Osos

1 / 87
Siempre pierde jugando al escondite

1 / 87

Siempre pierde jugando al escondite

"Un oso joven que desciende de un árbol parece que está jugando al escondite."

 

Foto: Pal Marchhart / Comedy Wildlife Photographer of the Year 2021

Tra-trá

2 / 87

Tra-trá

¿Alguna vez has visto bailar un oso grizzly? Solo necesitas una jarra, unas cucharas y un banjo.

 

Foto: Rick Elieson / Comedy Wildlife Photographer of the Year 2021

¡Ay, que paciencia hay que tener...!

3 / 87

¡Ay, que paciencia hay que tener...!

"Una joven cría de oso de Kamchatka decidió usar su paciente madre como un punto de apoyo".

Foto: Andy Parkinson / Comedy Wildlife Photographer of the Year 2021

Baile a dos

4 / 87

Baile a dos

Dos cachorros de oso de Kamchatka se cuadran para jugar a pelearse después de haber navegado con éxito un torrente furioso... ¡en realidad una pequeña corriente!

 

Foto: Andy Parkinson / Comedy Wildlife Photographer of the Year 2021

Ucluelet. Isla de Vancouver,  Canadá.

5 / 87

Ucluelet. Isla de Vancouver, Canadá.

Foto: Cordon Press

Sleepy Polar Bear

6 / 87

Sleepy Polar Bear

Fotografía ganadora en la categoría: Wild Portraits

"Estuvimos viendo a este oso polar bastante fotogénico durante un tiempo en Svalbard, Noruega, cuando escaló una cresta y decidió descansar. Mientras tanto, los suaves cielos de la tarde crearon el telón de fondo perfecto para un "oso soñoliento"".

Canon 5DS R with Canon 600mm f/4 lens. 1/640th, f/7.1, ISO 160.

 

 

Foto: Dennis Stogsdill/ Nature TTL

Ice Bears

7 / 87

Ice Bears

Fotografía de la serie finalista en la categoría: Photo Story

En el Territorio del Yukón canadiense, los osos pardos -Ursus arctos horribilis- retrasan su hibernación para capturar los últimos salmones de la temporada. A medida que las temperaturas caen por debajo de los -20 ºC, el pelaje empapado en agua de los Grizzlies se congela en una lámpara de araña de carámbanos que se mezclan con cada paso. Los pueblos indígenas locales cuentan historias de flechas incapaces de penetrar la armadura helada de los osos. Desafortunadamente, los osos de hielo de Yukón, como se les conoce, se enfrentan a nuevas amenazas para las que su armadura no es rival. El cambio climático y otras actividades humanas están propiciando inviernos más cortos en los que los salmones son cada vez más escasos y los caudales de los ríos cada vez menores. Algo que en su conjunto pone en peligro el modo de vida de los osos de hielo.

Esta imágen apareció originalmente en bioGraphic, una revista online sobre ciencia y sostenibilidad y patrocinador oficial del concurso de fotografía Big Picture Natural World de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Peter Mather / The Big Picture 2021 / CalAcademy / bioGraphic

Boss

8 / 87

Boss

Fotografía ganadora en la categoría: Terrestrial Life

En una isla remota al norte de la Columbia Británica, la fotógrafa Michelle Valberg se agachó tratando de recordar como respirar. A varios metros frente a ella, un oso de Kermode -Ursus americanus kermodei-, una subespecie del oso negro americano, había sumergido su cabeza en un río en busca de huevas de salmón y sabía lo que probablemente sucedería a continuación. Cuando el gran oso necesitó respirar sacó la cabeza del agua y se sacudió, enviando miles de brillantes gotas de agua en espiral alrededor de su cabeza.

Si bien la mayoría de los osos de Kermode que deambulan por las islas costeras de la región son negros, entre el 10 y el 25%  son blancos. Esta coloración distintiva no es una condición albina, ya que los osos tienen la piel y los ojos pigmentados. Sin embargo, se trata de un rasgo heredado completamente recesivo sobre el cual los científicos se han estado preguntado durante mucho tiempo y a causa del cual estos osos han recibido a menudo el sobrenombre de osos espíritu u osos fantasma. 

En 2009 un equipo de investigadores de la Universidad de Victoria monitoreó la destreza en la pesca del salmón entre los osos de Kermode blancos y negros y descubrió que mientras que los osos negros tenían un poco más de éxito cuando pescaban por la noche, los osos blancos tenían mucho más éxito durante el día. Los osos espíritu como el que Valberg fotografió son muy llamativos desde un punto de vista humano, pero este no es el caso cuando se trata de un salmón mirando a través del agua. Contra un cielo brillante, un depredador blanco es en realidad menos visible que uno oscuro. Es por ello que también muchas aves marinas y limícolas tienen el plumaje blanco.

En este día en particular, el oso frente a Valberg podría haber sido de cualquier color; las huevas que bordeaban las rocas en el lecho del río eran una comida fácil. Relajado y confiado, hizo un breve contacto visual con Valberg antes de bajar la cabeza de nuevo al agua. "Sentí la parálisis en mi garganta", dice sobre ese momento que resume lo que la fotografía significa para ella: "la oportunidad de mirar a los ojos de la naturaleza y vernos reflejados; de entender que, después de todo, estamos intrínsecamente entrelazados".

Esta imágen apareció originalmente en bioGraphic, una revista online sobre ciencia y sostenibilidad y patrocinador oficial del concurso de fotografía Big Picture Natural World de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Michelle Valberg / The Big Picture 2021 / CalAcademy / bioGraphic

White danger

9 / 87

White danger

Durante un viaje al archipiélago noruego de Svalbard, Petri esperaba ver osos polares. Cuando avistó a uno a lo lejos en un glaciar cambió del barco principal a un bote de goma más pequeño para verlo más de cerca. El oso se dirigía hacia un acantilado escarpado y hacia los pájaros que anidaban allí. Intentó y fracasó en varias rutas para llegar a ellos, pero la perseverancia, y probablemente el hambre, dio sus frutos cuando encontró su camino hacia un nido de gansos. El pánico sobrevino cuando los adultos y algunos de los polluelos saltaron del acantilado, dejando que el oso se alimentara de lo que quedaba.

Foto: Petri Pietiläinen/ Wildlife Photographer of the Year 2020

Backstage at the circus

10 / 87

Backstage at the circus

En el Circo Estatal de San Petersburgo, el entrenador de osos Grant Ibragimov realiza su actuación diaria con tres osos pardos siberianos. Los animales ensayan y luego actúan bajo las luces cada noche. Para entrenar a un oso para que camine sobre dos pies, le dijeron a Kirsten Luce, autora de esta fotografía, es necesario mantenerlos encadenados por el cuello a la pared cuando son pequeños para fortalecer los músculos de las piernas. Rusia y Europa del Este tienen una larga historia de entrenamiento de osos para bailar o actuar, y cientos de osos continúan haciéndolo como parte de la industria del circo en esta parte del mundo

Foto: Kirsten Luce / Wildlife Photographer of the Year 2020

Show Business

11 / 87

Show Business

Fotografía ganadora en la categoría: Wildlife Photojournalism: Single Image

Con una mano levantada para indicar al oso que se ponga de pie y con la otra sosteniendo una caña, el entrenador dirige el espectáculo en la pista de hielo. Un bozal de alambre evita que el oso polar muerda, y una red de seguridad azul rodea la pista del circo. Es una vista impactante, no por el enorme depredador que se eleva sobre la pequeña mujer con su atuendo de patinaje sobre hielo, sino por la dinámica de poder desigual expresada por la postura del oso y el conocimiento de que no está actuando por elección propia. Pero para los visitantes del circo itinerante ruso, aquí en la ciudad de Kazán, es entretenimiento. Ignoran cómo se ha entrenado al oso polar y lo que podría soportar entre bastidores, incluido el hecho de que cuando no está actuando probablemente pasa la mayor parte del tiempo en una jaula de transporte. El oso polar es una de las cuatro hembras supuestamente capturadas en la Tierra Franz Josef de Rusia cuando tenían dos años ('abandonada', según el entrenador).  18 continúan actuando años después como propiedad del Circus On Ice, el único circo conocido en que actúan osos polares. Para la fotógrafa, que ha pasado un par de años informando sobre la explotación y el abuso animal, esta fue la más impactante y simbólica de todas las escenas de explotación que ha filmado.

Canon EOS 5D Mark IV + 70–200mm f2.8 lens; 1/500 sec at f4; ISO 2000.

Foto: Kirsten Luce/ Wildlife Photographer of the Year 2020 / Natural History Museum, London

¡Hola a todos!

12 / 87

¡Hola a todos!

Foto: Eric Fisher / Comedy Wildlife Photography Contest 2020

Creo que esta rueda necesita aire

13 / 87

Creo que esta rueda necesita aire

Foto: Kay Kotzian / Comedy Wildlife Photography Contest 2020

...si no me muevo, no me ven...

14 / 87

...si no me muevo, no me ven...

Foto: Esa Ringbom / Comedy Wildlife Photography Contest 2020

 The perfect catch

15 / 87

The perfect catch

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: 15-17 Years Old

Un oso pardo saca un salmón de las aguas poco profundas de un río en el Parque Nacional Katmai de Alaska. El enorme parque alberga unos 2.200 osos pardos. En primavera, cuando estos emergen de la hibernación en sus guaridas de las montañas, muchos de ellos bajan para alimentarse en prados abiertos y buscar almejas en las marismas. Luego se deleitan con la gran cantidad de salmón rojo rico en nutrientes que comienzan a llegar y acumularse en los estuarios antes de dirigirse río arriba para desovar. Aquí, el oso ha atrapado un salmón rojo todavía en su forma oceánica (antes de que haya desarrollado su color rojo reproductivo y mandíbulas pronunciadas). La presencia de este salmón hasta el otoño asegura la supervivencia de los osos durante el invierno.

Los osos pardos de Alaska se encuentran entre los más grandes del mundo. Los machos pueden comer hasta 30 salmones al día y pesar más de 450 kilogramos al final del verano. Las hembras son más pequeñas y suelen pesar un tercio menos. La mayor concentración de osos, y de turistas, se encuentra alrededor de la cascada del río Brooks  donde las plataformas de observación permiten a los visitantes contemplar a los osos que capturan a los salmones saltando por las cataratas. Hannah optó por centrarse en una escena más tranquila y un estilo de pesca diferente: en lugar de agarrar a los peces que saltan o saltar sobre ellos, esta hembra metió la cabeza bajo el agua para buscar uno. Hannah había estado observando durante algún tiempo antes de lograr la composición que quería: un reflejo completo del oso, y su captura, en aguas tranquilas.

Nikon D850 + 300mm f4 lens; 1/2000 sec at f4; ISO 2200.

 

Foto: Hannah Vijayan / Wildlife Photographer of the Year 2020 / Natural History Museum, London

Breathing

16 / 87

Breathing

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: WildLife

Un oso pardo gruñe advirtiendo de su presencia a un intruso. Su aliento se desvanece lentamente en el bosque sin viento.

Foto: Bence Mate / Nature TTLPOY 2020

Oulu province

17 / 87

Oulu province

Mención de honor en la categoría: Endangered Planet

Después de una larga espera, mis esfuerzos dieron sus frutos y tuve el privilegio de presenciar a esta hermosa familia de osos pardos salvajes euroasiáticos saliendo del bosque y jugando en estos hermosos escenarios.

Canon EOS-1D X Mark II, 200-400mm lens, f4, 1/640s, ISO 800

Foto: Amit Eshel/ www.tpoty.com

Parque Nacional de Yellowstone

18 / 87

Parque Nacional de Yellowstone

Foto: AP

Mother knows best

19 / 87

Mother knows best

Durante un viaje de observación de osos al río Nakina en la Columbia Británica, Canadá, Marion vio como un oso pardo y su cachorro se acercaban a un árbol. La madre oso se comenzó a frotar contra el tronco del árbol y poco después fue seguida por el cachorro, imitando a su madre.

Foto: Marion Volborn / Wildlife Photographer of the Year 2019

Tender play

20 / 87

Tender play

Fue a principios de marzo y Steve vio a esta madre oso polar y sus dos cachorros después de 10 días sin verlos. Recientemente habían salido de su guarida de parto en el Parque Nacional Wapusk, en Canadá, para comenzar el largo viaje hacia el hielo marino para que su madre pudiera alimentarse. Después de una siesta, los cachorros estaban de buen humor.

Foto: Steve Leviv / Wildlife Photographer of the Year 2019

Ursus maritimus

21 / 87

Ursus maritimus

Foto: IStock

22 / 87

Ursus americanus kermodei

23 / 87

Y ahora dice que me pasa con otro comercial...

Foto: Eric Fisher / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

24 / 87

Océano Ártico

Foto: iStock

25 / 87

Curiosity

Fotografía ganadora en la categoría: Terrestrial Wildlife

Santuario de Kamchatka del Sur, Rusia

Capturar una fotografía submarina de un enorme oso pardo -Ursus arctos- mientras pesca salmón puede parecer una hazaña imposible e imposiblemente peligrosa. Pero con ingenio, paciencia y abundancia de osos, el fotógrafo de vida silvestre Mikhail Korostelev logró tomarla. Para mejorar sus posibilidades, Korostelev se aventuró en el Santuario de Kamchatka del Sur, una reserva aislada de 322.000 hectáreas protegida por el gobierno federal en la punta de la península más oriental de Rusia. No solo es el hogar de la mayor de todas las poblaciones protegidas de oso pardo en Rusia, sino que los ríos del santuario también albergan a algunos de los mayores salmones vistos a lo largo de la costa del Pacífico. A lo largo del río Ozemaya, uno de los lugares favoritos de pesca de los osos, Korostelev sumergió una cámara controlada por control remoto y esperó. En poco tiempo, un oso curioso se topó con el inusual objeto inusual apostado en el fondo del río y, cuando comenzó a investigar, Korostelev tomó esta fotografía impresionante.

Foto: Mikhail Korostelev / BigPicture Competition / Academia de las Ciencias de California

26 / 87

Boneyard Waltz

Fotografía ganadora en la categoría: Terrestrial Wildlife

Kaktovic, Alaska

Un trío de osos polares -Ursus maritimus- camina junto a un montón de huesos de ballena a lo largo de la costa de la isla de Barter, en el norte de Alaska. Sus narices manchadas de sangre insinúan una comida reciente y fresca. Como los principales depredadores, los osos polares gobiernan el ecosistema ártico y suelen ser cazadores solitarios, excepto cuando aprenden de sus madres, como los dos hermanos que se muestran aquí. El algún momento de sus vidas los cachorros se aventurarán por su cuenta para patrullar el cercano Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, un área silvestre que abarca cerca de 50.000 kilómetros cuadrados. Pero estas ancestrales zonas de caza para los osos pueden no permanecer prístinas para siempre: la región alberga aproximadamente 7.700 millones de barriles de petróleo. Además, el cambio climático está obligando a los osos a viajar distancias mucho más largas en busca de alimento. Para este trío, sin embargo, hay una amenaza más inminente. El más pequeño del trío se da vuelta para echar un vistazo a un gran macho que sigue al grupo.

Foto: Daniel Dietrich/ BigPicture Competition / Academia de las Ciencias de California

27 / 87

Oso pardo

Aunque parezca algo sacado de las historias de nuestros abuelos aún, quedan osos pardos en España. De hecho, se calcula que la población de estos animales que viven en libertad por todo nuestro territorio es de 332 ejemplares. Las poblaciones de osos que sobreviven en Europa occidental están vinculadas a los macizos montañosos más agrestes, donde el acoso humano es menor, y en nuestro país pueden encontrarse distribuidos entre la Cordillera Cantábrica y los Pirineos. La mayor amenaza que se cierne sobre los osos de la península es el pequeño tamaño de sus poblaciones, lo que imposibilita y restringe su variedad genética, con las consecuencias que esta reducción tiene para cualquier especie. Como factores humanos de su declive tiene un gran peso la fragmentación de sus hábitat, y la caza ilegal. 

Foto: iStock

28 / 87

Ursus maritimus

Foto: AP

29 / 87

Zoológico de Gelsenkirchen, en Alemania

Foto: AP

30 / 87

8. Pérdida de biodiversidad y cambios en ecosistemas

Los ecosistemas pirenaicos, caracterizados por una alta riqueza de especies endémicas con estrechos rangos de distribución, requisitos específicos de hábitat y capacidades limitadas de dispersión, son particularmente vulnerables a las variaciones de las condiciones climáticas. El cambio climático favorece la pérdida de biodiversidad y la extinción de especies a través de cambios en la fisiología y fenología de plantas y animales, cambios en la duración de la temporada de crecimiento, en la distribución de las poblaciones y el incremento del riesgo de diseminación de especies exóticas. La acción combinada de los impactos antrópicos y los impactos del cambio climático puede ocasionar la modificación de algunos procesos ecológicos clave en los ecosistemas de alta montaña, lo que podría limitar su capacidad para proveer bienes y servicios además de comprometer su propia supervivencia a largo plazo

Foto: Gtres

31 / 87

Ursus maritimus

Foto: AP

32 / 87

La noche del oso

Fotografía ganadora en la categoría: Rising Star Portfolio Award

"Me encantan los títeres de sombra chinos", dice Michel, una idea que inspiró este retrato íntimo de un oso en su entorno boscoso e iluminado con luz natural. Agachándose bajo una red de camuflaje, observó en silencio como un oso se movía en la oscuridad.  Su paciencia fue recompensada cuando el majestuoso animal levantó su cabeza por un momento.

Los osos tienen una dieta mixta. Aunque son depredadores oportunistas, también disfrutan de alimentos básicos como las bayas y las hierbas. Aunque en gran parte son solitarios, los osos a veces se congregan alrededor de áreas donde hay más comida disponible, como arroyos con salmones o incluso vertederos. 

Canon EOS 5D Mark II + 400mm f2.8 lens; 1/8000 sec at f2.8; ISO 500; Gitzo tripod + Uniqball head

Foto: Michel d'Oultremont / Wildlife Photographer of the Year 2018

33 / 87

Caminos que se cruzan

Fotografía ganadora en la categoría: Urban Wildlife

Cuando Marco condujo a través de la aldea, divisó un raro oso pardo de Marsican en la carretera. Inmediatamente, apagó el motor y las luces para no molestarlo, y observó cómo el oso cruzaba la calle. Con solo unos segundos de sobra, logró fotografiar a esta hembra a través del parabrisas antes de que se deslizara entre las sombras.

Los osos Marsican son una subespecie aislada y críticamente en peligro de extinción del oso pardo. Con su hábitat fragmentado y amenazado, a menudo entran en contacto con los humanos cuando asaltan huertos para prepararse para la hibernación invernal. Lamentablemente en ocasiones los humanos los envenenan como represalia.

Nikon D700 + 28–70mm lens at 70mm; 1/50 sec at f4; ISO 6400; MaGear harness

Foto: Marco Colombo / Wildlife Photographer of the Year 2018

34 / 87

Oso pardo

Ursus arctos

De color muy variable: entre marrón muy oscuro y dorado claro, pasando por diversas gamas de grises; y pudiendo alcanzar una altura de 2 metros y un peso de hasta 300 kilogramos, el oso pardo ha sido un habitante característico de los bosques maduros de Europa, Asia y América del Norte. A nivel general la especie se encuentra en una situación vulnerable con extinciones parciales en toda su distribución, coincidiendo las zonas más humanizadas con las subespecies en más alto riesgo de extinción. Así en España, sobreviven tan solo 2 poblaciones de oso pardo, situadas en la Cornisa Cantábrica y los Pirineos; y que respectivamente cuentan con unos 300 y 40 osos respectivamente, lo que le convierte en una de las especies en peligro de extinción más amenazadas de España.

Foto: WildWonders

35 / 87

Oso grizzly

Con 30.000 ejemplares, Alaska es la tierra en la que más abunda esta subespecie de oso pardo. Suele tener el pelaje de color marrón oscuro, sin embargo su coloración puede variar de rubio a negro.

Fototeca 9x12

36 / 87

Una osa con su cría en Alaska

Los machos adultos pueden llegar a pesar más de 300 kilos, mientras que las hembras pueden llegar a los 200. Pueden dar a luz entre 1 y 4 cachorros, que se mantendrán bajo la protección de la madre un máximo de 2 años. 

AGE Fotostock

37 / 87

A la caza del salmón

Los grizzlies tienen una dieta omnívora. Se alimentan de frutos silvestres, pastos, corteza de árbol, nueces, raíces o tubérculos, y aunque pueden cazar grandes presas como renos o caribús, también se alimentan de salmones, que pescan con destreza cuando estos remontan el río.

AGE Fotostock

38 / 87

La siesta más larga

A lo largo del invierno, los osos grizzly en Alaska disminuyen drásticamente su actividad, muchos de ellos hasta la hibernación, que suele darse entre los meses de octubre hasta mayo aproximadamente. 

AGE Fotostock

39 / 87

Archipiélago de Svalbard, Noruega

40 / 87

¡Ey! ¿Te has traído eso?

Foto: Simon Gee / CWPA / Barcroft Images

41 / 87

¿Dónde están mis gafas de sol?

Foto: Qiusheng Hu / CWPA / Barcroft Images

42 / 87

Narcolepsia: definición gráfica

Foto: Denise Dupras / CWPA / Barcroft Images

43 / 87

Lunes...otra vez...

Foto: Danielle D'Ermo / CWPA / Barcroft Images

44 / 87

El Reggaeton se baila así

Foto: Michael Watts / CWPA / Barcroft Images

45 / 87

La última y para ca...

Foto: Roie Galitz / CWPA / Barcroft Images

46 / 87

El guarda rural

Foto: Jonathan Irish / CWPA / Barcroft Images

47 / 87

Un fotógrafo bestial

Foto: Roie Galitz / CWPA / Barcroft Images

48 / 87

De uno en uno, chicos

Foto: Valtteri Mulkahainen / CWPA / Barcroft Images

49 / 87

Bailemos un vals

Foto: CWPA / Barcroft Images

50 / 87

¡Te juro que lo dejé por aquí!

Foto: Patty Bauchman / CWPA / Barcroft Images