Osos

1 / 71
Breathing

1 / 71

Breathing

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: WildLife

Un oso pardo gruñe advirtiendo de su presencia a un intruso. Su aliento se desvanece lentamente en el bosque sin viento.

Foto: Bence Mate / Nature TTLPOY 2020

Oulu province

2 / 71

Oulu province

Mención de honor en la categoría: Endangered Planet

Después de una larga espera, mis esfuerzos dieron sus frutos y tuve el privilegio de presenciar a esta hermosa familia de osos pardos salvajes euroasiáticos saliendo del bosque y jugando en estos hermosos escenarios.

Canon EOS-1D X Mark II, 200-400mm lens, f4, 1/640s, ISO 800

Foto: Amit Eshel/ www.tpoty.com

Parque Nacional de Yellowstone

3 / 71

Parque Nacional de Yellowstone

Foto: AP

Mother knows best

4 / 71

Mother knows best

Durante un viaje de observación de osos al río Nakina en la Columbia Británica, Canadá, Marion vio como un oso pardo y su cachorro se acercaban a un árbol. La madre oso se comenzó a frotar contra el tronco del árbol y poco después fue seguida por el cachorro, imitando a su madre.

Foto: Marion Volborn / Wildlife Photographer of the Year 2019

Tender play

5 / 71

Tender play

Fue a principios de marzo y Steve vio a esta madre oso polar y sus dos cachorros después de 10 días sin verlos. Recientemente habían salido de su guarida de parto en el Parque Nacional Wapusk, en Canadá, para comenzar el largo viaje hacia el hielo marino para que su madre pudiera alimentarse. Después de una siesta, los cachorros estaban de buen humor.

Foto: Steve Leviv / Wildlife Photographer of the Year 2019

Ursus maritimus

6 / 71

Ursus maritimus

Foto: IStock

7 / 71

Ursus americanus kermodei

8 / 71

Y ahora dice que me pasa con otro comercial...

Foto: Eric Fisher / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

9 / 71

Océano Ártico

Foto: iStock

10 / 71

Curiosity

Fotografía ganadora en la categoría: Terrestrial Wildlife

Santuario de Kamchatka del Sur, Rusia

Capturar una fotografía submarina de un enorme oso pardo -Ursus arctos- mientras pesca salmón puede parecer una hazaña imposible e imposiblemente peligrosa. Pero con ingenio, paciencia y abundancia de osos, el fotógrafo de vida silvestre Mikhail Korostelev logró tomarla. Para mejorar sus posibilidades, Korostelev se aventuró en el Santuario de Kamchatka del Sur, una reserva aislada de 322.000 hectáreas protegida por el gobierno federal en la punta de la península más oriental de Rusia. No solo es el hogar de la mayor de todas las poblaciones protegidas de oso pardo en Rusia, sino que los ríos del santuario también albergan a algunos de los mayores salmones vistos a lo largo de la costa del Pacífico. A lo largo del río Ozemaya, uno de los lugares favoritos de pesca de los osos, Korostelev sumergió una cámara controlada por control remoto y esperó. En poco tiempo, un oso curioso se topó con el inusual objeto inusual apostado en el fondo del río y, cuando comenzó a investigar, Korostelev tomó esta fotografía impresionante.

Foto: Mikhail Korostelev / BigPicture Competition / Academia de las Ciencias de California

11 / 71

Boneyard Waltz

Fotografía ganadora en la categoría: Terrestrial Wildlife

Kaktovic, Alaska

Un trío de osos polares -Ursus maritimus- camina junto a un montón de huesos de ballena a lo largo de la costa de la isla de Barter, en el norte de Alaska. Sus narices manchadas de sangre insinúan una comida reciente y fresca. Como los principales depredadores, los osos polares gobiernan el ecosistema ártico y suelen ser cazadores solitarios, excepto cuando aprenden de sus madres, como los dos hermanos que se muestran aquí. El algún momento de sus vidas los cachorros se aventurarán por su cuenta para patrullar el cercano Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, un área silvestre que abarca cerca de 50.000 kilómetros cuadrados. Pero estas ancestrales zonas de caza para los osos pueden no permanecer prístinas para siempre: la región alberga aproximadamente 7.700 millones de barriles de petróleo. Además, el cambio climático está obligando a los osos a viajar distancias mucho más largas en busca de alimento. Para este trío, sin embargo, hay una amenaza más inminente. El más pequeño del trío se da vuelta para echar un vistazo a un gran macho que sigue al grupo.

Foto: Daniel Dietrich/ BigPicture Competition / Academia de las Ciencias de California

12 / 71

Ursus maritimus

Foto: AP

13 / 71

Zoológico de Gelsenkirchen, en Alemania

Foto: AP

14 / 71

8. Pérdida de biodiversidad y cambios en ecosistemas

Los ecosistemas pirenaicos, caracterizados por una alta riqueza de especies endémicas con estrechos rangos de distribución, requisitos específicos de hábitat y capacidades limitadas de dispersión, son particularmente vulnerables a las variaciones de las condiciones climáticas. El cambio climático favorece la pérdida de biodiversidad y la extinción de especies a través de cambios en la fisiología y fenología de plantas y animales, cambios en la duración de la temporada de crecimiento, en la distribución de las poblaciones y el incremento del riesgo de diseminación de especies exóticas. La acción combinada de los impactos antrópicos y los impactos del cambio climático puede ocasionar la modificación de algunos procesos ecológicos clave en los ecosistemas de alta montaña, lo que podría limitar su capacidad para proveer bienes y servicios además de comprometer su propia supervivencia a largo plazo

Foto: Gtres

15 / 71

Ursus maritimus

Foto: AP

16 / 71

La noche del oso

Fotografía ganadora en la categoría: Rising Star Portfolio Award

"Me encantan los títeres de sombra chinos", dice Michel, una idea que inspiró este retrato íntimo de un oso en su entorno boscoso e iluminado con luz natural. Agachándose bajo una red de camuflaje, observó en silencio como un oso se movía en la oscuridad.  Su paciencia fue recompensada cuando el majestuoso animal levantó su cabeza por un momento.

Los osos tienen una dieta mixta. Aunque son depredadores oportunistas, también disfrutan de alimentos básicos como las bayas y las hierbas. Aunque en gran parte son solitarios, los osos a veces se congregan alrededor de áreas donde hay más comida disponible, como arroyos con salmones o incluso vertederos. 

Canon EOS 5D Mark II + 400mm f2.8 lens; 1/8000 sec at f2.8; ISO 500; Gitzo tripod + Uniqball head

Foto: Michel d'Oultremont / Wildlife Photographer of the Year 2018

17 / 71

Caminos que se cruzan

Fotografía ganadora en la categoría: Urban Wildlife

Cuando Marco condujo a través de la aldea, divisó un raro oso pardo de Marsican en la carretera. Inmediatamente, apagó el motor y las luces para no molestarlo, y observó cómo el oso cruzaba la calle. Con solo unos segundos de sobra, logró fotografiar a esta hembra a través del parabrisas antes de que se deslizara entre las sombras.

Los osos Marsican son una subespecie aislada y críticamente en peligro de extinción del oso pardo. Con su hábitat fragmentado y amenazado, a menudo entran en contacto con los humanos cuando asaltan huertos para prepararse para la hibernación invernal. Lamentablemente en ocasiones los humanos los envenenan como represalia.

Nikon D700 + 28–70mm lens at 70mm; 1/50 sec at f4; ISO 6400; MaGear harness

Foto: Marco Colombo / Wildlife Photographer of the Year 2018

18 / 71

Oso pardo

Ursus arctos

De color muy variable: entre marrón muy oscuro y dorado claro, pasando por diversas gamas de grises; y pudiendo alcanzar una altura de 2 metros y un peso de hasta 300 kilogramos, el oso pardo ha sido un habitante característico de los bosques maduros de Europa, Asia y América del Norte. A nivel general la especie se encuentra en una situación vulnerable con extinciones parciales en toda su distribución, coincidiendo las zonas más humanizadas con las subespecies en más alto riesgo de extinción. Así en España, sobreviven tan solo 2 poblaciones de oso pardo, situadas en la Cornisa Cantábrica y los Pirineos; y que respectivamente cuentan con unos 300 y 40 osos respectivamente, lo que le convierte en una de las especies en peligro de extinción más amenazadas de España.

Foto: WildWonders

19 / 71

Oso grizzly

Con 30.000 ejemplares, Alaska es la tierra en la que más abunda esta subespecie de oso pardo. Suele tener el pelaje de color marrón oscuro, sin embargo su coloración puede variar de rubio a negro.

Fototeca 9x12

20 / 71

Una osa con su cría en Alaska

Los machos adultos pueden llegar a pesar más de 300 kilos, mientras que las hembras pueden llegar a los 200. Pueden dar a luz entre 1 y 4 cachorros, que se mantendrán bajo la protección de la madre un máximo de 2 años. 

AGE Fotostock

21 / 71

A la caza del salmón

Los grizzlies tienen una dieta omnívora. Se alimentan de frutos silvestres, pastos, corteza de árbol, nueces, raíces o tubérculos, y aunque pueden cazar grandes presas como renos o caribús, también se alimentan de salmones, que pescan con destreza cuando estos remontan el río.

AGE Fotostock

22 / 71

La siesta más larga

A lo largo del invierno, los osos grizzly en Alaska disminuyen drásticamente su actividad, muchos de ellos hasta la hibernación, que suele darse entre los meses de octubre hasta mayo aproximadamente. 

AGE Fotostock

23 / 71

Archipiélago de Svalbard, Noruega

24 / 71

¡Ey! ¿Te has traído eso?

Foto: Simon Gee / CWPA / Barcroft Images

25 / 71

¿Dónde están mis gafas de sol?

Foto: Qiusheng Hu / CWPA / Barcroft Images

26 / 71

Narcolepsia: definición gráfica

Foto: Denise Dupras / CWPA / Barcroft Images

27 / 71

Lunes...otra vez...

Foto: Danielle D'Ermo / CWPA / Barcroft Images

28 / 71

El Reggaeton se baila así

Foto: Michael Watts / CWPA / Barcroft Images

29 / 71

La última y para ca...

Foto: Roie Galitz / CWPA / Barcroft Images

30 / 71

El guarda rural

Foto: Jonathan Irish / CWPA / Barcroft Images

31 / 71

Un fotógrafo bestial

Foto: Roie Galitz / CWPA / Barcroft Images

32 / 71

De uno en uno, chicos

Foto: Valtteri Mulkahainen / CWPA / Barcroft Images

33 / 71

Bailemos un vals

Foto: CWPA / Barcroft Images

34 / 71

¡Te juro que lo dejé por aquí!

Foto: Patty Bauchman / CWPA / Barcroft Images

35 / 71

Lago Kurílskoie, Rusia

36 / 71

"Above The Polar Bear"

Fotografía ganadora del gran premio

Esta imagen muestra el hábitat del oso polar durante el verano en el Área Marina Protegida de Lancaster Sound, mostrando al animal saltando entre pedazos de hielo. Los osos polares dependen del hielo marino como plataforma para cazar, y se enfrentan a una serie de amenazas que están afectando al futuro estado de sus poblaciones. Están entre los primeros refugiados del cambio climático. La observación más llamativa durante mi reportaje fue la obvia falta de hielo.

Aspiro a, mostrar una nueva perspectiva de la vida silvestre. Creo que estas imágenes nos permiten observar y documentar sus comportamientos desde un nuevo ángulo y enfoque, revelando los animales en su totalidad, así como en un hábitat y un paisaje más amplios. Me gustaría que mi foto ayude a la conservación y a crear más áreas de conservación marina.

Foto: Florian Ledoux / Drone Awards 2018

37 / 71

Una resolución controvertida

El pasado 23 de mayo, los funcionarios de Wyoming votaron si permitiría la caza osos grizzly en las inmediaciones del Parque Nacional de Yellowstone. La resolución fue aprobada por unanimidad. A partir del próximo mes de septiembre se permitirá la caza de 22 osos grizzly -12 de los cuales podrán ser hembras-, en los terrenos públicos y privados más allá de los límites de los Parques Nacionales de Yellowstone y su vecino Grand Teton.

Foto: AgePhotoStock

38 / 71

Generaciones futuras

Las hembras son susceptibles de dar a luz hasta cuatro cachorros por camada. Matar a una hembra podría equivaler a eliminar cinco osos de la población de un solo golpe.

Foto: AgePhotoStock

39 / 71

Monitoreo en Yellowstone

Cuando se busca un lugar para establecer una ubicación de para el monitoreo de los grizzlies, los biólogos buscan signos como los arañazos en los árboles. A veces las cámaras se establecen en áreas que no cuentan un signos evidentes de la presencia de los osoa para determinar si efectivamente se encuentran presentes en el área.

Foto: Interagency Grizzly Bear Study Team

40 / 71

Ursus arctos horribilis

Un investigador del Servicio Geológico de los Estados Unidos tomó esta fotografia de una madre oso grizzly y sus oseznos en el Parque Nacional Yellowstone.

Foto: Frank van Manen, USGS

41 / 71

Osos polares

Escapando

Los osos polares dependen del hielo marino para atrapar su presa. Se abalanzan sobre las focas cuando emergen a través de sus respiraderos y las acechan mientras toman el sol al aire libre, pero el hielo se está derritiendo a medida que nuestro clima se calienta. En los trece inviernos que siguen al año 2003 se produjeron las trece extensiones de hielo más pequeñas registradas por los satélites. Las temporadas de caza son cada vez más cortas, y por cada semana de hielo que se pierde en los inviernos del Ártico, los osos polares pierden alrededor 7 kg de grasa.

Foto: Tim Flach

42 / 71

¿Imaginas el polo Norte sin hielo?

Puede que un día lleguemos a ver un verano sin hielo en el polo Norte. El hielo refleja la radiación solar, y si desaparece, las nuevas aguas al descubierto del mar absorberán más calor y el calentamiento global se acelerará en todo el planeta.

Osos polares en peligro: sobre el frágil hielo

Foto: Tim Flach

43 / 71

Oso polar

Calentamiento global

En 2015, se firmó el Acuerdo de París para limitar el calentamiento antropogénico a un máximo de 2 ° C. Si sus signatarios lo ratifican y respetan, podría ayudar en gran medida a proteger tanto a los osos polares como a los humanos del derretimiento del hielo y el aumento del nivel del mar.

Foto: Tim Flach

44 / 71

Cráneo del género 'Arctotherium'

Cráneo con mandíbula de un oso gigante del género extinto Arctotherium, hallado a la vera del río Salado, en Junín, al oeste de Buenos Aires.

Foto: Leopoldo Soibelzon

45 / 71

Ursus arctos beringianus

Foto: Giusepe D´amico / Your Shot

46 / 71

Mandíbula

Mandíbula de un oso pardo excavada en Kanaljorden.

Foto: Mattias Johansson

47 / 71

Ursus arctos

Foto: Jari Peltomäki / MontPhoto 2017

48 / 71

Oso pardo del Himalaya, Parque Nacional Deosai, Pakistán

Un nuevo estudio vincula el ADN de presuntos Yetis con los osos asiáticos, incluidos los osos pardos del Himalaya. La investigación fue dirigida por la bióloga Charlotte Lindqvist, experta en la evolución de los osos.

Foto: Abdullah Khan / Fundación Snow Leopard.

49 / 71

Una hembra de oso pardo del himalaya con sus 2 cachorros

La fotografía procedente de un estudio con cámaras trampas con muestra a una familia de osos pardos salvajes en el norte de Pakistán.

Foto: Universidad Noruega de Ciencias de la Vida / Fundación Snow Leopard

50 / 71

Hueso de fémur podrido de un presunto Yeti encontrado en una cueva en el Tíbet

La bióloga Charlotte Lindqvist probó mediante el análisis de ADN que el hueso en realidad pertenecía a un oso pardo tibetano.

Foto: Icon Films Ltd.