escapar de las focas leopardo, que a menudo acechan en el borde del hielo.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

48 / 63

Lubricación por aire

El denso plumaje del pingüino emperador (unas 15 plumas por centímetro cuadrado, superpuestas como las tejas de un tejado) impide el paso del agua y atrapa el aire en la suave capa inferior de plumón. Una vez liberado, el aire envuelve al ave en una lubricante capa de burbujas.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

49 / 63

Diseñados para bucear

Después de recorrer el mar en busca de comida para sus pollos, los ejemplares adultos nadan por la superficie y llenan de aire su plumaje. A continuación se sumergen, ganan velocidad y se dirigen rápidamente a un agujero en el hielo por donde salen del mar.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

50 / 63

Emperadores del hielo

En una colonia en el helado mar de Ross, los pingüinos padres y su prole aprovechan el breve sol del verano. La distancia hasta el mar abierto varía con las estaciones. En pleno invierno pueden tener que caminar muchos kilómetros sobre el hielo para buscar comida.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen